viernes, 30 de diciembre de 2011

Regalo de navidad: Kit bizcocho de chocolate en 5 minutos

Kit bizcocho de chocolate en 5 minutos.
Como todos los años, la cena de Nochebuena la acabamos con el intercambio de regalos. Uno trata de aplicar más originalidad que inversión económica, para lo cual nos vino muy bien algún comentario recibido en este blog y los ejemplos encontrados en otros. Tenía que ser algo fácil, para no complicar la existencia a nadie, pero con su "aquel" para que llamara la atención.
No tuvimos que darle demasiadas vueltas y, pensando en el Bizcocho de chocolate en 5 minutos, nos decidimos por hacer un "kit" para su elaboración. Eso sí, convenientemente presentado como regalo navideño que se trataba que fuera.
A tal efecto, nos hicimos con botes de cristal donde poner los sólidos (4 cucharadas de azúcar, otras 4 de harina y 3 de cacao en polvo, además de 1/2 cucharita de impulsor y 1 de azúcar avainillado). Por otro lado había que pensar en los líquidos, para lo que nos hicimos con botecitos de cierre a presión (para las 3 cucharas de leche y las 3 de aceite). El huevo nos complicó un poco la cosa, hasta que dimos con unos joyeritos en forma de manzana, cuya parte de abajo parecía una huevera (de las que se usan para presentar los huevos pasados por agua) pero forrada de raso por dentro, lo que posibilitaba una mejor base para la delicada cáscara.
Todo ello se presenta en una bandejita de mimbre, forrada por dentro de tela enguatada (ya venía así) y con la ayuda de un poco de "plástico de pompas". Una tira de espumillón y una envoltura de celofán ponían la nota decorativa navideña.
Por supuesto, la felicitación navideña que acompañaba a este regalo llevaba la receta, con sus ingredientes y forma de elaboración.
En definitiva, un regalo diferente, original y aplaudido por todos.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Dulce de boniato (Thermomix)

Dulce de boniato.

Comentario previo:

Esta es de las golosinas que se están perdiendo. Se trata de una preparación muy sencilla y mucho más ahora que disponemos de herramientas de cocina como la Thermomix (TMx). El dulce de boniato (o batata) es muy barato, fácil de preparar y puede dar mucho juego para participar en otras preparaciones, típicas de estas fechas invernales. Ciertamente su sabor es algo "rústico" con ese dulzor extraño del boniato. Pero merece la pena, por lo menos prepararlo.

Ingredientes:

  • 800 g. de boniato, ya pelado.
  • 800 g. de azúcar.
  • 2 c/c (cucharita de café) de azúcar avainillado.
  • 1 c/c de canela en polvo.
  • La ralladura de la piel de un limón.

Pasos:

  1. Pelar los boniatos y cortarlos en dados de como 2 cm. Pesar la cantidad de pulpa que nos queda (será ese mismo peso el que tengamos que poner de azúcar). Poner el boniato en una olla y cubrirlo de agua. Cocer durante 15 minutos, hasta que que estén blandos.
  2. Escurrir la pulpa de boniato cocida y ponerla en el vaso de la TMx. Añadir el azúcar (el mismo peso que el de pulpa antes de cocer), el azúcar avainillado, la canela en polvo y la ralladura de limón. Triturar durante 30 segundos a velocidad 5.
  3. Cocer la preparación en el mismo vaso de la TMx, del siguiente modo: programar 20 minutos, 100º, velocidad 1. Pasado este tiempo, volver a programar 20 minutos, 100º, velocidad 4.
  4. Verter la preparación en un bol y dejar enfriar. Una vez frío, se debe conservar en el frigorífico.

Truco

Si se quiere dar una textura más próxima a la del dulce de membrillo, se le puede añadir una cucharita de café de agar-agar, antes de cocer, para que quede más sólido.

martes, 27 de diciembre de 2011

Sopa de setas de chopo

Sopa de setas de chopo.

Comentario previo:

En la receta de ayer, los garbanzos con setas de chopo, dejé en reserva los tallos de las setas para hacer otra preparación. Pues aquí esta el resultado de lo que vine a hacer: una sopa de setas de chopo. Y digo sopa porque no llega a quedar con la consistencia de una crema, aunque bien podría llamarse "crema ligera", ya que es una sopa un poco espesa.
Sea de una manera u otra, lo importante es que yo sigo en mi cruzada para la conversión al "sopismo" y parece que la cosa va por buen camino. Como neoconverso que soy, trato de enmascarar un poco la sopa con unos tropezones contundentes. En este caso han sido de pan tostado, tomate seco hidratado, queso parmesano rallado y semillas. Pero seguro que para los más convencidos sopistas la preparación sin estos aditamentos está riquísima.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 250 g. de setas de chopo (los tallos que quedaron de otra preparación).
  • 1 diente de ajo.
  • 2 c/s (cucharas soperas) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 1 c/c (cucharita de café) de pimentón dulce de Murcia.
  • 1 yogur griego (125 g.)
  • 500 ml. de agua filtrada.
  • Nuez moscada.
Para los tropezones:
  • 2 rodajas de pan del día anterior.
  • 2 tomates secos rehidratados.
  • Queso parmesano rallado.
  • Semillas (amapola, sésamo, lino y girasol).

Pasos:

  1. Poner en un cazo caliente el AOVE y sofreír, a fuego suave (6 sobre 10), los tallos de setas de chopo limpios con el diente de ajo picado.
  2. Cuando veamos que blandean las setas, añadir una cucharadita de pimentón y revolver, para que no se queme. 
  3. Añadir inmediatamente el yogur y el agua. y dejar cocer, a fuego suave, durante unos 10 minutos.
  4. Apartar del fuego y triturar. Pasar por un colador, para quitar las posible fibrillas que pudieran quedar, y volver a calentar, un par de minutos, añadiendo nuez moscada recién rallada.
  5. Mientras tanto: tostar el pan y cortarlo en daditos; picar los tomates secos, que habremos rehidratado durante media hora en agua caliente; rallar queso parmesano y, junto con algunas semillas (en este caso fue una mezcla de amapola, sésamo, lino y girasol), poner los sobre la sopa a la hora de servirla.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Garbanzos con setas de chopo

Garbanzos con setas de chopo.

Comentario previo:

Un plato de cuchara algo distinto a lo habitual, al menos por estos pagos. Tiene un cierto recuerdo a la ropa vieja (por aquello del garbanzo cocido y frito), pero con un agregado completamente distinto: la seta de chopo. Para completarlo he optado por unos huevos de codorniz cocidos, que dan mucho juego.
Sencillo y llamativo, algo que en estas fechas de fiestas viene muy bien.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 250 g. de setas de chopo (usaremos solo el sombrero).
  • 200 g. de garbanzos cocidos (pueden ser de bote, si son de calidad).
  • 1 puerro.
  • 1 tallo de apio.
  • 1/2 bulbo pequeño de hinojo.
  • 6 huevos de codorniz cocidos.
  • 2 c/s (cucharas soperas) AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.

Pasos:

  1. Limpiar y cortar en juliana la verdura (puerro, apio e hinojo).
  2. Cortar en juliana la verdura.
  3. En una sartén caliente con un poner el AOVE y saltear la verdura.
  4. Saltear la verdura.
  5. Separar los sombreros de los tallos de las setas de chopo. 
  6. Limpiar las setas de chopo.
  7. Reservar los tallos para otra preparación (por ejemplo, una crema) y agregar los sombreros (bien lavados) al salteado de verduras y dejar que se vayan pochando a fuego suave (6 sobre 10). Cuando ya empiecen a estar dorados, salpimentar.
  8. Pochar la setas de chopo con las verduras.
  9. Para finalizar, añadir los garbanzos cocidos y seguir el salteado durante 2 o 3 minutos más.
  10. Añadir los garbanzos y terminar el salteado.
  11. Servir adornando con los huevos de codorniz partidos por la mitad.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Hojaldre de morcilla de verano, manzana asada y setas de cardo

Hojaldre de morcilla de verano, manzana asada y setas de cardo.

Comentario previo:

Para la cena familiar de Nochebuena tenía que preparar un plato y no tenía muchas ganas de complicarme la existencia, así que pensé en hacer algo que igual se pudiera tomar frío que caliente y que pudiera preparar con alguna antelación. Tomando como referencia el Pastel de morcilla de verano y manzana asada, añadiendo la aportación en la textura que le podían dar una buenas setas de cardo y cambiando la masa de cobertura, se me ocurrió hacer estos hojaldres de ración en los que la triple capa de relleno aportara texturas y sabores diferentes, para disfrute del paladar.
Parece que han gustado y su sencilla ejecución (si disponemos de morcilla de verano ya elaborada) hacen de éste un plato sugerente que puede sacar servir para estos días de tantas comilonas.

Ingredientes (para 10 unidades):

  • 2 paquetes de hojaldre (usé masa fresca de La Cocinera).
  • 250 g. de setas de cardo (u otras que sean sabrosas).
  • 400 g. de manzana granny smith (puede usarse otras que sean ácidas, por ejemplo reineta).
  • 300 g. de morcilla de verano.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 c/s (cucharas soperas) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.
  • 1 huevo (para pincelar la masa).

Pasos:

  1. Preparar la morcilla de verano siguiendo alguna de la recetas disponibles. Yo tenía raciones congeladas, con lo que sólo tuve que descongelar la cantidad necesaria en el microondas. (Hay otras morcillas no vegetarianas que se podrían usar, salteando el relleno durante unos minutos en una sartén).
  2. Lavar y cortar en dados de medio centímetro las setas. Picar los ajos y freírlos en una sartén con el AOVE. Cuando empiecen a tostarse, añadir las setas, salpimentar y dejar que se doren bien a fuego suave (6 sobre 10), dando vueltas cada cierto tiempo.
  3. Pelar y retirar el corazón de las manzana. Cortarlas en dados y asarlas en el microondas a temperatura máxima durante 4 minutos. Al sacarlas se deben poder hacer puré con sólo apretar con un tenedor.
  4. Extender la masa de hojaldre y, ayudados de un aro corta pastas o de un vaso con la boca muy ancha (tipo de los que se usan para escanciar la sidra, por ejemplo), cortar círculos de masa.
  5. En una bandeja con papel de horno, colocar la mitad de los círculos y sobre ellos una cucharada de cada uno de los tres componentes.
  6. Montaje del relleno de los hojaldres.
  7. Batir el huevo y con un pincel mojar de huevo batido los bordes del círculo de masa inferior.
  8. La otra mitad de los círculos se van colocando sobre el preparado anterior, estirando suavemente los bordes y presionando para que se pegue con el parte inferior. Pinchar el círculo de masa inferior y pincelar con huevo.
  9. Hornear durante 20 minutos a 200º, con calor arriba y abajo, hasta que se vea que ha subido el hojaldre y que está bien tostada la superficie.
Detalle del corte de un hojaldre.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Brazo de brócoli y roquefort

Porción de brzo de brócoli y roquefort.

Comentario previo:

Hace unos días vi una receta en la Web Embajada de la Huerta que me dejó atrapado. Se trataba de una "Roulade de brócoli y queso Roquefort", que coloqué en mi lista de pendientes. La verdad es que esta receta ha tenido mucha más suerte que otras, que llevan en la lista más tiempo y no hay manera de que encuentre el momento para hacerlas. La verdad es que en esta fechas esta preparación es muy socorrida, ya que se preta a prepararla y dejarla dispuesta para servir al día siguiente (ya sea en frío o en caliente). La verdad es que puede parecer mucho más complicada de lo que en realidad es y, si no se te da mal lo de montar las claras de huevo, se hace en media horita y sin demasiado trabajo.
Como por aquí a este tipo de preparados les llamamos "brazos" (supongo que algo tiene que ver el famoso dulce "brazo de gitano"), he cambiado el nombre a esta receta, que tiene su base en un bizcocho elaborado con brócoli y una bechamel con queso roquefort.

Ingredientes:

Para el bizcocho de brócoli:
  • 300 g. de brócoli (solo los ramilletes sin el tronco).
  • 4 huevos (tamaño L).
  • 1 c/s (cuchara sopera) de margarina (o mantequilla).
  • Sal.
Para la bechamel de roquefort:
  • 1 c/s de margarina (o mantequilla).
  • 2 c/s de harina de uso general.
  • 150 ml. de leche (usé semidesnatada de cabra).
  • 50 g. de queso roquefort (u otro queso azul).
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.

Pasos:

  1. Calentar el horno a 200º.
  2. Lavar y cocer los ramilletes en agua salada durante 10 minutos. Cuando estén cocidos, escurrir.
  3. Separar las yemas de las claras. Batir las yemas y agregarles el brocoli cocido y la cucharada de margarina. Batir todo hasta dejar una papilla homogénea.
  4. Montar las claras con un pellizco de sal y, cuando estén bien montadas, ir añadiendo poco a poco la papilla de brócoli con movimientos envolventes, para que no se nos bajen mucho las claras.
  5. Forrar con papel de horno una bandeja (de unos 20 x 30 cm.) y verter sobre ella el preparado para el bizcocho de brócoli. Hornear a 200º, calor arriba y abajo, durante 15 minutos.
  6. Mientras se hornea el bizcocho preparamos la bechamel poniendo en una sartén la otra cucharada de margarina y añadiendo la harina en cuanto esté fundida. Remover hasta que se forme una pasta y comenzar a añadir la leche (mejor si está caliente) que pondremos en tres tandas, sin parar de remover, hasta que tengamos una bechamel más bien cremosa. Añadimos el queso roquefort troceado y removemos hasta que se funda y se incorpore a la salsa. Corregimos de sal y añadimos la pimienta molida al gusto.
  7. Sacamos del horno el bizcocho y extendemos sobre él la bechamel, sin llegar hasta los bordes, para que no se nos desborde al enrollarlo.
  8. Ayudándonos con el propio papel de hornear, ir enrollando el bizcocho sobre la salsa hasta formar el brazo. Cortar en rodajas y servir acompañado, por ejemplo, de una reducción de vinagre balsámico con naranja.
Brazo de brócoli y roquefort en la bandeja.

lunes, 19 de diciembre de 2011

¡Felices fiestas!

¡Felices fiestas! y suerte en el año 2012.
Es la ventaja de tener en casa un especialista en artes gráficas
como mi hijo Rodrigo: te hace estas felicitaciones.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Primera calçotada del invierno 2011-2012

Animación de Carlos comiendo un calçot.
El autor del blog comiendo calçots.

Comentario previo:

Estábamos deseando que llegaran los primeros calçots para volver a hacer una calçotada en Murcia. Por fin encontré una de las Web dedicadas a la venta online de estas sabrosas y especiales cebollas que ya estaba dispuesta para hacernos llegar la primera remesa. Se trata, en este caso, del sitio Calsots.com que se ha adelantado a otros y ya tiene a la venta distintas alternativas para hacer una buena calçotada en casa.
Como suele ocurrir, las cantidades que ofrecen por persona son algo abundantes, sobre todo si se va a comer algo más que los calçots. Eramos 6 comensales y no decantamos pro el mini pack para 4 personas.

Contenido del mini pack:

Contenido del envío de pack mini.

  • 100 calçots.
  • 1 litro de salsa romesco.
  • 5 baberos desechables.
  • 1 bolsa de 250g. de avellanas tostadas.
  • 1 gracioso imán con la forma de unos calçots sobre su teja.

Opinión:

Preparando el fuego para hacer los calçots.
Los calçots eran pequeños y muy dulces. La calidad buenísima, pero al ser tan finos la cantidad que comes es mucho menor que la que proporcionan ejemplares más grandes. Es de suponer que, conforme se adentre la temporada, los ejemplares vayan siendo más hermosos.
La salsa tuvo sus opiniones encontradas. Para aquellos que les gusta fuerte y con el sabor del vinagre destacado quedaba "floja". Para los que no nos gusta el sabor tan acentuado del vinagre, nos pareció de lo más adecuada. Ya se sabe que en este tema será difícil encontrar un acuerdo unánime.
Fueron muy elogiadas la avellanas tostadas y apreciado el detalle de enviar un imán con la forma de unos calçots sobre su teja.
Carlos asando calçots.
En definitiva: primera calçotada murciana con éxito y seguro que no va a ser la última. El nuevo proveedor recibió el pláceme de la concurrencia, ahora habrá que esperar a la competencia de precios para saber si arrastra a su redil a un nuevo cliente.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Sopa de calabaza (con tostas de queso)

Sopa de calabaza, con tostas de queso.

Comentario previo:

Mi "conversión" a las sopas y cremas calientes va viento en popa. Prueba de ello es esta receta que está basada en algo que le vi hacer a Jamie Oliver en uno de sus programa desde su casa de campo. La textura ha quedado más como sopa que como crema, pero si se quiere espesa basta  con bajar la cantidad de caldo para conseguirlo.
Confieso que esta sopa, tal como la consumí, realmente debería denominarse "tosta de queso mojada en sopa de calabaza". La relevancia de la tosta de queso es mucha y, de esta manera, trato de "camuflar" un poco que estoy tomándome una sopa. Quien quiera que sea la sopa lo principal, que aligere la tosta y ponga más caldo.
El toque final del chorrito de salsa soja se puede obviar o se puede cambiar por un chorro de buen AOVE (aceite de oliva virgen extra) u otra salsa al gusto. El cebollino fresco espolvoreado por encima no sólo da color a la preparación, sino que le aporta la alegría y frescura de esta hierba.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 g. de calabaza pelada y limpia.
  • 100 g. de zanahoria.
  • 1 tallo de apio.
  • 1/2 cebolla morada.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 l. de caldo de verduras.
  • Sal.
  • 1 c/c (cucharita de café) de cebollino seco.
  • Pimienta negra molida.
  • 2 c/s (cucharas soperas) de AOVE.
  • Cebollino fresco picado.
  • Salsa soja (opcional).
Para las tostas de queso:
  • 4 rebanadas de pan (mejor si es del día anterior).
  • 150 g. de queso emmental rallado (puede ser cualquier otro queso que nos guste).
  • 4 c/s de AOVE.
  • 4 ó 5 hojas grandes de albahaca.

Pasos:

  1. Limpiar y cortar en trozos grandes la calabaza, la zanahoria, el apio, la cebolla y el ajo.
  2. Calentar en la olla a presión el AOVE e ir incorporando las verduras para saltearlas en el siguiente orden: ajo, cebolla (dorar un poco), apio, zanahoria (hasta que empiezan a tomar color) y calabaza.
  3. Cubrir con el caldo de verduras (si no tienes caldo hecho puedes calentar agua y usar una pastilla de caldo concentrado). Salpimentar y poner el cebollino seco. Tapar la olla a presión y cocer durante 5 ó 6 minutos contados desde el momento que la presión sea máxima.
  4. En la misma olla, con la batidora de mano, triturar todos los ingredientes hasta que se nos quede una sopa espesa. No hace falta colarla, pero si se quiere puede pasarse por el chino.
  5. Para hacer las tostas, poner el AOVE en la sartén y cuando esté caliente echar las hojas de albahaca y freírlas (en este momento la cocina se llena de un delicioso aroma). Apartarlas y mojar en el aceite las rebanadas de pan, que colocaremos sobre una tabla para ir cubriéndolas de queso por ambas caras (como si las rebozáramos). Se pone el pan cubierto de queso en la sartén usada para aromatizar el AOVE y se dora por ambas caras.
  6. Colocar una tosta en cada plato y se cubre con la sopa. Espolvorear con cebollino fresco picado y, si se quiere, poner unas gotas de salsa de soja.

martes, 13 de diciembre de 2011

Tortas de boniato

Tortas de boniato.

Comentario previo:

Entre toda la pastelería murciana típica de navidad, son las tortas de boniato las que más me gustaban cuando era pequeño. Los dulces navideños suelen ser muy contundentes y la almendra molida suele hacerlos muy duraderos y alimenticios, pero recios a la hora de masticarlos. Por eso, estas tortas de boniato, más cercanas a la panadería y con menos contundencia en su masa, se hacen más pasables para las pequeñas bocas infantiles.
Las pocas tortas de boniato que se encuentra en las pastelerías murcianas están más cerca de un bollo ("monas" se llaman por aquí), que al panecillo dulce que debería ser. Me ha sido complicado encontrar una receta con cierta seguridad de autenticidad y, cuando la he encontrado, he tenido que indagar para saber como sustituir la "creciente" panadera (la masa madre de panadería, según la denominación local). Al final he recurrido a hacer una "esponja" con harina candeal, que vendría a ser la más cercano con posibilidades de elaboración doméstica.
Otro detalle es la posibilidad de elaborar las tortas con boniato naranja o blanco (a este último se le conoce por aquí más con la denominación "batata" y es menos dulce). He optado poe el primero, más fácil de encontrar, más dulce y menos fibroso. No hay que tener temor con la incorporación de la pulpa de boniato asado a la masa, se realiza sin complicaciones y no habremos de notar nada más que algo de su color en la masa final.
Se pueden conservar (tapados con un trapo o en una bolsa de tela) durante casi una semana. Incluso cuando ya se han endurecido siguen teniendo buen sabor y mojados en el el café son una delicia. Pero si tenemos miedo de no consumirlos a corto plazo, los podemos congelar e irlos sacando poco a poco según los vayamos necesitando.

Ingredientes (para 20 piezas de 100 g.):

Para la "creciente":
  • 440 g. de harina candeal.
  • 20 g. de levadura seca ( o 100 g. de levadura fresca).
  • 70 g. de azúcar.
  • 200 ml. de agua filtrada.
Para la masa:
  • La "creciente".
  • 250 g. de pulpa de boniato asado.
  • 250 g. de azúcar.
  • 150 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 75 ml. de zumo de naranja.
  • 75 ml. de anís seco (usé Chinchón).
  • 20 g. de piñones.
  • 20 g. de almendra marcona laminada.
  • Harina floja o de repostería, "la que pida" (hasta que la masa quede con la textura adecuada: que no se pegue demasiado a los dedos, ni se pase y se desmorone la masa).
Para cubrir la masa:
  • 1 huevo.
  • Azúcar.

Pasos:

  1. El día anterior a elaborar las tortas (o, al menos, 12 horas antes), asar los boniatos en el horno a 200º durante unos 40 a 50 minutos, dependiendo del tamaño.
  2. Asar los boniatos.
  3. Preparar la creciente amasando los ingredientes (harina, levadura, azúcar y agua) hasta formar una masa homogénea (se puede hacer el la Thermomix: 15 segundos, velocidad 4). Hacer una bola y colocarla en el fondo de un cuenco. Cubrir con agua templada y dejar que se vaya inflando hasta que la bola de masa flota (unos 20 a 30 minutos).
  4. Hacer la creciente.
  5. Mientras va subiendo la creciente, sacar de los boniatos asados 250 g. de su pulpa.
  6. alt
  7. Tostar los piñones y las almendras laminadas en una sartén a fuego flojo (5 sobre 10).
  8. Sacar la creciente del agua caliente y colocarla en el fondo de un recipiente donde poder amasar. Añadir la pulpa de boniato asado, los piñones y almendras tostados, el azúcar y los líquidos (anís, zumo de naranja y AOVE).
  9. Colocar los ingredientes en un recipiente para amasar.
  10. Comenzar a amasar añadiendo poco a poco la harina.
  11. Amasar añadiendo la harina.
  12. Cuando la masa se suelta de las paredes, sacarla del recipiente y terminar de amasar sobre una superficie enharinada, hasta formar una bola que no se nos pegue en las manos.
  13. Formar una bola con la masa.
  14. Cortar trozos de unos 100 g. e ir boleándolos. Colocarlos sobre la bandeja del horno, que habremos cubierto con papel de hornear (dejando suficiente espacio entre ellos). Hacer un corte en forma de cruz en la parte superior de las bolas y dejar reposar (para que crezcan) durante, al menos, media hora. Pintar con huevo batido y poner un montoncito de azúcar sabre cada masa de torta.
  15. Formar las tortas y cubrirlas con huevo batido y azúcar.
  16. Meter la bandeja al horno, que habremos calentado previamente a 200º, y hornear a esa temperatura durante 20 minutos, con calor arriba y abajo y la bandeja colocada a media altura.
  17. Hornear las tortas.
  18. Sacar del horno cuando las tortas hayan subido, estén doradas y salga limpia una aguja si las pinchamos. Dejar enfriar y listas para consumir.
  19. Enfriar antes de consumir.
Con esta receta quiero participar en el concurso culinario organizado por Apicius, patrocinado por San Ignacio, Taller de las tradiciones, La cocina de Plágaro, Oh!Menaje, Kuchen House, In-domo Diseño Interiores y Marvi Rótulos-Placas commemorativas.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Crema de zanahoria al curry (con picatostes al AOVE de tomillo)


Comentario previo:

Los que me conocen saben que no soy de cremas y sopas calientes (las frías sí me van). Creo que ya lo he comentado en alguna ocasión. Si se revisan las entradas de este blog, ha tenido que pasar más de un año y cuatro meses, además de doscientas y pico (largo) de recetas, para que haya incluido una crema caliente. El mérito habrá que atribuirlo a mi amiga Mariam. Bueno, amiga desde la infancia de Alicia (con quien aparece en la foto de los mantecaos) y ahora también mía. Su insistencia en lo buena que estaba esta crema y el que me diera la receta hizo que no me pudiera resistir y he tenido que hacerla.
Se trata de una crema sencilla y que sólo el toque del curry le aporta algo fuera de lo ordinario. La resolución con unos picatostes fritos en AOVE de tomillo le aporta un "qué sé yo", que merece la pena apreciar.
De la receta original sólo he modificado un para de cosas: en lugar de cebolla he usado cebolleta y he reducido la cantidad de caldo (lo he dejado en 1 l. ya que con litro y medio me pareció que quedaría demasiado líquida).
Como Mariam me aportó la tabla de valores nutricionales con la receta, os los dejo aquí también.
  • Kcal: 282.
  • Proteinas: 4,1 g.
  • Hidratos de carbono: 31,2 g.
  • Grasas: 14,7 g.
  • Fibra: 5,4 g.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1/2 kg. de zanahorias.
  • 1 cebolleta grande.
  • 1 l. de caldo de verduras.
  • 1 c/c (cucharita de café) de curry.
  • Sal.
  • 2 c/s (cucharas soperas) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Pimienta blanca molida.
Para los picatostes:
  • 2 rodajas de pan del día anterior, sin corteza.
  • 3 ó 4 ramitas de tomillo (reservar unas cuantas hojas para adornar al servir).
  • 50 ml. de AOVE.

Pasos:

  1. Primero preparar el AOVE de tomillo, calentando el aceite sin que llegue a hervir. Poner el tomillo y bajamos el fuego (3 sobre 10), donde se mantendrá por cinco minutos. Luego apagar y lo dejamos reposar, con las ramitas de tomillo dentro, hasta el momento de hacer los picatostes.
  2. Picar la cebolleta y saltearla a fuego flojo (5 sobre 10) en las 2 c/s de AOVE, hasta que comienza a dorarse (unos 5 minutos).
  3. Pelar y cortar en dados de 1/2 cm. la zanahoria y añadirla a la cebolleta. Subir el fuego (7 sobre 10) y remover hasta que comienza a coger color tostado (otros 5 minutos).
  4. Cubrir con el caldo de verduras, salpimentar y dejar cocer unos 20 minutos (la zanahoria tiene que estar muy blandita).
  5. Triturar en caliente, corregir de sal y añadir el curry.
  6. Cortar el pan duro en dados de un par de centímetros. Calentar el AOVE de tomillo y freír el pan. Escurrir sobre papel absorbente.
  7. Servir la crema con los picatostes y unas hojitas de tomillo fresco.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Mantecaos murcianos de margarina (Thermomix)

Mantecaos murcianos de margarina.

Comentario previo:

En casa no es fácil cocinar ciertas cosas. Por ejemplo: los mantecaos. Resulta que yo soy vegetariano y grasas animales no como, pero Alicia (mi mujer) tampoco puede comer grasas del cerdo o del cacao, por una alergia cutanea. Quique tiene intolerancia alimentaria a todo lo derivado de la vaca, incluyendo su leche. Así que en temas de pastelería la mantequilla y la manteca de cerdo quedan descartadas. Pero quería este año hacer "mantecaos murcianos", aunque tuviera que modificar en parte la receta. Tenía dos soluciones: usar AOVE (aceite de oliva virgen extra) o poner margarina. Utilizar AOVE, con su forma líquida, me daba un poco de miedo, así que decidí probar con la margarina.
La oportunidad me vino el pasado día de la Constitución. Un numeroso grupo de amigos invadimos la casa familiar de Jesús y Ana en Caravaca de la Cruz, con la excusa de hacer pastelería navideña. Con un día muy agradable (tanto que la comida la hicimos en el exterior) y la cortesia de nuestros anfitriones que pusieron a nuestra disposición todo lo que había en la casa, incluido un excelente horno de leña, la mañana dio para mucho. Hicimos: tortas de naranja, tortas de pascua, tortas de recao, borrachuelos, pastelillos de cabello de ángel, unos fallidos mazapanes y estos mantecaos murcianos de margarina.

Ingredientes:

  • 200 g. de margarina.
  • 150 g. de azúcar.
  • 2 yemas de huevo (tamaño L).
  • 500 g. de harina (una mezcla especial que usa la panadería Morote para su pastelería navideña).
  • 1/2 c/c (cucharita de café) de canela en polvo.

Pasos:

  1. Calentar el horno a 170 ó 180 grados.
  2. Batir la margarina, junto al azúcar y las yemas de huevo en la Thermomix (TMx) durante 30 segundos a velocidad 5.
  3. Añadir al vaso de la TMx la harina y la canela. Amasar durante 5 minutos, vaso cerrado velocidad espiga. (A mitad del amasado conviene parar y bajar los restos que queden por las paredes del vaso).
  4. Colocar la bola de masa sobre una superficie adecuada (en este caso fue una mesa de marmol, que creo que no hay nada mejor para este tipo de operación). Dar unos amasados finales a mano, envolver la masa en film transparente y dejar reposar en el frigorífico una media hora.
  5. Tras el reposo de la masa, volver a amasarla un poco y extenderla con un grosor de un centímetro, o algo más. Cortar figuritas con cortapasta (o con la boca de un vaso pequeño de vidrio fino) y las iremos colocando sobre papel de horno en una llanda.
  6. Con el horno caliente, hornear durante unos l5 a 20 minutos (en el horno de leña el proceso va más rápido, así que sobró con 15 minutos).
Alicia y Mariam.
Aunque me dejaron llevar la voz cantante,
nada hubiera sido posible sin Alicia y Mariam.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Rábanos asados


Rábanos asados con apio, hinojo y cebolleta.

Comentario previo:

En la página 145 del libro "Las ecetas de El Comidista", de Mikel L. Iturriaga, me encontré con una llamativa receta que tiene como elemento principal los rábanos, pero asados. Nunca los había probado y me propuse que si encontraba unos buenos ejemplares procuraría hacerlos. Y el momento ha llegado, ya que he encontrad en el mercado esos rábanos hermosos que requiere la receta.
Mikel los presenta con rúcula y un aliño no apto para vegetarianos. Aunque el mismo propone una alternativa con el uso de aceite y la presencia de queso feta, yo ne he alejado un poco tratando de reforzar la faceta vegetal con la presencia de más verdura asada: hinojo, apio y cebolleta.
Confieso que son verduras que, salvo la cebolleta, no uso en los asados. Pero había dos buenas razones para hacerlo: La primera es que me han regalado los padres de Noelia (la chica de mi Alberto) unos preciosos ejemplares de hinojo y apio. La segunda es que me llamaba la atención probar como esos sabores tan específicos se mezclan en un asado.
La prueba no me ha decepcionado en absoluto. Los rábanos resultan con un sabor que nada tiene que ver con su versión en crudo y la mezcla del resto de verduras es fráncamente atrayente, ya que todos son sabores potentes, en el mundo vegetal. El limón y la reducción de vinagre balsámico con limón, en una proporción moderada, acrecientan la gama de sabores y son un perfecto complemento.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 6 rábanos hermosos.
  • 2 tallos de apio.
  • 1 bulbo de hinojo.
  • 1 cebolleta grande.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.
  • Zumo de limón.
  • Reducción de vinagre balsámico con limón (opcional y para decora).

Pasos:

  1. Calentar el horno a 200º.
  2. Limpiar la verdura. Cortar en el apio, el hinojo y la cebolleta en tiras. Salpimentarlas y empaparlas en AOVE. Quitar las puntas a los rábanos y partirlos por la mitad. Salpimentarlos y empaparlos en AOVE.
  3. Poner toda la verdura en una bandeja de horno. Por un lado apio, hinojo y cebolleta. Por el otro los rábanos con la parte cortada para abajo. Hornear a 200º, calor arriba y abajo, durante 20 a 25 minutos, removiendo de vez en cuando para que todo esté empapado de AOVE. El punto es cuando las verduras comienzan a blandear pero aún están crujientes.
  4. Al servir la verdura aliñar con un generoso chorro de zumo de limón y decorar el plato con la reducción de vinagre balsámico.
Hornear las verduras hasta que comiencen a blandear.
Disposición de las verduras en la bandeja de horno.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .