viernes, 30 de septiembre de 2011

Las recetas de El Comidista

Portada del libro Las recetas de El Comidista.No, no se trata de un libro de cocina vegetariana, aunque esa portada con una estupenda alcachofa pueda ser muy sugerente. Sí, ya sé que este blog es de cocina vegetariana y parece un poco extraño que en él aparezca un libro que contiene recetas elaboradas con carnes y pescados. Pero si seguís leyendo comprenderéis por qué incluyo un post dedicado a este libro en mi blog.
  • La primera razón es porque me gusta ser agradecido y desde aquí me gustaría agradecer a Mikel López Iturriaga que, entre los 19 blogs que incluye en el apartado "blogs que deberías conocer", cite este modesto blog vegetariano que lleva en la red poco más de un año. Me emociona mucho ver el nombre "Vegetal... y tal" junto a los más afamados y selectos blogs culinarios (o gastronómicos) de España, que yo he venido siguiendo durante estos últimos años.
  • La segunda razón es que soy un seguidor acérrimo de Mikel desde la época de Ondakin y, por supuesto, en toda su trayectoria como El Comidista. No se trata de un mero blog de recetas, sino que va mucho más allá hablando de "la comida" y sus distintas vertientes e implicaciones con la vida y la sociedad en que vivimos. Si uno sigue este blog día a día puede tener un semblante sociológico, a través de la comida, de esta sociedad. Aunque a Mikel lo que más le gusta es relacionar gastronomia y música (su otra gran debilidad). Es muy curioso leer sus artículos, como el de hoy que versa sobre la moda imperante de consumir café infusionado en frío.
  • La tercera razón es que me gusta leer a Mikel porque bastantes recetas de las que presenta son vegetarianas (aunque no tengan esa intencionalidad) y otra gran parte son perfectamente adaptables a este tipo de dieta con unas mínimas variaciones. En algunos post y sus correspondientes comentarios han surgido polémicas sobre tendencias culinarias, más halla de "omnivorismo" que muchos suponen al ser humano y, en todo caso, he visto que Mikel se ha mostrado completamente respetuoso con cualquier opción, sin dogmatismos y concediendo a cada cual la libertad de obrar, que yo tanto estimo.
  • La cuarta razón es el humor que destila lo que escribe Mikel. Sin tratar de ser chistoso, goza del raro don de hacer comentarios con un humor inteligente que, además de hacer amena la lectura de sus escritos, invita a reflexionar sobre la falsa seriedad con que se toman muchos asuntos o sobre sobre lo poco chistoso que es que se traten con frivolidad ciertos hechos trascendentes de nuestra existencia. Yo soy de la quinta de su hermano mayor Juanma (Palomero 14, Itu) y tuve la suerte (o la desgracia, ya que nos vapuleó) de jugar contra él cuando éramos jóvenes, muy jóvenes. Como de todos es sabido, por sus diversas intervenciones en la televisión y por sus artículos en prensa, Itu es de los que tiene una fina ironía y un agudo sentido del humor. Pues se ve que es algo genético y en Mikel también encontramos esas cualidades que, al menos yo, estimo bastante en un mundo que cada vez se nos vuelve más soso.
Resumiendo, que se hace tarde: Recomiendo este libro porque el autor ha tenido la gentileza de citar en él este blog como recomendable, porque está documentado y es muy interesante su lectura, porque los vegetarianos podemos encontrar bastantes recetas satisfactorias para nuestra dieta y porque, en el peor de los casos, su lectura es amena y jocosa, lo que nos proporcionará un buen rato.

Ficha del libro:

Título: "Las recetas de El Comidista".
Autor: Mikel López Iturriaga.
Editorial: Plaza&Janes.
Yo lo compré en: FNAC de Murcia.
Precio al que lo compré: 11,90€ (menos el 5% del descuento que te hacen con la tarjeta FNAC).
Comentario del autor sobre su libro: "He venido a hablar de mi libro" en el blog El Comidista.
Este libro se presenta hoy (30 de septiembre) en Bilbao (con David "Robin Food" de Jorge como presentador) en el marco del Festival de la Risa (y no es broma). Están programadas las presentaciones, con firma de ejemplares por el autor, en Barcelona (Librería Mutt) para el jueves 6 de octubre y en Madrid (Fórum FNAC Callao) para el martes 18 de octubre.
¿A ver cuándo tenemos la suerte de que Mikel venga por Murcia a presentar el libro y firmarnos ejemplares? :-)))
Con los tres ejemplares del libro que compré en la FNAC.

martes, 27 de septiembre de 2011

Melocotón asado sobre mermelada de frambuesa con aceite de vainilla

Melocotón asado sobre coulis de frambuesa con aceite de vainilla.

Comentario previo:

El pasado viernes tuve la suerte de poder volver a asistir a un taller sobre cocina vegetariana que organizaba el Centro de Cualificación Turística de Murcia, dentro de sus Jornadas de Puertas Abiertas. Bajo la dirección y supervisión del joven chef Francisco Javier García Gómez se elaboraron varios platos, de los que aquí traigo el primero, el que me llamó más la atención.
Se trata de un postre en tres partes cuyo resultado final, al menos para mí, supone un compendio de sabores y aromas. Uno piensa que este tipo de postres puede ser complicado, pero nada más lejos de la realidad. Quizá nos llevarán un poco de tiempo y, sobre todo, la previsión de hacerlo todo en sus plazos, lo que nos puede ocupar gran parte del día.
Con la explicación de la receta vamos a ver a que me estoy refiriendo.

Ingredientes:

Para la mermelada de frambuesas:
  • 125 g. de frambuesas.
  • 125 g. de azúcar.
  • Unas gotas de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
Para el aceite de vainilla:
  • 250 ml. de aceite de semillas de girasol.
  • 1 vaina de vainilla.
Para los melocotones asados:
  • 2 melocotones (si son de la localidad murciana de Cieza, mejor).
  • 2 cs (cucharadas soperas) del aceite de vainilla.
  • 2 cc (cucharitas de café) de azúcar.

Elaboración:

  1. Mermelada de frambuesa: En un cazo ponemos unas gotas de AOVE a calentar. Añadimos las frambuesas lavadas y el azúcar. Mezclamos bien mientras se van calentando y dejamos que cueza a fuego muy flojo (5 sobre 10) unos 5 minutos. Cuando la mezcla haya quedado licuada y bastánte homogénea, apartamos del fuego y dejamos enfriar. Esto lo deberemos hacer bastante ante montar el plato, para dar tiempo a que la mermelada se enfríe en el frigorífico (por ejemplo, hacer la mermelada por la mañana para servir el postre en la cena).
  2. Mermelada de frambuesa.
  3. Aceite de vainilla: Ponemos el aceite en un cazo y lo ponemos a calentar. Abrimos por la mitad la vaina de vainilla y rascamos las semillas, que pondremos en el aceite, junto con la envoltura de la vaina partida en trozos. Dejamos calentar a fuego suave (7 sobre 10) hasta que vemos que empiezan a aparecer las primeras burbujas y los trozos de vainilla comienzan a flotar. Apartamos y reservamos.
  4. Aceite de vainilla.
  5. Melocotón asado: Precalentar el horno a 180º. Lavar los melocotones y ponerlos en una fuente de horno. Sobre cada melocotón verter una cs del aceite de vainilla, que hemos preparado en el paso anterior, y una cc de azúcar (si los melocotones están maduros y dulces no merece la pena ponerles azúcar). Meter la fuente al horno y cocinar a 180º durante 30 a 40 minutos (según estén de maduros los melocotones). Cuando estén blandidos y la piel se ve que empieza a separarse, sacarlos del horno los melocotones y disponerse montar.
  6. Melocotones asados.
  7. Montaje: Colocar en el fondo del plato poner dos o tres cucharadas de mermelada de frambuesa. Sobre la mermelada colocar un melocotón asado y verter sobre este un par de cucharadas de aceite de vainilla.

Comentario final:

Aunque se suponía que la frambuesa iba en un coulis, me he dado cuenta que la elaboración es la que corresponde a una mermelada. La elaboración adecuada del coulis sería: triturar la fruta, junto con un poco de azúcar (para suavizar la acidez) y unas gotas de limón (que servirá de conservante); una vez que esté bien triturada la fruta, se pasa por un colador o un chino para quitar las pepitas y se deja reposar en el frigorífico. La fruta se puede ablandar antes del triturado dándole una ligera cocción.
Mi primera intención fue no utilizar aceite de girasol sino AOVE para la elaboración del aceite de vainilla. Así lo hice, pero el resultado no me gustó. Aunque el AOVE utilizado era suave, es sabor era demasiado intenso, restando mucho del aroma y potencia de la vainilla. Así que, guardé el AOVE perfumado con vainilla (al que seguro encontraré un uso adecuado) y utilicé aceite de semillas de girasol, que sí consiguió el efecto deseado de servir de vehículo al sabor y aroma de la vainilla.
Estimo que este plato puede tener muchas posibles variantes cambiando la fruta (manzana, pera, piña, mango...) o la mermelada (de fresa, de higos, incluso de tomate). Pero creo que el uso del aceite de vainilla resulta esencial (aunque se podría experimentar con canela o cardamomo, por ejemplo).

lunes, 26 de septiembre de 2011

Tortillas de calabacín

Tortillas de calabacín.

Comentario previo:

Debo de confesar que estas tortillas se basan en las afamadas que se realizan por el sur de España y que tienen como elemento distintivo un crustáceo del que tomó nombre el más grande de los cantaores. ¿Lo adivinas?
Esta versión vegetariana pone el calabacín como modesta alternativa, pero bien podría pensarse en otros ingredientes.
Lo que sí se ha respetado es el uso de la mezcla de harinas, para conseguir la textura y sabor deseados. La harina de rebozado (mezcla de trigo y maíz) me la trajo mi cuñado Jesús de Algeciras, pero se puede sustituir por una mezcla casera o, simplemente, por harina de trigo. La harina de garbanzos se puede encontrar en grandes superficies (como Carrefour). Pero si no encuentras, la puedes hacer tú con garbanzos secos pasándolos por la trituradora (con la batidora de mano no creo que puedas). Este enlace te lleva a la explicación de cómo hacer harina de garbanzos en el blog Gastronomía&Cía.
Hay quien le pone impulsor (la levadura Royal de los pasteles) y quien no le pone. Me da la sensación de que con el impulsor salen las tortillas más esponjosas.
Las cantidades de ajo, cebolla y perejil están especificadas grosso modo ya que quedan un poco al gusto de cada uno. Pon más de lo que más te guste y resta del resto.
Con las cantidades de esta receta podrás hacer unas 20 a 24 tortillas, con lo que podrán comer 4 personas. Para acompañar, hice unas "madejas" de patatas fritas, cortadas muy finitas (con la mandolina, que ya la tenía en uso). No me recordéis que es mucho frito que luego me tendré que enfrentar a la báscula.
Vayamos a la receta.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 110 g. de harina de rebozar (mezcla de trigo y maíz).
  • 110 g. de harina de garbanzos.
  • 1 sobre de impulsor (levadura Royal, 10 g).
  • 375 ml. de agua filtrada.
  • 1 calabacín (300 g).
  • 1 cebolla tierna.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 manojo de perejil.
  • 1 cc (cucharita de café) de sal.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra) para freír.

Pasos:

  1. Colocar en un cuenco las harinas, el impulsor y el agua. Mezclar hasta que se forme una papilla espesa.
  2. Mezclar las harinas y el agua.
  3. Picar el perejil, la cebolla y el ajo. Añadirlos a la masa del paso anterior y mezclar hasta que quede homogéneo.
  4. Picar perejil, cebolla y ajo y añadir a la masa.
  5. Cortar el calabacín en tiritas muy finas. Yo me ayudé de la mandolina, pero igual se puede cortar a mano haciendo rodajas y luego cortando estas en tiras finas.
  6. Cortar el calabacín en tiras finas.
  7. Añadir el calabacín al resto de la masa, poner sal y mezclar bien hasta que quede la homogénea. Dejar reposar la mezcla por lo menos media hora.
  8. Añadir el calabacín a la masa.
  9. En una sartén con un dedo de AOVE bien caliente, ir poniendo porciones de masa con una cuchara grande. Cuando la masa caiga en el aceite aplastarla para tome la forma de tortilla. En el momento en que se dore por un lado voltaremos para dorar el otro.
  10. Freír la masa en AOVE muy caliente.
  11. Antes de servir, quitar el exceso de aceite poniendo las tortillas sobre papel de cocina absorbente.
  12. Quitar el exceso de aceite.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Ensalada caprese con melocotón

Ensalada caprese con melocotón.

Comentario previo:

Antes que nada hay que dar algunas explicaciones.
En primer lugar, hace ya algún tiempo publiqué la receta de la ensalada caprese, con la que tengo un particular idilio que me ha llevado a reinterpretarla en distintas formas (bocata, empanada, espagueti, frittata, pincho, pizza, salmorejo y tortilla). La mezcla de sabor y aroma del tomate, la mozzarella y la albahaca es algo que personalmente me atrae muchísimo.
De otro lado, el pasado viernes Mikel L. Iturriaga, en su blog El Comidista, nos presentaba su Ensalada de tomate, melocotón y mozzarella, como una interpretación muy libre de la celebre ensalada italiana y como último estertor veraniego ante el otoño entrante.
La tentación, como os podréis suponer, ha sido demasiado grande. Por Murcia (tierra famosa por su rica fruta de hueso) nos quedan todavía abundantes melocotones de calidad, como los que yo tengo por casa (los afamados melocotones de la murciana localidad de Cieza). No suele faltar en mi frigorífico una bola de queso mozzarella y unos sabrosos tomates (en este caso, en rama). Mi maceta de albahaca sigue en plena producción, así que disponía de todos los ingredientes precisos para hacer mi propia versión de la ensalada propuesta por Mikel, a la que he renombrado, para homenajear más a mi adorada caprese.
Así que aquí os dejo el paso a paso de su elaboración.

Ingredientes (ensalada para 2 comensales):

Ingredientes para la Ensalada caprese con melocotón.
  • 1 melocotón (si es posible, de Cieza).
  • 1 tomate de rama.
  • 1 bola de queso mozzarella (125 g).
  • Brotes de albahaca.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • Pimienta negra molida.
  • Azúcar.
  • Sal.
Pasos:
  1. Pelar y cortar, en rodajas de menos de 172 cm. de grosor, el melocotón y el tomate. Escurrir la bola de mozzarella y cortarla en rodajas del mismo grosor.
  2. Pelar y cortar el melocotón y el tomate.
  3. Poner en un plato las rodajas de melocotón. Ponerles un poco de sal y como 2 cs (cucharadas soperas) de azúcar. Dejar reposar durante unos 15 minutos. El melocotón comenzará a marinarse y soltará jugo, que en el paso siguiente emplearemos para hacer la vinagreta.
  4. Marinar el melocotón con azúcar y sal.
  5. Aprovechando el jugo que ha dejado el melocotón en el plato donde lo hemos marinado, mezclarlo con 2 cs de AOVE, una pizca de sal y pimienta negra recién molida al gusto. Batir con un tenedor hasta que se emulsione.
  6. Hacer la vinagreta.
  7. En la fuente de servicio colocar las rodajas de tomate, mozzarella y melocotón intercalándolas. Sobre estos ingredientes colocar los brotes de albahaca y regar todo con la vinagreta.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Cocina vegetariana en el CCT de Murcia

Asistentes al taller de cocina vegetariana en el CCT de Murcia.Un año más, el Centro de Cualificación Turística de Murcia (CCT Murcia) ha organizado una serie de talleres de cocina dentro de sus Jornadas de Puertas Abiertas y, dentro de ellas, programó uno sobre Cocina Vegetariana, que tuvo lugar ayer (23 de septiembre). Se encargó de impartirlo el joven chef Francisco Javier García Gómez, que diseño una agradable estrategia en la que los alumnos y alumnas podrían asistir a la elaboración de un completo menú, todo él compuesto de platos vegetarianos.
Ensalada de zanahoria y pasas.Para comenzar los asistentes pudieron participar en la elaboración de una ensalada de zanahoria y pasas. En su sencillez y rápida ejecución radica el atractivo de este plato. Unas simples tiras de zanahoria (cortadas con el pelapatatas) y una vinagreta con mostaza antigua, limón, AOVE (aceite de oliva virgen extra), piñones y pasas componen el plato, junto a la sal que cada comensal tenga el gusto de consumir.
Pastel de avellana y patatas.El primer plato consistió en una pastel de avellana y patatas, con su gratinado de queso emmental sobre (¡Ojo al dato!) una capa de copos de maíz (sí, los corn flakes de siempre). De esta manera se consigue, con menos queso, una cobertura crujiente. El relleno se compone de patata y cebolla pochados, con ajo, zumo de limón y avellanas troceadas. Todo ello en una base de huevos y leche que se someterán a baño maría en el horno a 180º, durante 30 a 45 minutos (según la altura que tenga el pastel).
Curry de verduras.
Un curry de verduras fue el segundo plato. Para hacerlo se cortaron y pocharon cebolla, ajo, pimiento rojo, puerros, champiñones, patata y coliflor. Una vez pochadas, las verduras se acompañaron con tomate triturado y pasas. Por supuesto, todo se salpimentó y recibió la correspondiente ración de curry en polvo. A la hora de emplatar, que mejor manera que ponerle un chorro de AOVE para dar buen aspecto al plato.
Melocotones asados sobre coulis de frambuesa con aceite de vainilla.
Para postre un delicioso melocotón asado sobre coulis de frambuesa con aceite de vainilla. Tres partes componen este postre:
  1. Melocotón asado: Los melocotones simplemente se colocan, enteros con su piel y todo, sobre una fuente de horno, se riegan con aceite de girasol (por aquello de que el aceite no transmita mucho sabor) y se espolvorean con un poco de azúcar (dependiendo de lo dulce que esté la fruta). Se hornean a 180º durante media hora.
  2. Aceite de vainilla: En un cazo ponemos aceite de girasol (otra vez el tema del sabor) en cantidad suficiente, con dos vainas de vainilla, que abriremos para que suelten las semillas y desprendan éstas más aroma. Calentaremos al fuego y, antes de que rompa a hervir el aceite pero esté bien caliente, apartaremos y reservaremos. En este momento la fragancia en la cocina es alucinante.
  3. Coulis de frambuesa: Calentamos unas gotas de aceite de girasol (seguimos con el sabor) en un cazo y ponemos a calentar a fuego suave las frambuesas con el doble de su peso en azúcar. Dejamos que todo cueza hasta que queda como una mermelada muy líquida y con trozos de fruta. Apartamos y dejamos enfriar (mejor si el coulis se hace bastante antes y está frío de frigorífico).
Montamos el plato del postre poniendo en el fondo unas cucharadas de coulis de frambuesa, sobre éste ponemos un melocotón asado y lo bañamos con el aceite de vainilla. Os aseguro que el aroma y el sabor no os dejarán decepcionados.
En total casi cuatro horas de un ameno divertimento en el que aprendimos algunos truquillos y quedó demostrado que un menú vegetariano no sólo es sano, sino también puede ser muy atractivo.
Felicitar, una vez más, al CCT Murcia por poner a nuestra disposición estas actividades, gracias a su iniciativa, que en tiempos de crisis (como los que corren), son doblemente de agradecer.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Calabacín frito en vinagre

Calabacín frito en vinagre

Ingredientes (para 2 guarniciones):

  • 1 calabacín (300 g).
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cs (cuchara sopera) de albahaca fresca picada.
  • 1 cs de perejil fresco picado.
  • 1 cc (cucharita de café) de orégano seco.
  • 2 cs de vinagre de Jerez.
  • 3 cs de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.

Pasos:

  1. Lavar y cortar (sin pelar) el calabacín en lonchas finitas (ayudado con una mandolina salen una rodajitas fenomenales). Salar el calabacín y dejar que suelte agua, entre media y una hora. Secar con papel de cocina.
  2. En abundante AOVE (usé la freidora) freír las rodajas de calabacín (ya no hace falta ponerles sal, que habrán tomado en el paso anterior). Cuando estén fritas, sacar y poner a escurrir sobre papel absorbente. Deben de quedar como chips doraditos.
  3. Si superas la tentación de comerte el calabacín en este momento, procede a aliñarlo del siguiente modo: en una fuente pon una capa de rodajas de calabacín frito y sobre ella pon ajo picado, según tu gusto, y un poco de albahaca, perejil, orégano y pimienta negra recién molida; coloca una nueva capa de rodajas de calabacín frito y vuelve a poner ajo, hierbas y pimienta sobre ellas; si fuera preciso, vuelve a repetir la maniobra; con todo el calabacín en la fuente, vierte sobre él el vinagre y cubre con AOVE.
  4. Llega el momento de dejarlo reposar en el frigorífico (yo lo hice por la mañana y lo consumí por la noche).
  5. Se puede servir como una "ensalada al centro" o como una guarnición (que fue mi opción, para acompañar a un huevo duro y unas rodajas de queso de cabra de rulo con mermelada de tomate raf).

Comentario:

Este plato lo he sacado del que Mikel L. Iturriaga publicara en su blog El Comidista con el nombre de "Calabacines en vinagre". Lo de poner calabacín frito me ha parecido un acto de justicia, para no confundir con un encurtido. Mikel no es especialmente fan del ajo y lo coloca en trozos grandes para luego poderlo retirar y no comérselo. A mí, sin embargo, me encanta y por eso lo pongo picado. Así que cada cual elija la opción que mejor le cuadre a su gusto. Lo de poner vinagre de Jerez en lugar de vinagre blanco obedece a una cuestión de intendencia: no tenía en ese momento en casa un vinagre blanco.
Por lo demás, me ha resultado un plato de un gusto fuerte, pero muy curioso. Pero lo más destacado ha sido la dificultad que he tenido en no acabar comiéndome los chips de calabacín recién fritos.

martes, 20 de septiembre de 2011

Tortilla de champiñón y hierbas

Tortilla de champiñón y hierbas.

Ingredientes (una tortilla para 2 comensales):

  • 250 g. de champiñón.
  • 2 huevos (tamaño L).
  • 1 cs (cucharada sopera) de perejil fresco picado.
  • 1 cc (cucharita de café) de cebollino fresco picado.
  • 1 cc de albahaca fresca picada.
  • 1 cc de cilantro fresco picado.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.

Pasos:

  1. Limpiar y cortar en gajos los champiñones. Los que usé eran grandes y los pude cortar en 8 gajos cada champiñón.
  2. En una sartén con unas gotitas de AOVE poner a freír los champiñones a fuego medio (7 sobre 10). Cuando hayan soltado el agua, salpimentar al gusto. Dejar que se reduzca el agua hasta el punto que nos guste. A mí me gusta que se queden sin agua y empiecen a tostarse (ese gusto y olor del tostado me encanta, pero es cuestión de lo que quiera cada cual).
  3. Batir los dos huevos, añadir las hierbas frescas picadas e incorporar los champiñones cocinados.
  4. En una sartén mediana, con una gotas de AOVE, verter la mezcla y dejar que se haga bien la tortilla, primero por una lado y luego voltear (ayudados con un plato) para que se haga el otro.

Comentario:

Plato sencillo y muy típico para cenas domésticas.
El complemento de hierbas se puede modificar en composición y proporciones. Incluso se pueden añadir hierbas secas. Usar estas es porque son las que tengo en maceta (bueno, el cebollino era comprado) y porque son las que tienen el sabor y aroma que nos gusta.
El añadir ajo, cebolla, chalota o puerro, pochados previamente, puede darle un toque diferente. Eso queda al capricho del cocinero y/o el comensal.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Lasaña con verduras

Lasaña con verduras.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 3 placas de lasaña (precocidas, de las que sólo hay que remojar en agua caliente).
  • 1 calabacín.
  • 1 zanahoria.
  • 1 cebolla tierna.
  • 3 champiñones.
  • 1/3 de pimiento rojo.
  • 3 cs (cucharadas soperas) de tomate frito.
  • 200 ml. de bechamel de cobertura.
  • 30 g. de queso parmesano rallado.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).

Pasos:

  1. Poner en remojo, en agua caliente, las placas de lasaña. Cuando estén blandas, sacarlas y escurrirlas sobre papel absorvente de cocina.
  2. Pelar y trocear las verduras (calabacín, zanahoria, cebolla, champiñón y pimiento). En una sartén con unas gotas (literal) de AOVE poner a pochar las verduras. Cuando hayan soltado parte del jugo, salpimentar. Subir el fuego hasta que pierdan el agua y comiencen a dorarse.
  3. Pochar las verduras.
  4. Cuando comienzan a dorarse las verduras, añadir el tomate frito y revolver bien, hasta dejar una mezcla homogénea.
  5. Añadir el tomate frito a las verduras.
  6. Preparar una bechamel de cobertura a vuestro gusto. Yo la hago en la TMx (Thermomix) siguiendo la receta del libro "Imprescindibles" (que también se puede consultar en el recetario de su Web).
  7. Montar la lasaña para hornearla poniendo una placa de pasta, sobre esta la mitad de la mezcla de verduras para el relleno, otra placa de pasta, el resto de la verdura, otra placa, la bechamel de cobertura y sobre todo espolvoreamos el queso parmesano rallado.
  8. Montar la lasaña para hornearla.
  9. Meter la lasaña en el horno con el grill a máxima potencia y hornear (sólo grill) durante unos 5 minutos (la pasta y el relleno están ya cocinados, sólo queremos dorar el queso).

Comentarios:

La idea y ejecución de esta receta se debe a Alicia (mi mujer). Yo, en este caso, actué de pinche.
Las posibilidades de relleno son multiples, variando las verduras (berenjena, puerro, setas...). Procurar siempre que la mezcla y proporción quede compensada y no domine una verdura sobre todas las demás.
La pasta a usar puede ser cualquiera de las que venden en el mercado o hecha en casa. Todo dependerá de nuestras costumbres y del tiempo y ganas del que dispongamos.
La bechamel se puede hacer por procedimiento convencional o, si no tenemos mucha gana de trabajar, podemos usar alguna de las que venden envasadas.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Bollos o scones de queso (Thermomix)

Bollos de queso

Ingredientes (para 12 bollos):

  • 325 g. de harina de repostería.
  • 1 sobre de impulsor químico (15 g).
  • 1 cc (cucharita de café) de sal.
  • 50 g. de margarina.
  • 180 ml. de leche desnatada.
  • 50 g. de queso de mahón rallado.
  • 70 g. de queso emmental rallado.

Pasos:

  1. Precalentar el horno a 200º. Tamizar la harina y poner el vaso de la TMx (Thermomix), junto con el resto de ingredientes. Mezclar durante 15 segundos a velocidad 6.
  2. Sin sacar del vaso de la TMx, amasar los ingredientes durante 3 minutos con vaso cerrado a velocidad espiga.
  3. Sacar la masa de la TMx. Extenderla sobre una superficie enharinada hasta conseguir un grosor de unos 2 cm. Ayudándonos de un aro de cocina o de un vaso (utilicé un aro de 6 cm. de diámetro), ir sacando círculos de masa que colocaremos en una bandeja de horno (protegida con papel de horno, con un tapete de silicona o engrasada). Dejar entre los círculos un par de cm. ya que los bollos aumentan de volumen con el horneado.
  4. Introducir en el horno, a 200º, con calor arriba y abajo, y hornear durante 20 minutos.

Comentarios:

Los bollos se pueden pincelar con huevo o con aceite. Saldrán con un aspecto mejor y más brillante, pero esto aumenta la carga calórica.
Los quesos que se pueden usar quedan al gusto del comensal. Aconsejamos no usar solamente un queso intenso, salvo que nos guste especialmente este aroma y sabor. En este caso, el queso emmental actua suavizando un poco la intensidad del queso de mahón.
Es uso de estos bollos es el mismo que le daríamos a cualquier pan. Sirve perfectamente para hacer bocadillos.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tatín salado de tomate

Tatín salado de tomate

Ingredientes (un tatín para 4 personas):

Ingredientes para el Tatín salado de tomate.
  • Una lámina de hojaldre (230 g).
  • 6 tomates pera maduros (500 g).
  • 125 g. de queso emmental rallado.
  • 50 g. de pan rallado con ajo y perejil.
  • 1 ramtia de romero fresco.
  • 2 ramitas de tomillo fresco.
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.

Pasos:

  1. Precalentar el horno a 200º. Picar las hojas de romero y de tomillo. Poner en un cuenco el queso y el pan rallados, mezcarlos con el tomillo, el romero y la pimienta.
  2. Mezclar los ingredientes del relleno.
  3. Escaldar y pelar los tomates. Partirlos por la mitad y vaciar el interior de pulpa, que mezclaremos en el cuenco con el resto de ingredientes para el relleno. Colocar sobre un molde de horno, con la parte abierta hacia arriba (si hiciera falta, engrasar el fondo del molde). Salar los tomates.
  4. Pelar y vaciar los tomates.
  5. Rellenar los tomates con la mezcla de queso, pan y pulpa.
  6. Rellenar los tomates.
  7. Cubrir los tomates con la lámina de hojaldre. Dejar bien remetidos los bores de la masa y perforar su superficie con un tenedor.
  8. Tapar los tomates con el hojaldre.
  9. Hornear a 200º durante 30 minutos, con calor sólo por abajo, hasta que esté dorada la superficie del hojaldre.
  10. Hornear con calor por abajo.

Comentario:

Se trata de una adaptación del clásico tatín de manzana, con una interpretación salada que puede hacer de plato principal.
Yo quizá coloqué demasiado baja la bandeja del horno y los bordes del hojaldre se me tostaron en exceso (no estaban malos, pero sí poco estéticos). Así que aconsejo poner la bandeja en la posición intermedia del horno.
En el relleno se puede jugar con otros ingredientes. Poniendo imaginación se pueden hacer muchas combinaciones.
Queda un plato ligero y jugoso, pero alimenticio.
Lo más entretenido de la elaboración del plato es tener que vaciar los tomates (lo hice con un saca bolas). Si se rompe alguno, siempre que no sea demasiado, no hay que preocuparse, ya que se puede recomponer y colocar el relleno, aunque este al fundirse se salga un poco.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Pastel esponjoso de puerros (microondas)

Pastel esponjoso de puerros.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 500 g. de puerros (3 o 4 unidades).
  • 1 rebanada de pan de molde sin corteza.
  • 25 ml. de leche desnatada.
  • 3 huevos (tamaño L).
  • 200 ml. de nata (35% materia grasa).
  • Nuez moscada rallada.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.

Pasos:

  1. Limpiar muy bien y cortar en rodajas los puerros. Cocerlos en agua con sal durante 15 minutos. Escurrir.
  2. En un plato llano colocar la rebanada de pan y verter sobre ella la leche. Dejar que se empape.
  3. En el vaso de la batidora de mano poner los tres huevos y la nata. Batir para se integren.
  4. Añadir al vaso de la batidora los puerros cocidos y el pan empapado en leche. Batir a alta velocidad para que todo quede como una papilla homogénea. Poner nuez moscada recién rallada, pimienta y sal al gusto.
  5. Verter la papilla en un recipiente para microondas (usé un pirex redondo de 15 cm. de diámetro). Colocar en el microondas a potencia máxíma (900 W.) durante 15 minutos.
  6. El pastel subirá y quedará esponjoso. Para comprobar que está hecho por el centro, pinchar con una aguja que debe salir limpia. Si hiciera falta se le van dando nuevos periodos de cocción de 1 minuto hasta que está hecho.
  7. Al sacar el pastel se bajará bastante, pero sigue quedando esponjoso.

Comentario:

Una receta muy sencilla y bastante rápida de hacer.
Se puede servir como entrante o acompañando a otros platos.
Es aconsejable acompañarla de alguna salsa sabrosa. Lo he tomado con chutney de tomate y queda muy bueno.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Comida de blogueros en casa de Viena

La anfitriona y su casa.

Introducción:

La pregunta es: ¿Qué come un bloguero vegetariano en una de estas reuniones? Pues veréis que come muchas cosas y muy ricas. Aunque lo mejor no es la comida sino la compañía.
Empezando por el principio habrá que decir que Viena (Sabores de Viena) tuvo la iniciativa de convocar una reunión/comida con blogueros culinarios en su casa. Además, tuvo la deferencia de querer contar conmigo (y con Alicia) para pasar juntos estas deliciosas horas.
Convocados en su casa de San Vicent del Raspeig (Alicante) a partir de las 11 de la mañana, nos fuimos presentando allí:
Todos, junto con Ale, Leo y un nutrido grupo de amigos de Viena (procedentes de Argentina y Colombia) fumos ocupando posiciones el jardín y tratando de echar una mano en los quehaceres propios de la elaboración y consumo de viandas.

Aperitivos y entrantes:

Tratar de resumir en estas líneas lo que allí comimos y bebimos no resulta fácil. Trato de hacer una resumen de lo que un vegetariano pudo comer y os haréis la idea de qué dimensión tomó aquella reunión.
Apicius muestra su cerveza.
Si importante fue la comida, no menos la bebida. Pero de toda ella la que más importaba era la cerveza de fabricación propia que nos trajo Apicius desde Vitoria. Y no fue de un sólo tipo, sino que hubo de varios que, si no mal recuerdo fueron: la vitoriana (fabricada enteramente por él, desde el tostado de la malta hasta el embotellado y, para mí, la mejor), tipo abadía, cerveza negra y una del tipo pale inglesa. Para acompañarla traía, también, un queso de oveja lacha de elaboración propia siguiendo los cánones del queso idiazabal, con una tintura externa de aceite y pimentón, que lo hacía mero que muy agradable.
Empanadillas argentinas de soja texturizada.
Nuestra anfitriona preparó unas empanadillas argentinas (sobre las cuales personalmente pude ensayar la técnica del repulgue para su cierre), pero en este caso con un relleno en el que la sojatexturizada jugaba un papel relevante junto con un sofrito de verduras (el toque de cebolla era buenísimo) y una mezcla de especias con el comino y el curry en un papel destacado.
Aperitivos.
Hubo más antes de entrar con el plato principal. Por un lado mi modesta aportación con un hummus ligero y un dip de aguacate y albahaca, para el no podía haber mejor complemento que unos "palitos" realizados con los retos de la masa de la empanada fritos, que en un momento preparó Viena. No me olvido de un delicioso pastel de berenjenas, que con tanto lío al final no conseguí saber a quien se debía su elaboración, ya que me gustaría tener la receta. Se trata de un pastel muy ligero con cierto recuerdo a tortilla, pero con una esponjosidad que hacía que se deshiciera en la boca.

El plato vegetariano principal:

Casi parece obligado que estando en la Comunidad Valenciana el plato vegetariano principal fuera un delicioso arroz de verduras en paella.
La paella de verduras.
Bajo la constante atención y supervisión de Viena, se preparó un arroz (ella decía que para 24 personas, pero yo creo que habría comido de él perfectamente más de 30) con toda la profusión de verduras que se espera de las huertas de esta zona geográfica. El guante ya ha sido arrojado y ahora habrá que tratar de emular (lo de superar se va a poner difícil) este plato en futuras reuniones.

Los postres:

Lo malo de reunirse con blogueros culinarios es que antes o después llega este momento y luego la cintura lo acusa.
Los postres.
La lucha con la báscula quedó claramente perdida en el momento de los postres. Espero no haber omitido nada y, aunque algún nombre no sea el correcto, estas fueron las delicias que paladeamos:
  • Chocolatinas con nueces.
  • Morenitos.
  • Cupcakes con cobertura de crema tintada.
  • Galletas con chocolate y crema.
  • Pellas.
  • Bombones de higos rellenos de queso mascarpone y pistacho.
  • Tarta Bakewell de frambuesa (aportación de Lolah).
  • Alfajores argentinos (aportación de Claudia).
  • Galletas de palomitas de amaranto y miel (aportación de Apicius).
  • Tarta helada de chocolate blanco.
  • Peras al pippermint sobre crema de naranja.
  • Sorbete de higo chumbo (que no aparece en las fotos).
Que me perdonen y me corrijan a quienes no haya hecho justicia en el nombre del postre o no haya mencionado como aportadores de la elaboración. Con tanta oferta uno queda aturdido y, como no anda tomando notas, la memoria no trabaja con las garantías suficientes para hacer justicia a cada cual.

Los licores:

Tambien merece una cita destacada la sorpresa de Viena al ofrecernos unos deliciosos licores fríos de elaboración propia.
Los licores.
Para acompañar al café o mate (que también lo hubo), nuestra anfitriona nos ofreció licores de higo chumbo, limón y chocolate que ella misma elabora, y que mantiene a una temperatura tan fría que costó algo de trabajo que se fundiera el de chocolate, pese a la buena temperatura de la que gozamos todo el día.

Resumiendo:

Tengo que agradecer a Viena esta invitación, que en este momento me ha venido muy bien. Llevo arrastrando mi lesión en la planta del pie que no me deja hacer lo que yo quisiera y me mantiene encerrado en casa.
Tengo la suerte de contar a mi lado con Alicia, que estuvo encanta de acompañarme y hacer de chofer, para que pudiera ir hasta Alicante con comodidad.
Tengo el placer de haber entrado en este mundillo (insospechado para mí hace sólo un año) de los blogueros culinarios o gastronómicos. El primer encuentro con representantes destacados de este mundillo lo tuve en Granada (en la celebración de la feria Gastrotur) y he podido coincidir ahora con algunos de ellos conocer a unos cuantos más (lastima haber perdido la ocasión de estar en Nerja en la comida organizada por Begoña de Las recetas de Marichu y las mías).
Con todas esas circunstancias, no es raro poder haber disfrutado de un encuentro como el de ayer y ahora tener la esperanza de que volvamos a repetirlo en cualquier otro lugar de la geografía.
Por supuesto, hubo otros manjares en la mesa, que no corresponde a un vegetariano narrar. Seguro que habrá quien se encargue de hacer esa parte del relato. Lo mío era explicar cómo un vegetariano puede disfrutar en este tipo de eventos y creo que ha quedado claramente demostrado.
Gracias a todos y todas. Ya sabéis que en Murcia tenéis un sitio en el que siempre seréis bien recibidos. De momento hago votos por poder convocaros en plazo no muy largo para hacer una de estas reuniones en casa.
Lolah y yo con la anfitriona de la casa.
Viena nos ha puesto el listón muy alto. Sin intentar emularla, creo que el placer de volvernos a encontrar puede merecer la pena.
¡Muchas gracias, Viena, por abrirnos las puertas de tu casa y por ser tan estupenda anfitriona!

viernes, 9 de septiembre de 2011

Salmorejo caprese (Thermomix)

Salmorejo caprese

Comentario previo:

Ayer, en su blog El comidista, Mikel L. Iturriaga publicaba una receta de salmorejo con alguna peculiaridad, como la sustitución del vinagre por vino fino. En uno de los comentarios, El diletante hacía una referencia a modificar determinados ingredientes y hacer un salmorejo que homenajeara a la ensalada caprese.
Yo vengo publicando una serie de recetas con la referencia caprese como denominador común (bocata, empanada, ensalada, espagueti, frittata, pincho, pizza y tortilla). En todas ellas se encuentra esa mezcla de tres ingredientes básicos: tomate, queso mozzarella y albahaca.
Recogiendo, de un lado, la modificación que Mikel introduce (fino por vinagre) y asumiendo el reto de ese homenaje del salmorejo a "la caprese" que mencionaba El diletante, me atrevo a proponeos esta receta.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 750 g. de tomate en rama maduro.
  • 100 g. de molla de pan del día anterior (usé un trozo que me quedaba de la hogaza que hice).
  • 25 g. de hojas de albahaca fresca.
  • 30 ml. de vino fino.
  • 65 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal.
Como guarnición:
  • 125 g. de queso mozzarella.
  • 10 ó 12 hojas de albahaca fresca.
  • 1 tomate en rama maduro.

Pasos:

  1. Como paso previo, se pueden triturar los tomates y la albahaca en el vaso de la TMx (Thermomix), durante 30 segundos a velocidad 6, y pasarlos por el cestillo de la TMx o un colador. Esta operación no es imprescindible, ya que con la TMx, siguiendo los pasos que vienen a continuación, queda suficientemente fina la crema.
  2. Colocar todos los ingredientes, menos el AOVE, en el vaso de la TMx (habiendo remojado la molla de pan en el vino fino). Triturar durante al menos 2 minutos, subiendo la velocidad desde 6 hasta 10, progresivamente.
  3. Con el bocal sin tapar y a velocidad 5, ir vertiendo poco a poco el AOVE para que vaya emulsionando.
  4. Guardar en el frigorífico hasta que este bien frío.
  5. A la hora de servir: cortar la mozzarella y el tomate en daditos y la albahaca fresca en tiras, para ponerlas como guarnición.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Champiñones a la griega

Champiñones a la griega.

Comentario previo:

Hace unos días compré unos fabulosos champiñones con los que hice el gratén que os presenté el pasado lunes. Los que sobraron, un cuarto de kilo, estaban comenzando su proceso de degradación en el frigorífico, así que había decidido hacer un ellos unos champiñones al ajillo cuando se me cruzó la receta del día del amigo Apicius (La cocina paso a paso): Champis a la griega. La tentación era mucha, así que revisé mi alacena y el frigorífico y comprobé que disponía de todo lo necesario.
El resultado ha sido unos champiñones muy diferentes a los que había comido hasta ahora. Con el toque picante de la guindilla y el ácido del yogur. Melosos por la cebolla, dulces por las pasas y salados por las aceitunas. Hubiera sido mucho mejor disponer de unas aceitunas griegas, pero me tuve que conformar con unas cacereñas negras deshuesadas, que me encantan.
Yo los he acompañado con una ensalada de garbanzos y han sido mi comida de plato único para el día de hoy. Seguro que repetiré está receta.
Aquí os dejo los ingredientes y los pasos para su elaboración.

Ingredientes (para 1 ración):

  • 250 g. de champiñones.
  • 1 cebolla tierna.
  • 10 ó 12 aceitunas negras (usé cacereñas deshuesadas, pero seguro que las griegas le van mejor).
  • 1 cs (cucharada sopera) de pasas de corinto.
  • 1/2 yogur griego (75 g).
  • 1 guindilla encurtida (la que puse era muy grande, si son pequeñas mejor dos).
  • Pimienta negra molida.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal.

Pasos:

  1. Pelar y cortar la cebolla tierna en juliana.
  2. En una sartén con una cs de AOVE, poner a pochar (fuego 7 sobre 10) la cebolla, con un poco de sal.
  3. Limpiar y cortar en lonchas los champiñones.
  4. Cuando la cebolla comience a ponerse dorada, añadir los champiñones y salpimentar. Subir el fuego (9 sobre 10) hasta que comiencen a soltar agua. Bajar de nuevo el fuego (7 sobre 10).
  5. Cortar la guindilla en rodajitas y las aceitunas en rodajas gordas o por la mitad. Añadirlas, junto con las pasas, a la sartén. Remover.
  6. Cuando casi haya desaparecido el jugo que sueltan los champiñones, añadir el yogur, mezclando hasta que quede todo el champiñón impregnado. Listo para servir.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Pan de hogaza casero (Thermomix)

Pan de hogaza casero

Ingredientes (para un pan de 1 kg.):

Para elaborar la esponja (prefermento o poolish):
  • 50 g. de agua filtrada templada.
  • 2 sobres (11 g.) de levadura de panadero seca (o 50 g. de levadura fresca).
  • 1 cs (cucharada sopera, 10 g.) de azúcar (o miel o melaza).
  • 110 g. de harina de fuerza.
Para elaborar la masa:
  • La esponja con los ingredientes descritos antes.
  • 300 g. de agua filtrada templada.
  • 1 sobre (5,5 g.) de levadura de panadero seca (o 25 g. de levadura fresca).
  • 540 g. de harina de fuerza.
  • 1 cs de sal.

Pasos:

  1. Elaboración de la esponja: Disolver la levadura en el agua templada. Poner en el vaso de la TMx (Thermomix) junto con la harina y el azúcar. Amasar durante 15 segundos a velocidad 4. Quedará una masa suelta compuesta como de bolitas que, fácilmente, podemos aglutinar en una bola que pondremos en el fondo de un bol. Cubrimos la bola de masa con agua templada (que quede el agua un par de cm. por encima de la masa). Esperar unos 10 a 15 minutos hasta que la bola de masa se esponja y flota en el agua.
  2. Elaboración de la masa: Disolver la levadura en el agua templada. Ponerla en el vaso de la TMx junto con la esponja, la harina y la sal. Amasar durante 5 minutos, con vaso cerrado y velocidad espiga. Hacer una bola con la masa y colocarla en un recipiente suficientemente grande (la masa va a doblar con creces su tamaño) y que podamos tapar. Dejar reposar entre 1 y 2 horas (a mayor temperatura externa, menos tiempo). Cuando haya doblado el volumen la masa, la ponemos sobre una superficie enharinada y la amasamos en una bola, para dar la forma definitiva. En una bandeja de horno ponemos una hoja de papel de horno (o una alfombrilla de silicona) colocar la bola de masa y aplastarla un poco. Dejar reposar otros 15 a 30 minutos (según temperatura externa) hasta que vuelva a doblar tamaño la masa. Hacer unos cortes (por ejemplo, en forma de cuadrado) de como 1 cm. de profundidad en la superficie del pan. Ayudados de un colador, espolvoreamos harina en la superficie del pan.
  3. Horneado del pan: En horno precalentado a 220º y con un recipiente resistente al calor lleno de agua colocado sobre el piso del horno, colocar a media altura la bandeja con la masa. Hornear 20 minutos a 220º con calor arriba y abajo (y ventilador, si se dispone de él). Pasado este tiempo, bajar la temperatura a 190º y dejar horneando otros 20 minutos. Sacar del horno y dejar reposar sobre una rejilla durante unos 10 minutos.

Comentario:

Esta receta no la iba a subir (es del libro de la TMx "Imprescindible"), pero me la han pedido varias veces y para ahorrar tiempo la dejo aquí. Como siempre, tiene ligeras variaciones. La original, además de en el libro, la podéis encontrar en la web del Recetario Thermomix.
Como, en sentido estricto, no es un pan de masa madre, sino que está elaborado con lo que se denomina esponja, prefermento o poolish, he preferido no confundir y hablo de "hogaza casera", que creo se ajusta mejor.
Por supuesto, se puede elaborar sin la ayuda de la TMx, haciendo las fases de amasado a mano o con otra herramienta o máquina.
Lo que sí os puedo asegurar es que con este pan triunfáis. Por su presencia y por su sabor, no se creen que esté elaborado en casa. Se tarda rato en hacerlo (más de 2 horas es el tiempo mínimo que tardaréis y en invierno más de 3 o cerca de 4), pero la mayoría del tiempo está reposando la masa o en el horno. Así que, si estás haciendo otras cosas en la cocina, casi que ni te enteras de que has hecho un pan magnífico.

martes, 6 de septiembre de 2011

Magdalenas de nata

Magdalenas de nata.

Ingredientes (para unas 18 magdalenas*):

* En capsulas de 4 cm. de base.
  • 2 huevos (tamaño L).
  • 130 g. de azúcar.
  • 200 ml. de nata (use de la vegetal, para que Quique pudiera comerlas).
  • 50 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra) de sabor suave.
  • 300 g. de harina de repostería.
  • 1 sobre de levadura química o impulsor (9,9 g).
  • Azúcar y canela molida para espolvorear por encima.

Pasos:

  1. Precalentar el horno a 180º.
  2. Separa las yemas de las claras y poner éstas en un bol. Montarlas a punto de nieve y comenzar a añadir el resto de ingredientes, uno a uno, mientras seguimos batiendo con las varillas: el azúcar, las yemas, la nata, el aceite y, poco a poco, la harina mezclada con el impulsor. Si lo hacemos en TMx (Thermomix) poner la mariposa, batir a velocidad 3 e ir, del mismo modo, añadiendo los ingredientes comenzando con las claras.
  3. Colocar la masa en las cápsulas, no ocupando más de 2/3 partes de las mismas, para que pueda subir al hornearse. Antes de meterlas en el horno, espolvorear la superficie de la masa con azúcar y canela molida.
  4. Introducir en el horno durante 25 minutos a 180º, con calor arriba y abajo, con el aire puesto si se tuviera.
  5. Hacer la prueba de con una aguja pinchando en el centro de una magdalena (si la sale limpia ya está hecho), sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Comentario:

El culpable de que haya hecho estas magdalenas (yo no soy muy de repostería) ha sido mi hijo Rodrigo, que me las pidió con carita de hambre.
Son unas magdalenas muy sabrosas y con una molla muy fina, pero un tanto secas, por lo que son ideales para soparlas en el café con leche o acompañar con mermelada.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .