miércoles, 27 de agosto de 2014

Berenjenas en vinagre

Berenjenas en vinagre
Pinéalo 

Comentario previo:

Hace tiempo compartí en este blog la receta de champiñones en vinagre, un aperitivo que recuerda a los boquerones en vinagre. De forma similar se pueden preparar las berenjenas y presentarlas como apertura de una comida veraniega. Para realizar este plato me he servido de unas curiosas berenjenas blancas, que os muestro en la siguiente foto.

Berenjenas blancas

Se supone que tienen una piel más tierna y muy pocas semillas. Aunque no he notado gran diferencia con otras. En cualquier caso, esta receta se puede hacer con cualquier tipo de berenjenas, así que no es excusa el que  no encontráis estas blancas con las que yo he trabajado.

Como es habitual en este blog, se trata de una receta sencilla y con una elaboración al alcance de cualquiera. Cuanto mejor sea el vinagre usado en la maceración, mejor quedará el resultado. Lo mismo ocurre con el AOVE (aceite de oliva virgen extra). Yo he usado ajo en polvo y perejil seco picado, pero con unos dientes de ajo y perejil fresco, bien picados, seguro que queda mucho más sabroso.

lunes, 25 de agosto de 2014

Trintxat de champiñones

Trintxat de champiñones
Pinéalo 

Comentario previo:

Con esa apariencia de tortilla que no nos despiste este plato, muy típico en toda la zona de influencia catalana pero, particularmente, de la Cerdaña. Se trata de una preparación muy sencilla y apropiada para esta época veraniega. Además, esta versión vegetariana es muy ligera de carga calórica, por lo que nos viene muy bien a los que estamos en la dura tarea de perder peso. La versión más tradicional lleva panceta de cerdo, lo que alejaría este plato de nuestras pretensiones.

Una mezcla acertada de col y patata hervida, con unos champiñones salteados con ajos, todo ello pasado por la sartén, como si de unta tortilla de patatas se tratara. A mi me gusta que quede bien tostado, pero cada cual puede dejarle el punto que más le apetezca (hay quien lo consume sin pasar por la sartén).

Lo dicho, plato fácil y rápido de hacer, con poco más de 150 calorías por ración. Podemos hacer, como yo he hecho, una torta grande o podemos hacer tortitas individuales. Se pueden consumir como plato entrante o como guarnición de un segundo plato.

martes, 19 de agosto de 2014

Tapenade de berenjenas

Tapenade de berenjenas

Pinéalo 

Comentario previo:

Os traigo un aperitivo muy apropiado para estas fechas. Se trata de una interpretación libre de tapenade, en la que hemos aligerado la carga calórica que aportan las aceitunas sustituyéndolas por berenjena asada. Tampoco están presentes las anchoas, para hacerla apta para vegetarianos, y en su lugar tenemos ajo para darle ese puntillo especial.

Es muy fácil de hacer, aunque asar la berenjena nos llevará un buen rato (entre 45 minutos y 1 hora, según el tamaño). El resto es juntar los ingredientes en el vaso de la batidora y triturar hasta dejar una pasta untable, pero con cierta textura.

Es ideal para untar en cualquier tipo de pan y da muy buen resultado como salsa para la pasta.

martes, 12 de agosto de 2014

Natillas veganas de chocolate

Natillas veganas de chocolate.
Pinéalo 

Comentario previo:

Esta vez se trata de un encargo. Me pidieron que "veganizara" unas natillas de chocolate. O sea, que hiciera unas natillas sin leche de animal ni huevos. La verdad es que no es muy complicado, ya que esta receta, a la que igual podríamos llamar "crema de chocolate", toma como punto de partida el procedimiento de hacer chocolate a la taza.

Se hace con pocos ingredientes y es muy rápida de hacer (sólo que hay que esperar a que se enfríe la preparación para tomarla fresquita). Según el gusto de cada cual, se pueden modificar las proporciones de maicena y de cacao en polvo, para darle mayor o menor densidad y para aumentar o reducir la intensidad de chocolate de estas natillas. Se puede usar cualquier leche vegetal (soja, arroz, avena...) que sea de nuestro gusto. Para darle un toque más aromático, yo le puse unas gotas de esencia de vainilla, pero esto es opcional.

Para decorar se le pueden poner fideos chocolate (yo le puse un "caviar de chocolate" que tengo para estos menesteres) o acompañar con nata vegetal montada. Lo importante es servir bien fresco.

lunes, 11 de agosto de 2014

Cebollitas encurtidas

Cebollitas encurtidas
Pinéalo 

Comentario previo:

El pasado sábado, después de muchos meses, pude darme una pequeña vuelta por el mercado de Molina de Segura y comprar los deliciosos productos que siempre se venden en estos mercados callejeros de tanta raigambre popular. Además de otras cosas, que ya irán saliendo por aquí, encontré unas pequeñas cebollas blancas que vendían en bolsas de unos dos kilos por un euro. En cuanto las vi pensé en comprarlas para prepararlas encurtidas. Podría haber usado cebollitas francesas o escalonias (chalotas), que también se prestan muy bien para esta preparación.

Se trata de una forma sencilla de tener cebollitas, conservadas en un encurtido de vinagre, con un poco de sal y azúcar (está última para suavizar un poco la acidez de las cebollas). Para aromatizar la preparación se pueden usar distintas especias. Yo he usado clavo, laurel y pimienta en grano. Se hacen muy rápidamente, aunque luego toca esperar un par de semanas para lograr que la maceración en la disolución perfumada de vinagre haga su trabajo sobre las cebollas. El vinagre que se use determinará en gran parte el sabor final de las cebollitas. Yo usé un buen vinagre de vino tinto, pero podía hacerse con vinagre blanco, de Jerez, balsámico, de arroz, de manzana, etc. Incluso se puede hacerse con una mezcla de varios de ellos. Eso queda abierto para que podamos experimentar y encontrar el que más nos guste.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Ensalada de manzana y zanahoria con salsa de yogur

Ensalada de manzana y zanahoria con salsa de yogur
Pinéalo 

Comentario previo:

Tiempo de comidas frescas y de ligeras. Las ensaladas son las estrellas del momento y uno agudiza el ingenio para variar y hacerlas más atrayentes. Esta que traigo trata de ser muy poco calórica y, a la vez, saciante. Combinar fruta siempre es sugerente y la manzana puede servir para ese cometido. El aliño es la parte más peligrosa del aporte calórico y he tratado de afrontarlo con una combinación de yogur, pepino y ajo, sin gota de aceite y con el toque aromático de la menta, que nos trae recuerdos de la famosa tzatziki griega.

Plato sencillo, como cualquier ensalada, que podemos preparar en un momento y nos proporcionará un buen sabor y una mejor conciencia de no habernos pasado en la ingestión de calorías (cada ración no llega a las 200 calorías).

martes, 5 de agosto de 2014

Falafel de alubias blancas

Falafel de alubias blancas.
Pinéalo 

Comentario previo:

Esta es otra manera de tomar legumbres en las épocas de calor donde los pucheros no nos apetecen. Junto con las ensaladas, es la manera más fácil y apetecible de comerlas. Por su aspecto nos recuerdan a las croquetas y a los niños es lo primero que les llama la atención. Pero, ojo, los ingredientes son bastante fuertes y es posible que sea necesario reducir o suprimir el uso de picantes y de alguna especia de fuerte sabor.

Los falafel son de garbanzos, pero también se hacen con habas secas y otras legumbres. En este caso he probado a hacerlas con una alubias blancas de cultivo ecológico. Son fáciles y rápidas de hacer, siempre que te acuerdes de ponerlas a remojo la noche anterior. Se pueden cocinar sin retirar el pellejo de las alubias. Pero quedan mejor si se quita y esto se hace muy fácilmente si pones una cucharada de bicarbonato en el agua de remojo. También hay quien las hace con alubias cocidas, incluso de bote.

El resto es triturar los ingredientes, dejar reposar un rato y freír la masa en un buen aceite de oliva. Es un plato principal que se puede acompañar con ensalada y un poco de la salsa que más nos apetezca (le va muy bien una salsa tzatziki de yogur o un ketchup casero).

miércoles, 30 de julio de 2014

Hamburguesas de tofu y avena

Hamburguesas de tofu y avena
Pinéalo 

Comentario previo:

Esta preparación está especialmente pensada para comer ligero y nutritivo. Cada una de estas hamburguesas sólo tiene 178 calorias (7,36 g. de grasa; 19,19 g. de carbohidratos; 9,29 g. de proteinas). Tiene verduras, cereales y legumbres (procedentes del tofu). Una buena forma de mantener a ralla el peso y hacerlo de forma saludable.

El sabor es muy agradable con dominio de la aportación que hacen las verduras pochadas. Le va muy bien la mostaza y el ketchup, pero como más me han gustado es con una salsa de yogur.

Un plato sencillo, barato y muy nutritivo. ¿Qué más podemos pedir?

martes, 29 de julio de 2014

Tarta de paraguayas y albaricoques en almíbar

Tarta de paraguayas y albaricoque en almibar

Comentario previo:

Hace unos días estuve en Lorquí haciendo una de mis habituales visitas a Conservas Artesanales El Modesto, que ahora andan atareados terminando la temporada de fruta hueso y preparándolas tanto en almíbar como en mermelada. Me atrajo mucho ver unas hermosas paraguayas en botes de 5 kilos (también hay botes de kilo).

Foto de Conservas Artesanales El Modesto.
Desde el momento que las vi sabía que iba a hacer una tarta con ellas y aquí la traigo. Se trata de una preparación rápida y muy sencillita. Todavía ando muy flojo de mi rodilla derecha y por la cocina entro muy poco, así que lo mejor es hacer cosas que no me provoquen mucho dolor.

Esta deliciosa tarta se puede hacer durante todo el año, ya que la fruta en almíbar y la mermelada la podemos tener en cualquier momento. Se puede usar cualquier otra fruta (melocotón, piña...) y la mermelada que más nos convenga o nos guste. Se puede acompañar con nata, chocolate o cualquier sirope y queda muy bonita en su presentación, sin precisar una elaboración demasiado esmerada.

martes, 15 de julio de 2014

Ensalada tibia de altramuces

Ensalada tibia de altramuces.
Pinéalo 

Comentario previo:

Poco a poco espero ir recuperando el ritmo de vida normal y, con ello, mi aportación al mundo culinario desde este blog vegetariano. Mi rodilla va mejorando y ya me encuentro en plena fase de rehabilitación. He perdido mucha fuerza y no puedo cargar mucho trabajo sobre ella sin que me vuelvan los dolores. Así que, con preparaciones sencillas y que no me hagan recaer, volveré a cocinar y a traer hasta aquí mis preparaciones.

Hoy traigo un ingrediente poco usual en la cocina: el altramuz (más información en Wikipedia, en Consumer o en Botanical-online). Se trata de una legumbre, familiar del garbanzo, la lenteja, la alubia o la soja, con alto contenido protéico y bajo en grasa. Su uso más habitual es para la alimentación del ganado, pero en alguna regiones de España se suele usar como aperitivo presentado en un encurtido salado. Aunque se puede comprar como legumbre seca (ver La Tienda de las Especias) lo más habitual es comprarlo ya cocido y preparado en un encurtido de salmuera (ver Chuches online). Por la zona de Murcia es fácil encontrarlos en esta última presentación en las zonas dedicadas a aperitivos de las grandes superficies, además de en las tiendas especializadas en venta de encurtidos. Su sabor es bastante salado y se suele comer despreciando el pellejo que la recubre (éste suele ser el que provoca más gases en su digestión).

Tenía yo curiosidad por encontrar algún plato en el que incluir esta legumbre y se me cruzó una entrada de Macro Seny sobre platos de verano en la que se incluía una receta de altramuces salteados. Tomándola como referencia elaboré una ensalada, que finalmente serví tibia pero que en frío tendría igual buen juego. También serviría para enriquecer el sabor de los altramuces y presentarlos como aperitivo. Sea de una u otra manera, queda un plato fuerte y alimenticio que será una buena alternativa entre las ensaladas veraniegas.

Como ya ha quedado dicho antes, el pellejo que envuelve estas legumbre es de una consistencia recia, que no a todos gusta. Por ello, se suelen comer los altramuces como si fueran pipas, retirando el pellejo, además de que es el produce mayor cantidad de gases durante su digestión. No es sencillo retirar el pellejo antes de la elaboración, por lo que tendremos que retirarlo durante el consumo, pero el sabor que da el salteado se quedará en nuestra boca, de igual manera.

Una curiosidad: ¿Os acordáis de aquellos limones que preparé en encurtido? Pues en esta receta los he empleado como ingrediente clave. Aportan un potente sabor cítrico, por lo que es recomendable un uso mesurado de los mismos. Además, aportan mucha sal a una preparación que lleva mucha en otros componentes. Si no se dispone de limones encurtidos (algo lógico), se pueden sustituir por el zumo de medio limón y la ralladura de su piel.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .