jueves, 1 de noviembre de 2012

Boniatos en dulce

Boniatos en dulce.

Comentario previo:

En la red (sobre todo en twitrer) ha corrido la iniciativa de recuperar recetas tradicionales de estas fechas otoñales, con motivo del día de todos los santos (1 de noviembre) y, creo yo, que como reacción a esa "invasión" de halloween que año a año gana adeptos. Con esta receta sumo mi granito de arena y el deseo de que ciertas tradiciones propias no caigan en el olvido arrastrada por las tradiciones ajenas.

Con la llegada del otoño en toda Murcia surgen los frutos de temporada y los postres que con ellos se pueden confeccionar ya sea el arrope y calabazate, el pan de higo con almendras, el guirlache, la carne de membrillo o los boniatos asados o confitados. El origen del boniato en dulce, con el que la diócesis de Cartagena celebra al patrón murciano, San Fulgencio (16 de enero), y que es degustado en el patio del obispado en invitación pública. Se remonta a épocas de carestía en las que, para hacer más llevadera la ausencia de manjares durante las fiestas en el seminario, se convidaba a los seminaristas a este boniato confitado que, al contrario que el asado, puede guardarse como una semiconserva. (adaptado de https://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,543,m,1216&r=ReP-15830-DETALLE_REPORTAJES).

La preparación de este modesto dulce es sencilla, pero hay que tener algunas cosas en cuenta. La cocción de los boniatos tiene que ajustarse al tamaño de éstos: a mayor tamaño más tiempo de cocción. Pero es recomendable elegir ejemplares no muy grandes (de unos 200 g.) para que la cocción sea uniforme y nos quede el centro duro y el exterior deshecho. Deben quedar cocidos pero duros, para que no se nos deshagan en el momento de agregarlos al almíbar.

El almíbar debe ser más bien flojo. O sea, la proporción de agua debe ser de 1 a 3 con el azúcar. Si espesa demasiado corremos el riesgo que se "apelotone" con los boniatos. Se aromatiza el almíbar con canela y limón, pero también se le puede añadir algo de vino dulce, según los gustos.

Se puede tomar caliente o frío y se puede conservar envasado durante meses.

Ingredientes:

Ingredientes para los Boniatos en dulce.
  • 1 kg. de boniatos (del un tamaño similar).
  • 750 g. azúcar.
  • 250 ml. de agua filtrada.
  • 1 rama de canela.
  • La piel de un limón.
  • Agua para cocción de los boniatos.

Pasos:

  1. Limpiar bien el exterior de los boniatos (para que no queden restos de tierra) y ponerlos a cocer en la olla exprés unos 8 a 10 minutos (o en olla tradicional unos 15 a 20 minutos).
  2. Cocer los boniatos.
  3. Una vez cocidos los boniatos, dejar escurrir y enfriar para que se puedan pelar.
  4. Escurrir y enfriar los boniatos.
  5. Mientras tanto, hacer el almíbar colocando el azúcar, al agua, la rama de canela y la piel de limón (sin la parte blanca). Cocer hasta que se quede el líquido transparente.
  6. Hacer el almíbar.
  7. Pelar los boniatos (la piel se soltará fácilmente una vez cocidos) y agregarlos al almíbar. Dejamos cocer durante 5 minutos y ya podremos servirlos para comer o guardarlos en tarros esterilizados, para conservarlos.
  8. Agregar los boniatos al almíbar.

6 comentarios :

  1. Que ricos, los suelo comer asados al horno pero probare tu receta...bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nuria.
      A ver si te animas a hacerlos y nos cuentas como te han salido.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  2. No me hubiera imaginado esta receta, me ha gustado mucho.
    Ahora viene una reflexión. Comparto la idea de recuperar tradiciones y evitar que se pierdan compartiendo recetas tradicionales de esta época, pero no es cierto que halloween no sea nuestro (bueno, el nombre no es nuestro, eso es cierto). Pertenece a una herencia cultural celta y vinculada a todos los pueblos que durante siglos tuvieron contacto con Irlanda, Bretaña o el interior de Alemania.
    Mi familia paterna es asturiana y en las aldeas del interior mi padre y mis abuelos me contaban como en la noche del 31 de octubre las entradas de los pueblos se adornaban con calabazas recortadas con velas en el interior, se hacían hogueras y los niños jugaban por la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Capitán Rábano.
      Yo estoy de acuerdo con importar todo lo que sean fiestas. Me gustan las fiestas y las tradiciones, pero no me gusta que por llegar unas se olviden otras. La llegada del otoño siempre ha sido muy celebrada y con unas manifestaciones culinarias muy potentes. No nos olvidemos de ellas.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal.
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  3. Uhmmm! Carlos, hace mil años que no pruebo los boniatos así, y mi madre solía hacerlos cuando yo era pequeña...un lujo!

    Pasate por mi blog, he organizado una kedada bloguera y me encantaría que vinieras.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana.
      Me alegra mucho que estos boniatos te traigan recuerdos familiares. Son sabores que no quisiera que se perdieran y, aunque ya sé que andan sobrados de calorías, trato de transmitirlos a futuras generaciones.
      Me gustaría mucho asistir a esa kedada almeriense. A ver si cuadro con la agenda familiar, ya que la tengo muy completa. Si no recuerdo mal, ese sábado tengo una comida programada y tendría que ver como lo arreglo.
      Ya te digo algo.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .