domingo, 12 de agosto de 2012

Cerveza artesanal casera

En tres semanas puedes tener una cerveza artesanal como
ésta, elaborada en tu propia casa.

Tras mucho tiempo dudando en si me metía en la experiencia, que tanto me tentaba, de hacer mi propia cerveza artesanal casera, por fin de decidí ha llevarlo a cabo y ha resultado una experiencia exitosa y muy agradable. Nada es comparable al momento en el que pasa por la garganta el primer trago frío de tu propia cerveza.

Ya había visto como Apicius (de "La cocina paso a paso") o Viena (de "Los sabores de Viena") habían afrontado con éxito la experiencia. Ellos relatan su experiencia y allanan el camino con información y consejos para que uno se anime lo suficiente para hacer cerveza artesanal casera.

Como ellos, recurrí a comprar un equipo de iniciación en la Web Cervezas del Mundo. Por unos 100€ te facilitan todo el material e ingredientes necesarios para hacer cerveza, incluyendo unas detalladas instrucciones de todo el proceso. En este kit te proveen de la malta en concentrado. No ves los granos, sino un líquido espeso (como la miel) con el que no es necesario afrontar los primeros pasos de la elaboración (germinado del grano, malteado, molturado y cocción de la malta). Directamente se mete uno en la cocción del mosto. Esto encarece el producto, pero lo facilita y ahorra a la casa los olores de la cocción del grano. Con el tiempo, yo también quisiera llevar a cabo estos procesos, pero primero seguiré entrenándome con estos concentrados.

Dos cosas tengo muy claras tras la experiencia: pienso seguir haciendo cerveza artesanal casera, ya que me ha resultado una experiencia sencilla y muy gratificante; pero no pienso hacerla más en verano, hay que buscar momentos en los que la temperatura diurna no supere los 24 grados para no amargarse (lo comprenderéis en el relato).

Como podía hacerse demasiado extenso, he pensado contaros el detalle de mi experiencia en forma gráfica, con fotos en cuyo pie va detallándose el proceso.

Espero que os guste y que sirva para que alguien más se anime a realizar su propia cerveza artesana en casa.

Cocción del mosto:

El primer día (1 de julio) dedicamos unas dos o tres horas para hacer el proceso de cocción del  mosto y dejarlo preparado en el cubo de fermentación.
Estos son los materiales que vamos a utilizar:
  • Cubo de fermentación, con su tapa y su grifo.
  • Bote de peroxidtaro (desinfectante).
  • Olla de acero inoxidable de unos 8 a 10 litros.
  • Cuchara de palo con mango largo.
  • Vaso de cristal.
  • Termómetro.
  • Densímetro, con su probeta.
  • Válvula de fermentación con su junta de goma.
  • Paleta oxigenadora.
  • Kit de ingredientes malta (2 botes), lúpulo (bolsa de tela
    y levadura (bolsita plateada.
Ante todo, hay que hacer todo el proceso con la máxima
limpieza. Ponemos el grifo a nuestro cubo de fermentación,
lo llenamos con 10 litros de agua y 10 cucharaditas de
peroxidrato y ponemos todas la herramientas que vamos
a usar a desinfectar durante unos 5 minutos (la probeta y el
densímetro no hace falta desinfectarlos).
Comienza la elaboración. Ponemos 5 litros de agua filtrada
en la olla y los calentamos hasta hervir. Reservamos la
mitad del agua caliente. Calentamos los botes de malta (bajo
 el chorro de agua caliente o al baño maría), los abrimos y
vertemos el contenido en la olla. Removemos bien para que
la malta quede bien disuelta en el agua. No parar de remover
para que el mosto no se pegue al fondo.
La mitad del agua caliente reservada la vertemos en los
botes de malta vacíos, pare rebañar los restos.
En uno de ellos ponemos la bolsita de lúpulo y dejarla
infusionar durante unos 15 minutos. Retirar la bolsa de
lúpulo y añadir el líquido a la olla.
Mientras termina la cocción, activamos la levadura.
Hervimos 20 cl. de agua durane 15 minutos. La ponemos
en el vaso de cristal y la dejamos enfriar, hasta que está
a una temperatura inferior a 27 grados. Agregamos la
levadura, removemos, tapamos el vaso y lo dejamos
reposar 15 minutos para que se active la levadura.
El momento del enfriado del mosto es el más crítico, ya que
se nos puede contaminar con microorganismos. Por ello hay
que tratar de bajar la temperatura del mosto hirviendo a
unos 25º en menos de 20 minutos. Hay distintas maneras de
hacerlo. Yo lo hice en unos 12 minutos llenando mi gran
fregadero con agua y cubitos de hielo. Metí la olla
(procurando que no entrara en el mosto ni una gota del
agua del fregadero) y removiendo el contenido hasta que
conseguí que bajara la temperatura hasta lo deseados 24º.
Es el momento de añadir al mosto la levadura, que ya
tendremos activada. Importante no añadir la levadura si la
temperatura del mosto no está por debajo de 27º, ya que
podemos acabar con ella.
Ponemos 10 litros de agua filtrada en el cubo de
fermentación (que está desinfectado porque en él hemos
desinfectado los instrumentos). Vertemos el mosto sobre
este agua, dejándolo caer desde cierta altura para que se
vaya aireando.
Removemos bien con la paleta oxigenadora y terminamos
de rellenar el cubo, con agua filtrada, hasta la marca de
23 litros. Siempre removiendo el mosto para que se
oxigene bien.
Rellenamos la probeta con una muestra del mosto y
sumergimos en ella el densímetro. Cuando estabiliza su
flotación debe marcar 1040 (marca 40 en la columna
 "wine or beer"), como valor de la densidad original (DO).
En mi caso marcó exactamente 1040, aunque no importa si
marca un poco más (hasta 1050).
Tapamos el cubo de fermentación. Colocamos la junta de
goma en el agujero de la tapa. Ponemos la válvula de
fermentación (con un poco de agua y un poco de
desinfectante). Ubicamos el cubo en un lugar donde
vaya tener una temperatura entre los 18º y los 24º
durante el periodo de fermentación. Y a esperar.

Fermentación:

Durante el periodo de fermentación (6 días) no hice ninguna foto, ya que no me atreví a destapar el cubo para ir viendo y guardando testimonio gráfico del aspecto del mosto durante el proceso. Fue un poco complicada esta etapa, ya que con el mes de julio tan caluroso que hemos tenido en Murcia, conseguir que el mosto permaneciera por debajo de los 24º suponía tener el salón de casa con el aire acondicionado a toda marcha durante las 24 horas del día. Si Alicia y los chicos no me echaron de casa en ese momento es porque son unos benditos.

Estuve sufriendo todos esos días, ya que pensé que se me echaría a perder el mosto por exceso de temperatura, ya que en un despiste quedó una noche apagado el aire acondicionado en el salón y se le sometió a más grados de los deseados durante un tiempo.

Según las instrucciones debería haber estado notando un borboteo, incluso algún silbido de la válvula de fermentación a partir del segundo día. Si vi algunas pompas que se producían en el agua que contenía la válvula, pero no hubo borboteo ni silbido. Mal presagio, pero había que contenerse.

Trasvase de la cerveza y embotellado:

Pasados 6 días y ya que no se veía actividad en forma de borboteo en el válvula, procedí a llevar a cabo la toma de densidad para ver si se podía comenzar con la actividad del segundo día (7 de julio).
La densidad final (DF), aunque se aprecia muy mal en la
foto por culpa de la pasta de la probeta, era de 1008. Para
proceder al trasvase y embotellado debía de estar entre 1005
y 1014, así que la densidad era correcta. Aplicando la
fórmula para saber el porcentaje de alcohol da: 4,2%.
Fórmula: (DO - DF) / 1000 * 131
(1040 -1008) / 1000 * 131 =  0,032 * 131 = 4 ,2
Para llevar a cabo el trasvase y embotellado del mosto
fermentado, necesitamos los siguientes materiales:
  • Cubo de embotellado, con su grifo.
  • Tubo flexible para trasvasar el líquido.
  • Paleta oxigenadora.
  • Cepillo para limpiar las botellas.
  • Botellas.
  • Tubo rígido con válvula especial para llenado de
    las botellas.
  • Chapas sin usar.
  • Maquina de palanca para cerrar chapas.
Muy importante mantener la limpieza y desinfección de
todo el material. Ponemos en el cubo de embotellado 10 l.
de agua con 10 cucharaditas de peroxidrato y metemos todo
el material durante 5 minutos. No tiramos el agua que la
vamos usar para desinfectar las botellas.
Limpiar las botellas, ayudándonos con el cepillo para lavar
el interior.
Enjuagamos bien las botellas, con abundante agua, para que
no queden restos de detergente en el interior.
Llenamos cada botella limpia con agua del cubo de
embotellado, que tenía desinfectante. Las dejamos reposar
5 minutos y devolvemos el agua al cubo para desinfectar otra
tanda.
Con todo el material limpio y desinfectado, procedemos a
trasvasar el mosto fermentado del cubo de fermentación al
de embotellado. Quitamos la tapa del cubo de fermentación,
ponemos la goma flexible en su grifo y metemos el otro
extremo del tubo en el fondo del cubo de embotellado
(ahora no queremos que se oxigene el líquido). Procuramos
que los restos de la levadura no pasen al cubo de
embotellado.
Para acelerar el proceso de creación del CO2, añadimos al
mosto fermentado un almíbar hecho con 250 cc de agua y
125 g.de azúcar.
Removemos cuidadosamente con la paleta oxigenadora (que
tenemos limpia y desinfectada, para que el almíbar se
disuelva para no removamos los posibles sedimentos del
fondo. En este momento se debe tomar otra medición de
la densidad final, para asegurarnos que su valor está en una
cifra correcta. En este caso se confirmó una DF de 1008.
Colocamos en alto el cubo de embotellado,
un extremo del tubo flexible lo ponemos en
el grifo y en el otro insertamos el tubo
rígido con la válvula de embotellado.
Abrimos el grifo y metemos el tubo rígido
hasta el fondo de la botella, de forma que se
presione el botón de apertura de la válvula
y comience a correr el líquido llenando la
botella. Llenar hasta el borde y al sacar el
tubo rígido quedará justo el cuello de la
botella sin llenar.
Colocamos una chapa sobre la boca de la botella y, con la
máquina de palanca cerramos la chapa.
Esta fue la primera botella que fue llenada y se cerró con su
chapa. 
Detrás vieron más. En total fueron: 60 botellas de 33 cl. y
7 de 25 cl. En el cubo quedó un poco de líquido con
bastante poso (calculo que sería entre medio y un litro).
Ahora toca dejarlas en un lugar tranquilo, sin mucha luz y
con una temperatura de unos 20º a 23º (a seguir tirando de
aire acondicionado), durante 14 días, por lo menos.
A propósito de las botellas, yo compré 60 botellas de cristal resistente. En las instrucciones, aconsejan no embotellar en botellas no retornables, como las que compramos en los supermercados. Sólo usar botellas que estén preparadas para volverse a rellenar, ya que tienen un vidrio más resistente que garantiza que no se revienten en la fermentación. Yo no tenía suficientes botellas de buen vidrio, así que me arriesgué a llenar 7 botellas no retornables de 25 cl. No he tenido ningún problema, pero parece (por lo que he leído en algunos foros) que sí que puede haberlos. Así que no recomiendo esta práctica. 

Etiquetado y cata:

Tras dos semanas fermentando en botella, llega el momento
de etiquetar y poner al frío las primeras botellas con las que
hacer la cata. Mi hijo Rodrigo diseñó las etiquetas, aunque
tuvo que ajustarse a algunos requerimientos por mi parte
para no salirse del presupuesto. En todo caso, hizo un
magnífico trabajo, como siempre. A él también se debe la
denominación Ceg's (de Carlos Egea García), con la
especificación del tipo Linthwaite y la fecha de envasado:
Ceg's Linthwaite Julio 2012
Con las primeras botellas a una temperatura de 7º,
procedimos a la primera cata. El sonido del gas saliendo de
la botella en el momento de levantar la chapa fue un buen
augurio. Formó una capa de espuma blanca, consistente
pero no demasiado permanente. Color ámbar en la cerveza,
tubio (esta cerveza no se ha clarificado) y con una capa alta.
El aroma es a cereales, panadería y fermentos ("un olor muy
cervecero" en palabras de mi amigo Pablo), agradable y
penetrante. El paso por boca es muy fácil, ya que su color
turbio sugiere que vaya a tener más cuerpo del que se le
aprecia. Notas amargas y algo ácidas, aunque se relatan
algunos toque metálico no muy agradable en el
retrogusto. En toco caso, las opiniones recogidas entre las
personas que la cataron fueron muy positivas (incluso con
alguna muestra de cierta sorpresa por lo agradable y
"bebible" que resulta).
Tabla de colores de los distintos tipos de cerveza con las
escalas de color SRM y EBC. El color de la Ceg's Linthwaite
de Julio 2012 está en torno a un SRM10 ó EBC 20.
La primera cerveza Ceg's Linthwaite Julio 2012 que tiramos
tenía este buen aspecto, que quedó refrendado tras el
momento de la cata.
Un producción muy pequeña (menos de 22 litros), pero una
gran satisfacción. Así de contento estaba en el momento de
terminar el etiquetado de esta primera serie.
Cuando bajen las temperaturas llegarán nuevas experiencias,
tanto por este procedimiento como afrontando la cocción de
la cebada malteada, incluso su malteado y molturación (si
llega el caso).

Más información sobre la cerveza y su elaboración:

Algunos de los principales enlaces que he utilizado para aprender cosas sobre el mundo de la cerveza y el procedimiento de su elaboración los puedes encontrar en: http://delicious.com/carlosegea/cerveza

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.

28 comentarios :

  1. Mi hijo, en Inglaterra, la fabrica a menudo y siempre que voy para allá. Yo todavía no me he atrevido con ella, aunque me haya animado Apicio.
    Quizá este otoño, mi bodega tiene las condiciones idóneas de temperatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valdomicer.
      Ciertamente, en lugares como Inglaterra tienen más costumbre de elaborar en casa cerveza artesanal. Supongo que la temperatura más baja favorece que en tierras más frías tengan menos dificultades que por aquí.
      Al igual que Apicio, te animo a que emprendas la tarea de hacerte tu cerveza. Seguro que cuando la bebas estarás la mar de contento. Además, si dispones de un sitio con condiciones idóneas de temperatura, como tu bodega, razón de más para no dejarlo de hacer.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  2. ¡Qué trabajo! De todos modos, me imagino que la satisfacción de poder probar el producto final y que este haya salido bien debe inmensa. Me parece una auténtica maravilla emprender esta tarea y seguir adelante. A mí se me hace un mundo y sólo de pensarlo, me canso. ¡Mi reconocimiento y felicitaciones!
    Besos y feliz semana.
    http://comerespecial.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosy.
      Realmente parece mucho trabajo, pero lleva en total una 6 horas (tres el día de la cocción y otras 3 en el momento del trasvase y embotellado). El resto del tiempo, hasta los 21 días (más o menos) es sólo dejar que las levaduras vayan haciendo su trabajo y fermentando la cerveza.
      De verdad que no es algo pesado y que la satisfacción de beber y compartir con los amigos tu propia cerveza es algo que no tiene precio.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  3. Tío, eres un máquina. Que currazo (aunque supongo que tambien, que gustazo). Yo hace tiempo que vengo dandole vueltas a lo de la cerveza, pero de meomento me conformo con hacer conserva con los tomates que me da mi cuñao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, alvarhillo.
      La verdad es que no es tanto trabajo como paciencia. El proceso no se lleva más de 6 horas de trabajo. Pero, eso sí, un mínimo de tres semanas de espera.
      De verdad que te animo a que hagas tu cerveza, que ya verás el gustazo que da.
      Buenas ideas las tuyas para conservar tomates. Dile a tu cuñao que, si le sobran tomates, aquí está uno deseoso de consumirlos.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  4. Perfecto tu trabajo Carlos.
    Dices que la espuma te ha salido poco persistente, me da la sensación que la has madurado poco, pero quien no prueba sus cervezas lo antes posible, veras como mejoran tus cervezas con el tiempo. Yo tengo algunas botellas, que las llamo gran reserva, con más de un año.
    Todo el proceso lo has explicado perfectamente y esta entrada va a ser una referencia en el mundo cervecero artesanal.
    En Septiembre comenzaré a hacer una partida de cervezas, una de mis variedades que la denomino eco-beer, la haré partiendo del grano de cebada, germinación, tostado, molido etc. etc. Otras serán con maltas en grano compradas.
    Enhorabuena por el buen trabjo realizado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Apicius.
      La verdad es que las últimas que he he abierto se están comportando mejor en ese aspecto de la espuma. Efectivamente, no aguanté ni un día más de las tres semanas fijadas para abrir mi primera cerveza artesanal casera (¡lo estaba deseando!), así que es muy posible que le faltara un poco de madurez.
      Yo también he reservado unas pocas para que me duren unos cuantos meses y comprobar como evolucionan en botella (las he guardado en una vinoteca, con una temperatura entre 16 y 17 grados.
      En lo de la elaboración, yo voy todavía por la lección primera. Tengo la intención de seguir progresando y elaborar nuevas series, con grano 100%. Lo de germinar, secar, maltear y molturar, será para más adelante. Eso sí: no pienso elaborar más cerveza hasta que baje un poco el calor. Con temperaturas por encima de 40º, casi a diario, es imposible disponer de un sitio en casa donde dejar fermentar con garantías el mosto.
      Gracias por tus ánimos y la buena valoración. Espero que tenga la posibilidad de darte a probar mi cerveza. El momento que probé la tuya y ver que Viena también se había animado a elaborarla, creo que han sido los motivos principales por los que yo me decidí a abordar la experiencia.
      Espero seguir contando más cosas sobre este tema, aunque en la Web he descubierto una gran cantidad de documentación y de información sobre experiencias de este tipo.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  5. Buena y detallada tu información!
    Buen trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luís.
      Me alegra que te guste esta entrada y espero que, de alguna manera, te pueda ser de utilidad.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  6. Me ha llegado por correo electrónico el siguiente comentario de Viena (Sabores de Viena) a este post, pero no ha aparecido publicado. Ya ha sucedido con ella y con algún otro lector que no aparezcan sus comentarios, pero es lo que tiene disfrutar de un servicio de blog gratuito. Lamento los inconveniente y trataré de dar solución, en la medida de lo posible.

    Este es el comentario de Viena:

    Enhorabuena Carlos, veo que por fin te has animado y el resultado ha sido, por supuesto bueno.

    Yo ya he hecho mi segunda tanda, esta vez de una cerveza más fuerte, con carácter, una indian pale que está ahora mismo embotellada en sus primeras semanas. Estoy de acuerdo contigo en las dificultades con las temperaturas, por ejemplo, la primera que hice, estuvo fermentando con regularidad de libro durante tres o cuatro días, sin embargo, esta que he hecho ahora, fermentó a lo bestia un día, tanto que se salía la espuma por la válvula y todo, tuve que limpiar varias veces. Luego paró la fermentación y nada más. Yo no controlé tanto la temperatura con aire acondicionado. Hice una primera cata ayer y no está mal, aunque sea porque está de tres semanas o porque esta es otra cerveza, me gustó más la primera. De aquella, ya sólo quedan media docena de botellas para guardar, como dice Apicius, gran reserva.

    Me alegro de que te hayas animado, esto es una experiencia muy chula, y a mi, todo lo que sea hacernos nuestras propias cosas en casa: pan, quesos, cerveza... Me parece de lo más.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Viena.

      De nuevo tus comentarios no aparecen en mi blog. No he cambiado nada recientemente, así que tengo que atribuirlo a los fantasmas de la red y esperar que pronto se solucionen. Afortunadamente, si me llegan los comentarios a mi correo electrónico, así que puedo publicarlos yo y después contestarte ;-))

      Tu tienes gran parte de la culpa (a pachas con Apicius) de que me haya aventurado a hacer mi propia cerveza artesanal. Después de ver lo bien que te había salido y lo fácil que lo ponías, no he tenido más remedio que ponerme manos a la obra. Eso sí, la próxima serie la dejo para cuando baje un poco el calor, que así no hay manera de hacer una correcta fermentación, sin matar a la familia de frío y gastarse una pasta en aire acondicionado.

      Esta primera cerveza me ha gustado mucho. Tiene el cuerpo suficiente, sin se una cerveza muy "cargante". Seguramente la repetiré, pero también quiero buscar nuevos sabores. Además, me gustaría adentrarme en la parte de cocer la malta, incluso de fermentar y maltear la cebada. Pero eso irá ocurriendo paso a paso. No quiero ir más allá de mis propias posibilidades.

      Sobre lo que dices del gusto que da elaborar cosas como pan, queso, cerveza... en casa, suscribo plenamente tu opinión. Estos días he andado medio desconectado, pero sí que he estado haciendo cosas en la cocina, que poco a poco irán apareciendo. Entre ellas están la elaboración de ñoquis caseros, el encurtido de alcaparrones, hacer leche de soja y tofu en casa o fabricar salchichas veganas. Son cosas que no se deben perder y que espero que los que vienen tras nosotros tengan la capacidad de apreciar y de incorporar a sus rutinas.

      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  7. Realmente increíble esta entrada Carlos. De lo mejor y mas interesante que he visto últimamente por la blogosfera.
    Además perfectamente explicado y con ilustración de todo el proceso paso por paso.

    Creo que me voy a animar y hacerme con un kit completo para liarme yo también la manta a la cabeza (eso si esperaré a que bajen las temperaturas, porque si tengo a mi mujer y los peques todo el día con el aire acondicionado, me echan de casa jejeje...)

    No estaría de mas que fueses actualizando esta entrada de vez en cuando para ver que tal les sienta el paso del tiempo a las cervezas.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ficus.
      Desde luego, te animo a hacer tu propia cerveza artesanal casera. Parece mucho más lioso hacerla de lo que realmente es. Requiere poco más de 6 horas, y el resto es vigilar un poco mientras va fermentando.
      Habrá más información sobre la evolución de esta primera serie. Tengo guardadas las pocas botellas que quedan en distintas condiciones (unas en una vinoteca, otras en el frigorífico y otras a temperatura ambiente de casa). De momento han pasado un par de meses y hasta navidades quisiera no tocarlas, para ver que evolución han tenido.
      Las que se han ido consumiendo en estos días han mostrado una homogeneidad notable. Sólo una, al abrirla, mostró que había perdido presión, posiblemente por tener la chapa mal colocada. El resto se ha comportado igual y ha recibido una apreciación favorable por parte de toda la gente que las ha probado.
      A ver si te animas (cuando la temperatura no sea tan alta) y nos cuentas tu experiencia.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  8. Estimado amigo, tengo unas preguntas, ¿Durante el proceso de fermentación no notaste la capa de espuma en el mosto?, ¿Dime si durante esta etapa el airlock burbujeo como debía?, ¿Esos sabores a ácido y a metálico se deberán a una posible contaminación con bacterias salvajes?. Espero sus respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, frastank.
      Trataré de responder a tus preguntas lo mejor posible:
      - Sobre si noté espuma en el mosto: sí que hubo espuma en los dos primeros días. No llegó a estar estabilizada y quedó como residuo en la fase de envasado.
      - El airlock burbujeo poco. Esperaba que fuera más sonoro, pero fue un burbujeo fino y constante, pero muy lento.
      - Podría ser que los sabores ácidos y metálicos tuvieran un origen en bacterias salvajes. No tengo un diagnóstico claro del por qué, pero me temo que el calor que hacía influyó algo en esto. En cualquier caso, con el paso del tiempo, ese sabor ha ido suavizándose y en las últimas botellas que he abierto ya casi no se nota.
      Gracias por tu interés y espero haber dado cumplida respuesta a lo que me preguntabas.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  9. Enhorabuena por la birra, tiene muy buena pinta.

    Hoy hace seis días que tengo la misma cerveza que hiciste tu fermentando y al cuarto dia la temperatura bajo basnte (17º), ayer por la noche la densidad era de 1018 al igual que anteayer y decidi remover la levadura del fondo porque apenas burbujeaba. Al poco tiempo empezo a burbujear con bastante continuidad y de momento sigue. Ya te comentaré como acaba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joan.
      Espero que a ti te salga igual de buena o más que a mí. Este tiempo es mejor para hacer la cerveza que con los calores de julio, cuando yo me aventuré a hacer mi primera tanda. Ahora estoy con la segunda a punto de inciarla.
      ¡Suerte con la tuya! Y ya contarás.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
    2. Pues si, despues de unos meses la hemos probado y está riquisima, eso dicen los que la han probado. Voy ha probar con una de Abadia.
      De donde sacaste esas etiquetas tan chulas?
      Saludos des Palma

      Eliminar
    3. Gracias, Joan.
      Me alegra que te saliera bien. A ver que tal te sale la de abadía.
      Yo he vuelto a hacer la misma y tengo material para hacer una lager. Ya contaré.
      Las etiquetas las diseño mi hijo Rodrigo (http://www.estudiogodzilla.es/). Se te han gustado esas, ya verás las que ha hecho para la nueva tanda. Atento que colgaré una foto en este blog.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  10. Hola
    Hace mucho tiempo estaba buscando la forma de hacer cerveza artesanal, para compartirla con mis amigos, familiares e inclusive emprender un negocio en este ámbito. Me encontré esta página www.Industria-facil.com/curso en donde aprendí el proceso de la cerveza y como llevarlo acabo, ahora tengo mi propio negocio de cerveza artesanal y me ha ido bastante bien. Espero que les sirva mi dato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, vanessa arias, por compartir con nosotros tu experiencia.
      Yo no aspiro a entrar en el negocio. Me limito a producir para mi propio consumo. Pero seguro que el dato es útil para otra gente.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  11. Hola Carlos ha dado la casulaidad de que leyendo hoy a Iturriaga (aka. El Comidista) en su artículo sobre la cerveza artesanal y buscando después referencias en internet me he topado con tu entrada. Yo estoy muy interesado en este tema y me tranquiliza saber que hay alguien al que en un futuro le puedo preguntar las dudas. Tu cerveza tiene un aspecto increíble y está muy bien explicado todo el proceso.Me mola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pablo.
      Ya estuvimos hablando del tema cervezas artesanales en la comida de la quedada. A Javi (el de Noelia, Pío Recetas) le interesó mucho y está dispuesto a aprender cómo hacerlas. La verdad es que es bien sencillo y no se precisan más que unas cuantas cosas, que hoy te venden en Internet por menos de 100€. Luego es cuestión de un poco de paciencia, ya que se tarda entre 3 y 4 semanas en tener la cerveza suficientemente fermentada.
      Ahora mismo tengo mi segunda tanda ya dispuesta y voy a empezar con una tercera, pero de una variedad distinta. Si te animas a probarla me lo dices y quedamos para degustarla.
      Ya me dices.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.com

      Eliminar
  12. Hola Carlos:
    Mi nombre es Antonio Rdriguez.
    Felicidades por tu grata experiencia. Yo voy a lanzarme ya ha hacer uno de esos kits que vienen con el kit de iniciacion siguiendo la secuencia tuya que has publicado. Tambien quería pregunatrte si hay aqui en Murcia alguna tienda física donde te vendas los productos naturales: cebada, levadura, lúpulo, etc. Si por cuestiones de propaganda no quieres contestar a esa pregunta por aqui puedes enviarmela a sdarh@hotmail.com. Gracias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Antonio.
      Lamentáblemente no conozco que en Murcia alguien disponga de los productos necesarios para elaborar la cerveza. Yo siempre recurro a internet.
      Saludos agradecidos por tus comentarios.
      Carlos, de Vegetal... y tal.

      Eliminar
  13. Gracias Carlos. si me entero de algo al respecto ya te diré algo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hace ya algún tiempo que hago cerveza en casa y en la medida de lo posible, intento divulgar información al respecto en internet. Afortunadamente cada vez hay más posts como el tuyo. Muy bien explicado Carlos. Gracias!

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .