sábado, 5 de noviembre de 2011

Quiche de calabacín

Quiche de calabacín.

Comentario previo:

Tenía previsto preparar una quiche de calabacín para la cena cuando se me cruzó en el camino la "Coca de calabacín, queso de cabra y menta" que The Spanish Food nos presentó ayer. Me gustó mucho la inclusión de la menta y la miel, así que pensé en dar un pequeño giro a mi preparado para incluir estos ingredientes. El resultado fue todo un acierto y la preparación quedó de notable alto, según los comensales que la probaron.
Para preparar la receta usé queso de cabra de rulo, pero del maduro. Quedó perfectamente fundido, con excepción de los trocitos de corteza (que yo sí me como). Quizá no queda muy sugerente a la vista, pero no desmerece al gusto y le da ese saborcillo tan característico que tiene.
NOTA: A partir de ahora cuando hable de encender el horno para que vaya alcanzando la temperatura deseada, ya no diré "precalentar" sino "calentar", porque que han hecho ver que el verbo correcto es éste y es lo que realmente hacemos.

Ingredientes (para una quiche de 24 cm. de diametro):

  • 1 paquete de masa brisa o quebrada (usé de La Cocinera).
  • 1 calabacín pequeño (250 g).
  • 75 g. de queso de cabra de rulo maduro.
  • 1 puerro (200g).
  • 3 chalotas.
  • 100 ml. de nata líquida (18% de materia grasa).
  • 1 huevo (tamaño L).
  • Las hojas de 2 ó 3 ramitas de menta.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de miel de romero.
  • 1 c/s de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Flor de sal (de las salinas de Cabo de Gata).
  • Pimienta negra molida (yo no le puse porque s uno de mis comensales le sienta fatal).

Pasos:

  1. Calentar el horno a 180º.
  2. Extender la masa brisa sobre un molde engrasado (yo uso de silicona que no hace falta engrasar), pinchar la base y meter en el horno caliente durante 10 minutos, sin dejar que se llegue a dorar la masa. Para que no suba el fondo de la masa se puede colocar un papel de horno y sobre él legumbres secas para que hagan peso.
  3. Picar el puerro y las chalotas. Saltear en una sartén caliente con una c/s de AOVE hasta que comienzan a dorarse.
  4. Batir el huevo y la nata, mezclando bien. Añadir el salteado de puerro y chalota. Salpimentar.
  5. Cortar el calabacín en rodajas de no más de medio centímetro (usé la mandolina para que todas salieran del mismo grosor). Cortar el queso de cabra en daditos pequeños (5 mm.) o desmigajar con las manos.
  6. Verter la mezcla de huevo, nata y el salteado sobre la masa que hemos horneado en blanco. Colocar sobre la mezcla las rodajas de calabacín y sobre éste distribuir el queso cortado o desmigajado. Terminar echando en chorro la miel por encima y un poco de flor de sal (no pasarse que el queso ya lleva su sal).
  7. Hornear a 180º, don fuego arriba y abajo, durante 25 minutos. Cuando esté preparada la quiche, dejar reposar un rato ( 15 ó 20 minutos) antes de consumirla.

6 comentarios :

  1. Hola Carlos,
    Esta quiche, una muy similar sin miel y sin la piel del queso (a mi me encanta pero a mi chica y a los enanos no), la preparamos de forma habitual en casa (es un "nos" mayestático ya que en la cocina me temo que solo estoy de pinche avezado) y es una de las recetas para el calabacín que me gustan más.
    Erais muchos para la cena?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Carlos los vegetarianos te tenían que hacer un monumento.
    Que variedad de recetas vegetarianas y que sabrosas se ven todas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Ferrán.
    Estas quiches admiten muchas variantes, para todos los gustos. El toque de la miel y la menta son los que hacen un poco diferente a esta preparación.
    En la cena éramos 4 y todos salieron satisfechos.
    Saludos,
    Carlos, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Apicius.
    Aunque no lo parezca, todos los días recojo bastantes preparaciones vegetarianas de blog que no son de cocina vegetariana. Mucha de la gastronomía del sur de la península es vegetariana. Los guisos tradicionales de mi tierra (olla gitana, arroz y habichuelas, potaje de garbanzos, lentejas lavadas, etc.) son vegetarianos. Yo no suelo hacer una cocina a base de ingredientes especiales. No eludo usar cosas como el gluten o la soja texturizada, pero prefiero cocinar como los vegetarianos lo han hecho siempre, con los productos del mercado (y también del supermercado).
    Lo malo es que muchos vegetarianos van proyectando una imagen de comer diferente, de comer raro, de comer poco, de comer aburrido. Pero uno puede ser vegetariano y comer con los mismos productos que los demás (salvo carne y pescado), hacer el mismo tipo de guisos y comer variado.
    Te agradezco mucho esa valoración que haces de mi cocina y me alegra poderla compartir, con placer, contigo y con tanta gente que ve este blog, sea o no vegetariana.
    Un abrazo.
    Carlos, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Si señor, olé tú! Me encanta demostrarle a la gente que te mira con desconfianza las maravillas que se pueden hacer sin carne ni pescado, que se pueden conseguir todo tipo de sabores y texturas.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Binha.
    Tú si que sabes subir la moral. Con esa expresividad me das aliento para seguir cocinando y subiendo platos vegetarianos, sencillos pero sugerentes.
    Bs.
    Carlos, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .