miércoles, 12 de octubre de 2011

III Ruta de la Tapa en La Alberca

La Alberca es una pedanía del municipio de Murcia, colgada en la falda de la Sierra de la Fuensanta a unos 5 km. del nucleo urbano. Este pueblo ha estado vinculado a gran parte de mi infancia y en él residen mis padres y algunos de mis hermanos. Como en otras localidades, celebran sus fiestas en homenaje a la Virgen del Rosario anualmente por estas fechas de comienzos del otoño.
Las costumbres evolucionan y, aunque ciertas tradiciones subsisten, a estas fiestas se van incorporando nuevas actividades entre las que se cuentan estas rutas de la tapa, que abundan ya por toda la geografía nacional como un nuevo aliciente para potenciar el sector de la restauración (algo dañado con la crisis y la ley antitabaco).
Hasta la fecha no me había apuntado a ninguna de estas celebraciones. Pero este año, animado por mis amigos Keka y Andrés, que residen en La Alberca, nos apuntamos (Alicia y yo) a ver que tal se nos daba la noche. Había que encontrar respuesta a la pregunta ¿qué tan bien o mal parado sale un vegetariano en este tipo de rutas?
Pues la cosa fue, en resumen, como os voy a narrar, con la muestra de las tapas degustadas (las fotos son malas, ya que las hice con mi móvil, que no tiene flash, y las condiciones de luz no eran las mejores).
Antes de nada decir que la ruta la componían, en materia de tapas, 20 locales, a los que había que sumar otros 7 dedicados a los cocteles (que nosotros no abordamos). En cada uno de ellos se ofrecía bebida y tapa al módico precio de 2 euros. Cada local tenía establecida (y así se mostraba en el folleto divulgativo) la tapa que ofertaba para este evento. Ahora había que ver si se podía modificar o cambiar la tapa para adaptarla a la dieta vegetariana. Nuestro recorrido abarcó 7 locales, de los que os narro la experiencia:
  1. Comenzamos la ruta en el bar "La Sacristía", donde ofertaban como tapa "La ostia de La Sacristía". Se trata de una tartaleta de masa birsa (industrial) rellena con lechuga, un trocito de jamón, un huevo de codorniz con pimentón y un trocito de pimiento verde frito. Sin problema ninguno accedieron a hacer esa tapa sin el jamón, con lo que la adaptación vegetariana estaba lograda.
  2. La ostia de La Sacristía.
  3. La segunda parada fue en el Restaurante "El Asador" que ofrecía una de las tapas que sabía podría consumir un vegetariano sin problemas: Queso explosivo. Un trozo de queso fresco (algo insulso) rebozado con harina, arroz inflado y, posílblemente, "peta-zetas", insertado en una brocheta, como si fuera un pirulí.
  4. Queso explosivo del restaurante El Asador.
  5. Tras un fallido intento de consumir en la Cantina del Casino, donde fue imposible que nos atendieran, pasamos por el bar "Gala" donde pudimos probar una tapa tan sencilla como su nombre: Asi (sin acento). Un biscote (industrial) servía de soporte a una ensalada de pimientos, coronada por una anchoa. La adaptación vegetariana no podía ser más sencilla: basta con no poner la anchoa.
  6. Tapa Asi del bar Gala.
  7. El siguiente local en visitar fue el restaurante La Meseguera, donde se registró el único fallo de la noche. Su tapa, denominada "Vivan los novios", se suponía que era medio panecillo tostado y untado con una crema de queso con pimentón. Pero se les olvidó mencionar que también llevaba cebolla (con esto no había problemas) y taquitos diminutos de jamón (que esto sí es una limitación para una dieta vegetariana). Con este tipo de problemas nos solemos tropezar los vegetarianos cuando, después de preguntar y recibir una respuesta, tenemos que descubrir con desagrado que estamos comiendo algo que no deseamos. Borrón en la ruta, pero no un impedimento insalvable.
  8. El disgusto de la anterior parada nos lo quitamos con El Huertanico que servían en la marisquería "Pina". Tapa sencilla compuesta por una rodaja de pan con zarangollo (revuelto de huevo, calabacín y cebolla) cubierto por una salchicha frita. Tampoco había problema en la adaptación: suprimida la salchicha se convertía en una deliciosa y muy murciana tapa de zarangollo.
  9. Huertanico del Pina.
  10. La tapa del restaurante "Victoria" no daba posibilidad de ser adaptada, pero no dudaron en ofrecer como alternativa algo tan delicioso como una rodaja de patata asada cubierta con salsa de berenjena (una mayonesa mezclada con berenjena asada). Posiblemente la tapa que más me llamó la atención y que me recuerda a una ensalada rumana que pronto subiré a este blog.
  11. Patata asada con salsa de berenjena del Victoria.
  12. La última parada de nuestra particular ronda por la ruta de la tapa fue en la hamburguesería "Tropic", donde también se ofrecieron a cambiar la tapa prevista por un mini-bocadillo de queso con tomate, en el que eché en falta un poquito de sal y unas gotas de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  13. Minibocata de queso con tomate del Tropic.
Un chupito de ron dominicano Opthimus de 25 años, acompañado de una buena selección de chocolates, en casa de Andrés y Keka fue el colofón perfecto a esta salida "a cenar de tapas", por 14 euros.
Queda demostrado, de nuevo, que no es tan complicado compartir con un vegetariano una salida a cenar. Si quitamos el decepcionante fallo cometido en "La Meseguera", el resto de la ruta fue tan placentera para unos como para otros.

6 comentarios :

  1. Y por poco dinero, Irene.
    Bs.
    Carlos,, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Carlos no me enterado de la ruta, si no me hubiera acercado, no me pilla lejos de Archena y a mí me encantan, a mi maridín mas todavía y tienen todas una pinta. Seguro que lo pasate genial
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Todavía estás a tiempo, Lourdes. La Ruta de la Tapa en La Alberca dura hasta el próximo domingo, así que tienes cuatro días para elegir el que mejor te venga.
    Bs.
    Carlos,, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Carlos, qué envidia y qué salivación a estas horas de la tarde con tanta tapa.
    Me voy a animar a hacer la salsa de berenjena, alguna recomendación de cocinillas?
    Por cierto, plena solidaridad con los elementos animales no especificados en los bares y restaurantes: mi último encontronazo fue precisamente con una tapa que me aseguraron que era vegetariana y llevaba salmón porque "los vegetarianos no comemos carne". Me alegro de que la ruta haya sido plenamente adaptada y adaptable!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Dianespotting.
    Fue un recorrido muy agradable, pero lo mejor de todo fue la compañía.
    Sobre la salsa de berenjena, acabo de subir algo que me lo recuerda mucho:
    http://vegetalytal.blogspot.com/2011/10/ensalada-oana-de-berenjena.html
    Si esta ensalada la trituras más hasta dejarla hecha una crema, quedaría como esa salsa. En el peor de los casos puedes hacer esta ensalada y poner igualmente sobre una patata asada, que queda genial.
    Bs.
    Carlos,, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .