miércoles, 16 de mayo de 2012

Dorayaki

Dorayaki.

Comentario previo:

Este dulce se hizo famoso por ser la comida favorita de Doraemon, ese gato mágico de los dibujos animados que vino de Japón.
Doraemon comiendo dorayaki.
Los dorayaki son similares a los panqueques de la América Latina y a toda la familia de tortitas elaboradas a base de una masa dulce pasada por una plancha caliente. La elaboración de la masa es bien sencilla y la única complicación la podemos encontrar a la hora de pasarla por la plancha, que es cuando la tortita se nos puede romper o deshacer al darle la vuelta.
Es una receta muy apropiada para elaborarla con niños y que seguro les gustará ver el resultado. Una cosa importante, como se elabora con productos controlados y sin ningún tipo de aditamento especial ni extraño, estos dorayaki resultan mucho más convenientes para los niños que la pastelería industrial al uso.
Aprendí a hacer estos dorayaki con una cocinera japonesa, Ayako Anzai, en el I Curso de Cocina Japonesa que organizó la Escuela de Cocina de Puri Tafalla (Sabores de Viena).

Ingredientes (para 10 tortitas, 5 dorayaki):

  • 110 g. de harina de repostería.
  • 8 g. de impulsor químico ("levadura Royal o Potax").
  • 57 g. de azúcar.
  • 10 g. de miel.
  • 1 huevo (tamaño L).
  • 43 g. de aceite de girasol.
  • 66 g. de leche.

Pasos:

  1. En un cuenco poner el huevo y el azúcar y lo batir hasta que se disuelva el azúcar y el huevo comience a blanquear. Añadir la miel, el aceite y la leche y seguir batiendo hasta tenerlo todo integrado. Finalmente, añadir la harina y el impulsor pasados por un tamiz y batir bien hasta tener completamente formada una masa homogénea.
  2. En una sartén antiadherente caliente (fuego medio: 7 sobre 10) verter dos cucharadas de masa y esperar hasta que ver que en la superficie se forman pompas. 
  3. Este será el aviso para darle la vuelta a la tortita y dorar por el otro lado. Si no se van a comer de forma inmediata, es mejor ir dejándolas sobre trozos de papel vegetal de cocina, para evitar que se peguen unas a otras.

11 comentarios :

  1. Hola:
    Como me ha gustado esta entrada, hace dos días estaba mi hija viendo Doraemon y me dice 'mami yo quiero Dorayakis', así que cuando venga del cole, le enseño esta entrada, que ganas de ver su carita, y cuando tengamos una tarde libre habrá que probarlos.
    Muchísimas gracias por el blog.
    Un saludo
    Agus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Agus.
      A los míos, aunque son ya grandes, también les hacía mucha ilusión probar los famosos dorayaki de Doraemon, que tantas veces vieron en la tele.
      Aprovecho para felicitarte por tu recién estrenado blog (Lenjitas con arroz) del que ya soy el segundo seguidor. Espero que lo disfrutes, por lo menos, tanto como yo disfruto de éste.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  2. Carlos, no tenía ni idea de lo de Doraemo! Nosotros no podimos tener niños, bueno, los perdimos y no estamos tan al día. De todos modos debo reconocer que las tortitas son una delicia y una auténtica tentación. Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rous.
      La verdad es que Doraemon ha hecho furor entre los pequeños, pero a otros no tan pequeños también les ha gustado. El manga también ha tenido y tiene muchos adeptos de más de 18 años.
      En cualquier caso, es un dulce emparentado con otros que nos son más conocidos como las tortitas o los panqueques. La peculiaridad es que se presenta como un sandwich y el relleno original es como un puré a base de unas judías dulces (azuki).
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  3. Eh Carlos, eres genial, y estás sacándole todo el partido al curso de Ayako, además facilitándonos a todos los que estuvimos el hacer estas recetas..
    Tienen un colorcito estupendo, se nota que están en su punto. Una sugerencia, un día de estos pruebalas con salado, ensaladilla o algo así, que tenga un punto mayonesa, o un punto ácido. Están riquísimas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Viena.
      Es que hay que sacar partido a lo aprendido. Además, ya tenían ganas los chicos de probarlas y ha sido todo un éxito.
      Tomo buena nota de lo de probarlos con relleno salado. Viendo de ti seguro que deben estar fabulosos.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  4. Hummm ¡que bien! Buscaba la receta de la masa, que no sé porque rayos en muchos sitios la dan por sabida. ¡Graciaaas!

    Pero los "auténticos" no llevan crema de chocolate. Ya que eres vegetariano y estás abierto a probar cosas que el promedio de la población ni se plantea, ¿que tal si los pruebas con anko, el relleno tradicional (pasta dulce de judías azuki)? Mi hija ha llegado a desarrollar auténtica adicción ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Anna.
      Me alegra que te sea de utilidad la receta.
      Sí que las he probado con anko, el puré de azuki (puedes verlo en http://bit.ly/KFBo5b ), pero no son fáciles de conseguir estas judías dulces, así que hay que recurrir a lo más cercano y a mano.
      Incluso me han recomendado comerlos con relleno salado (p. ej. con ensaladilla con mayonesa). Estos preparados dan mucho de sí.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
    2. Hola Carlos,

      las judias azuki, sin preparar, pueden encontrarse en herboristerías y tiendas de productos naturales. Aquí en Valencia, concretamente las compro en Navarro.

      El proceso para elaborar el anko es algo laborioso, pero internet está lleno de recetas. No se si por unos cuantos dorayakis vale la pena el trabajo, aunque si te gusta lo suficiente como para hacerlo, se puede congelar en porciones. Yo uso las instrucciones de un blog vegano que se llama Wagashi- Maniac, (lo encontré buscando recetas para hacer dulces de la ceremonia del té ;-) ) Tiene dos tipos de pasta de judias rojas y uno de blancas.

      El anko ya preparado, pues sí, es complicado encontrarlo si no tienes alguna tienda de comida asiática a mano.

      Por cierto, dice aquí una compañera de trabajo que gracias por la receta de las medias noches de choco; que ha recuperado un sabor de su infancia y que el panadero de su barrio, cuando era peque, las hacia muy parecidas. ^___^

      Eliminar
    3. Gracias, Anna.
      Tomo buena nota de este comentario y de todas las recomendaciones que contiene.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .