domingo, 9 de diciembre de 2012

Crema de guisantes con mousse de níscalos

Crema de guisantes con mousse de níscalos.

Comentario previo:

Han llegado los primeros guisantes frescos a los puestos del mercado. Ya tenía gana de verlos aparecer, sobre todo para comerlos en crudo, que es como más me gustan. Pero también para hacer algunas preparaciones que tenía pendientes, como esta crema de guisantes.

Se trata de una preparación sencilla, pero que yo he complicado un poco con el acompañamiento de una mousse de níscalos. La crema se podría tomar sola o con el acompañamiento de algunos tropezones sencillos (picatostes de pan, huevo cocido y troceado, etc.) Pero yo tenía en la cabeza el hacer esta mousse con nata montada y níscalos, que sabía no me defraudaría.

Por lo demás, poco misterio. Se puede tomar la crema tanto caliente, como templada o fría. Eso sí, la mousse siempre se toma en frío.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 200 g. de guisantes frescos desgranados (también se podrían usar congelados).
  • 75 g. de patata.
  • 50 g. de cebolla tierna (o puerro o chalota).
  • 400 ml. de caldo vegetal (yo usé mi concentrado para caldo vegetal).
  • 1 c/s (cuchara sopera) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal marina.
Para la mousse:
  • 100 ml. de nata líquida para montar.
  • 100 g. de níscalos.
  • AOVE.
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
  • Ajo en polvo.

Pasos:

  1. Limpiar los níscalos y trocearlos en daditos pequeños (de como medio centímetro de lado). A fuego suave, en una sartén caliente con un poco de AOVE, se fríen hasta que queden crujientes. Reservar.
  2. En un cazo, calentar el aceite y añadir la cebolla limpia y picada. Saltearla hasta que comienza a transparentar (no queremos que se dore).
  3. Añadir la patata pelada y cortada en dados pequeños (de 1 cm. de lado). Saltear sin que se tuesten.
  4. Agregar los guisantes desgrasados y también saltearlos ligeramente.
  5. Verter en el cazo el caldo vegetal y salar al gusto. Dejar cocer unos 10 minutos (la patata deberá estar blanda).
  6. Mientras se cuece, preparamos la mousse montando la nata líquida (que tendremos bien fría). La salpimentamos y le ponemos el ajo en polvo y añadimos tres cuartas partes de los níscalos reservados. Dejamos reposar en el frigorífico a la espera de montar el plato.
  7. Una vez cocida la patata y los guisantes, triturarlos con una batidora de brazo y pasarlos por un colador chino (se puede tomar si colar, pero colado queda mucho más suave).
  8. Poner en los platos la crema de guisantes y, sobre ella, colocar una cucharada de mousse de níscalos. Terminar espolvoreando sobre el plato el resto de los trocitos de níscalos fritos.

4 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Gracias, Yolanda.
      Pues el sabor mucho mejor.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar
  2. No puedo con las cremas y menos con la de guisantes, pero la mousse de níscalos me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Capitán Rábano.
      Yo también tengo el síndrome de Mafálda, pero estoy en pleno tratamiento. Lo llevo bastante bien.
      Saludos,
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.blogspot.com

      Eliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .