domingo, 30 de septiembre de 2012

Hiulit's Cuisine, cocina vegana casera, blog premiado por Canal Cocina

Captura de pantalla de la página de entrada de Hiulit's Cuisine.
Me hace mucha ilusión recibir la noticia de que el ganador del concurso Blogueros Cocineros 2011 de Canal Cocina sea un blog de cocina vegana: Hiulit's Cuisine. Por supuesto, mi alegría es porque comparto con este blog el gusto por un tipo de dieta que, en ocasiones, se menosprecia y se la considera aburrida y poco sabrosa. Con este premio nos reivindicamos un poco todos los que seguimos dietas no "normalizadas" y que, pese a ello, nos gusta comer bien.

Se trata de un blog relativamente joven, ya que recientemente cumplió su primer aniversario. El diseño gráfico es original, atractivo y muy manejable. Se sale un poco de la norma general de los blog que presentan las entradas por orden cronológico inverso e invita al visitante a buscar los contenidos entre alguna de las categorías en que los clasifica. Deja bien claro, dedicándole un espacio significativo en su página de inicio, que sus preparados son sin carne, sin huevos y sin lácteos. Pero deja igualmente claro, sobre todo mediante las fantásticas fotos que hacen a los platos presentados, que se pueden hacer deliciosas y atractivas recetas.

Un apartado interesante es el de vídeos, siempre una representación más directa para enseñarnos a realizar cualquier plato. Como muestra, inserto a continuación el vídeo de una calçotada realizada a principios de año.


Desde aquí mi felicitación a este blog (y al resto de premiados) y volver a mostrar mi gran alegría por que el elegido por el jurado haya sido un blog vegano. La edición del pasado año se hizo mediante votación abierta y parece que el resultado no respondió a las expectativas de calidad y creatividad que deseaba Canal Cocina. Este año se nota una notable mejora en la calidad de los blog seleccionados, aunque no se haya valorado tanto la popularidad de los sitios premiados.

La lista completa de blog premiados en el concurso de Blogueros Cocineros 2012 es:

sábado, 29 de septiembre de 2012

Trenza de pan de aceite con semillas

Trenza de pan de aceite con semillas.

Comentario previo:

Tenía ganas de hacer este pan más por la forma que por otra cosa. Finalmente he comprobado que no soy bueno haciendo trenzas con 4 tiras, pero el pan si esta buenísimo, sobre todo por la corteza crujiente y llena de semillas que le quedó.

Ingredientes:

  • 300 g. de harina de repostería.
  • 200 g. de harina de fuerza.
  • 8 g. de levadura en polvo.
  • 25 g. de azúcar.
  • 75 g. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 10 g. de sal.
  • 1 huevo (tamaño L).
  • 150 g. de agua.
  • 2 c/s (cuchara sopera) de semillas (usé una mezcla de calabaza, girasol, sésamo, lino y amapola).

Pasos:

  1. Poner todos los ingredientes secos (harinas, levadura, sal y azúcar) en un cuenco y mezclarlo. Añadir el AOVE, el agua y dos terceras partes del huevo batido. Mezclar hasta conseguir que quede una masa homogénea, algo seca y elástica, que pasaremos a la mesa para amasar durante unos 10 a 15 minutos. Formar una bola y dejar reposar, para que fermente, durante una hora.
  2. La masa habrá doblado su volumen. La desgasamos amasándola un par de minutos y la cortamos en 4 trozos de unos 200 g.
  3. Cortar masa en 4 trozos.
  4. Cada uno de los trozos se estira y se hace una tira de no más de centímetro y medio de diámetro en su lado más grueso.
  5. Hacer 4 tiras de masa.
  6. Unir las 4 tiras de masa por uno de los extremos e ir trenzándolas hasta el final, que también se cierra juntando las 4 puntas.

  7. Trenzar la masa.
  8. Colocar la masa trenzada sobre una bandeja de horno cubierta de papel vegetal y dejar que repose, cubierta con un paño húmedo (no mojado), durante una hora, para que vuelva a fermentar.
  9. Dejar reposar la masa trenzada.
  10. Una vez pasado el tiempo de reposo y antes de meter al horno, que habremos calentado a 200º, pintaremos la superficie de la masa trenzada con el huevo batido, que habíamos reservado, y lo espolvorearemos con las semillas.
  11. Pintar con huevo la trenza y espolvorearla con semillas.
  12. Hornear a 200º durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, bajar la temperatura a 180º y dejar en el horno durante otros 20 a 25 minutos, hasta que quede la trenza bien dorada y al golpearla en su base suene a hueco.
  13. Hornear durante unos 40 minutos.
  14. Dejar enfriar, sobre una rejilla, al menos durante 15 minutos, antes de consumir.

martes, 25 de septiembre de 2012

Verduras pochadas

Verduras sofritas.
Así quedan las verduras tras el  pochado. Entonces las pongo
en tupper, en raciones más o menos individuales, y las congelo.

Comentario previo:

Tenía mis dudas sobre que nombre poner a esta entrada: si verduras sofritas o verduras pochadas. Al final un comentario de Vicente62, en el Foro sobre Sibaritas y Delicatessen, ha hecho que la balanza se incline por la segunda opción. Efectivamente, esta preparación lleva muy poco aceite y se realiza a fuego muy pausado.

Por lo demás, esta vez no es una receta lo que traigo sino una solución doméstica para no caer en preparaciones rápidas en las que las verduras quedan fuera por falta de tiempo. Ahora que estamos en buena temporada de berenjenas, calabacines, pimientos y zanahorias, así que se trata de aprovechar la calidad de estos productos y, en uno de esos ratos libres que nos pueden quedar en los días festivos, hacer una buena provisión de un preparado que luego nos resolverá cantidad de platos.

Con estas verduras pochadas luego se pueden hacer cantidad de platos rápidos, con su buena cantidad de verduras. Por ejemplo: con unos espaguetis o con arroz cocido; con un poco de tomate frito hace un pisto enriquecido, para hacer rellenos de empanada o como parte de una quiche y muchas más posibilidades.

Ingredientes:

Las cantidades en este preparado son indiferentes y se pueden ajustar a nuestro gusto. Las verduras pochadas que aparecen en las fotos han sido realizadas con las siguientes cantidades:
  • 1 cebolla muy, muy grande.
  • 4 dientes de ajo.
  • 7 zanahorias.
  • 2 pimientos rojos morrones (de los grandes).
  • 3 berenjenas.
  • 2 calabacines grandes.
  • 2 c/s (cucharada sopera) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal marina.

Pasos:

  1. En una sartén bien grande (o en una olla de base lo más ancha posible) calentar el AOVE.
  2. Picar la cebolla y verterla en la sartén. Añadir los dientes de ajo muy picaditos.
  3. Ir añadiendo el resto de verduras cortadas en mirepoix (daditos de como 1 cm.) en el siguiente orden: las zanahorias, los pimientos, las berenjenas y los calabacines. A cada verdura se le va poniendo un poco de sal, para que facilite el sudar de la verdura. Pero hay que dejar este preparado un poco sosito para luego poder añadirle más sal o especias en la preparación definitiva.
  4. Dejar que las verduras se vayan pochando a fuego suave (6 sobre 10) durante un mínimo de 1/2 hora. Debe de quedar jugoso, pero la mayoría del agua que sueltan las verduras ha debido de evaporar.
  5. Dejar reposando hasta que se enfríe y podamos ir poniéndolo en pequeños tupper (como de una ración) y congelar. Cuando las necesitemos, bastará con calentarlas en el microondas (no hace falta que sea a potencia de descongelado, porque ya está cocinado) y las podremos usar en el plato que más nos apetezca.
Verduras troceadas y en la sartén.
Todo el colorido de las verduras en este preparado.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Tomates verdes fritos

Tomates verdes fritos con arroz graneado.
Tomates verdes fritos con arroz graneado en un plato moruno que nos
regaló mi cuñada Paqui.

Comentario previo:

La película Tomates verdes fritos, de Jon Avnet, pese a su crudeza, tiene un mensaje y factura que la sitúan dentre de mis favoritas. Al hacer la compra de fruta y verdura de esta semana me encontré en un puesto del mercado con estos tomates:
Tres tomates verdes.
De inmediato supe que tenían como destino hacerlos fritos y sacarme la espina de no haber realizado nunca esta receta.

En realidad, esta preparación no tiene ningún misterio. Basta con tener unos tomates verdes (o que estén bien duros), hacerles un rebozado sabroso y freírlos. Cuanto mejor sea el tomate y más sabroso el rebozado, mejor saldrá.

Ingredientes:

  • 3 tomates verdes (algo más de 1/2 kg).
  • 2 huevos (tamaño L).
  • 3 cucharadas de harina para rebozar (yo usé una especial que me trajo mi cuñado Jesús de Algeciras).
  • 3 cucharas de pan rallado.
  • 1 c/c (cucharita de café) de orégano.
  • 1/2 c/c de pimienta de cayena en polvo (o más si te gusta la cosa bien picante).
  • 1 c/c de perejil picado.
  • 1 c/c de ajo en polvo.
  • Sal marina.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra) para freír.

Pasos:

  1. Cortar los tomates en rodajas de 1/2 cm. de grosor (yo aparté las de los extremos). Salar ligeramente.
  2. Cortar los tomates en rodajas.
  3. Batir los huevos con sal, el orégano y la cayena en polvo. En otro plato, mezclar la harina el pan rallado, el ajo y el perejil.
  4. Preparar dos platos con los ingredientes del rebozado.
  5. Pasar las rodajas de tomate por el huevo y luego impregnar bien de la mezcla de harina y pan rallado.
  6. Rebozar los tomates en huevo y luego en harina y pan rallado.
  7. Freír en en una sartén donder habremos calentado el AOVE. Debe quedar bien dorados por ambos lados.
  8. Freír el tomate rebozado hasta que quede dorado.
  9. Dejar reposar sobre papel de cocina para que suelte el exceso de aceite. Servir calientes y crujientes acompañados, por ejemplo, de arroz graneado.
  10. Escurrir para quitar el exceso de AOVE.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Arroz graneado

Arroz graneado.

Ojalá que llueva café en el campo 
peinar un alto cerro de trigo y mapuey 
bajar por la colina de arroz graneado 
y continuar el arado con tu querer. 
"Ojalá que llueva café" Juan Luís Guerra

Comentario previo:

Lo del "arroz graneado" lo había oído en la famosa canción de Juan Luís Guerra y pensaba que era una forma de adjetivar al arroz, pero no un plato específico o, más bien, una forma de cocinar el arroz para que quede suelto y sabroso. Eugenio, de "La cocina delokos", hace unos días compartió hace unos días el paso a paso de cómo llevar a cabo esta preparación y yo me he dispuesto a hacerla para ver que tal me salía.

En esta receta se utiliza menos agua de la que es usual. Como la fórmula de cálculo era un poco peculiar (meter el dedo y, tocando el arroz, que nos cubra la primera falange), yo he calculado la cantidad de agua, en mililitros, que se usa en tal operación. En cualquier caso, creo que lo importante es las dos fases en que se cuece el arroz: primero con el agua hirviendo y después tapando y dejando reposar. Algo que recuerda al método japonés de cocción del arroz, pero sin el lavado previo de los granos y añadiendo un salteado en aceite aromatizado.

Este detalle de aromatizar el aceite es algo que he visto como importate en el proceso de elaboración de este arroz. Yo traigo aquí uno sencillo en el que sólo participa el ajo como elemento aromatizador. Pero he visto receta donde se usan cebolla, pimientos, chiles, etc. La cuestión es que el aceite impregne de algún aroma los granos de arroz y estos se cuezan hasta absorber la última gota del aceite perfumado.

Este arroz se usa como guarnición para acompañar a otras preparaciones, aunque estando tan sabroso tampoco es extraño ver que se come sólo.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 300 g. de arroz redondo (mejor si es tipo bomba).
  • 3 dientes de ajo.
  • 20 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 250 ml. de agua filtrada o mineral.
  • Sal marina
NOTA.- Me han preguntado por qué suelo poner lo de agua filtrada o mineral. El motivo es que vivo en Murcia y la sabor del agua del grifo es muy malo y se transmite a las preparaciones culinarias. Si vives en una zona (como Madrid) donde se dispone de un agua que no transmite sabores desagradables, puedes usar agua del grifo sin ningún problema.

Pasos:

  1. Picar los dientes de ajo y sofreírlos en una olla (de unos 16 cm. de diámetro de fondo), con el AOVE caliente, hasta que comiencen a dorarse.
  2. Freír el ajo picado.
  3. Verter el arroz, salar y saltearlo, removiendo continuamente, durante 2 ó 3 minutos hasta que vemos los granos trasparentes e, incluso, algo doraditos algunos.
  4. Saltear el arroz.
  5. Añadir el agua, que debe cubrir el arroz de manera que si ponemos la punta de nuestro dedo sobre el arroz nos tapará el agua la primera falange (creo que este truco sirve para estas cantidades y yo me fiaría más de proporciones).
  6. Añadir el agua y llevar a hevor.
  7. Llevar a hervor el agua y dejar así durante 5 ó 6 minutos, momento el que el arroz quedará al descubierto y se formarán hoyitos en la superficie.
  8. Hervir a fuego fuerte durante hasta que desaparece el agua.
  9. Tapar la olla (mejor si ponemos un papel de aluminio bajo la tapa para que no se pierda nada de vapor) y bajar al mínimo el fuego. Dejar durante 12 a 15 minutos para que termine la cocción. A esta temperatura no hay peligro de que se nos queme el arroz, aunque lo dejemos más tiempo, ni los granos se nos van a pasar, ya que llega un momento en que no pueden absorber más humedad. Con un tenedor, soltar los granos (que se desprenderán fácilmente) y servir. Este arroz se puede guardar en el frigorífico y servir frío o caliente (un minuto en el microondas bastará).
  10. Tapar y terminar de cocer a fuego mínimo.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Piadina

Piadina con queso y ensalada.

Comentario previo:

La piadina es de la familia de los panes planos y, por lo tanto, prima del pan de pita o del pan lavash, entre otros. Es un pan sencillo cuya masa no tiene que fermentar (aunque sí se merece un reposo) y no hace falta encender el horno, ya que se cocina en la sartén (aunque también puede hacerse sobre la piedra del horno bien caliente).

La receta es muy básica y precisa pocos ingredientes. Basta con harina, un medio graso (yo he preferido el aceite en lugar de la manteca, que también suele usarse), agua, sal y un impulsor químico (en este caso el bicarbonato sódico). Se elabora rápidamente, aunque merece la pena dejar reposar la masa, para que se relaje, un rato antes de cocinarlo (como media hora).

Se tiene que tomar bien caliente, ya que en el momento que se enfría la torta pierde flexibilidad y se vuelve quebradiza.

Ingredientes (para 2 tortas):

Ingredientes para la piadina.
  • 100 g. de harina (puse 50 g. de harina panadera recia y otros 50 g. de harina de repostería).
  • 20 g. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 50 g. de agua filtrada o mineral.
  • 2 g. de bicarbonato sódico.
  • 2,5 g. de sal marina.

Pasos:

  1. Colocar en un cuenco todos los ingredientes, menos el agua.
  2. Colocar todo menos el agua en un cuenco.
  3. Mezclarlos bien hasta formar una especie de migas que se pegan por la grasa.
  4. Mezclar los ingredientes con los dedos.
  5. Ir añadiendo el agua hasta formar una masa compacta y flexible que amasaremos sobre la mesa de trabajo durante unos 5 minutos.
  6. Añadir el agua y amasar.
  7. Hacer una bola con la masa y dejar reposar hasta que se vayan a elaborar las tortas. Cubrir con un plastico.
  8. Hacer una bola con la masa y reposar.
  9. Cuando se vayan a cocinar las tortas, dividir la masa en dos parte iguales, bolear cada una de ellas y extenderlas con un rodillo hasta formar un círculo de algo más de 20 cm. de diámetro.
  10. Extender la masa con un rodillo.
  11. Calentar una sartén antiaderente (mejor de fondo grueso) y, sin engrasar, poner la masa extendida para que se vaya cocinando. Voltear al cabo de unos minutos y sacar cuando esté comenzando a tostarse por ambas caras.
  12. Cocinar hasta que esté tostado por ambos lados.
  13. Conservar envueltas en un paño, para que no pierdan calor. Hay que comerlas pronto, ya que al enfriarse se vuelve quebradizas.
  14. Tapar con un paño para que no pierdan calor.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Ajvar

Comentario previo:

Este condimento, salsa, paté o crema es un preparado muy típico de la zona europea de los Balcanes, sobre el que tienen un litigio a cerca de su origen entre Macedonia y Serbia. Básicamente es un preparado con carme de berenjenas y pimientos rojos asados (en parrilla o en horno) con ajo crudo y aceite. Suele llevar vinagre (que sirve como medio ácido de conserva) y se suele preparar en esta época del año (en la que abundan su principales ingredientes) para conservarlos durante todo el año. En la actualidad no es complicado conseguir ajvar preparado industrialmente (incluso en Murcia yo he encontrado en una tienda que se dedica en exclusiva a vender productos del este de Europa).

Se prepara en versión neutra y picante (en mayor o menor grado). Yo he añadido un toquecito picante con algo de cayena molida, que también se puede dar con pimientos picantes, guindillas o similar.

Su utilidad es multiple y llega hasta donde llegue nuestra imaginación para la utilización de una salsa (como ingrediente en sandwich, base para entrantes, salsa de un guiso...), pero os recomiendo probarlo con espagueti o cualquier otra pasta.

Ingredientes:

  • 1 kg. de pimientos rojos (quedará algo más de medio kilo de carne después de asados).
  • 750 g. de berenjenas (quedarán unos 400 g. de carne después de asadas).
  • 5 dientes de ajo.
  • 70 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 10 ml. de vinagre de Jerez.
  • 1/2 c/c (cucharita de café) de cayena molida.
  • 1 c/c de sal.

Pasos:

  1. Limpiar los pimientos y las berenjenas. Asarlos sobre una parrilla o en el horno (a 200º) durante unos 45 a 50 minutos. Hay que ir dándoles vuelta para que se vaya tostando la piel por todos lados.
  2. Dejar enfriar hasta que se puedan manipular y retirar la piel.
  3. Colocar la carne de los pimientos y las berenjenas, junto con el resto de ingredientes, en el vaso de la batidora y triturar hasta obtener la textura deseada. Yo lo hice con la Thermomix batiendo durante 1 minuto a velocidad 6.
  4. Colocar en un recipiente hermético para enfriar y consumir. Se puede meter en botes de conserva esterilizados y conservar para su consumo a lo largo de todo el invierno.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Baba ganush o mutabal de berenjena

Baba ganoush o mutabal de berenjena.

Comentario previo:

Un clásico de los patés o cremas untables de vegetales. Junto con el hummus, posiblemente es el más repetido en todas las cocinas del mundo. Básicamente es una crema hecha con la carne de berenjena asada (a la parrilla o al horno) que está aderezada con tahina, ajo, limón y otras especias. Como suele ocurrir con platos tan conocidos, ha evolucionado y tomado cantidad de variantes, así como distintas interpretaciones. Con dar una vuelta por la Web y leer unas cuantas recetas de este plato nos podremos dar cuenta de la muchas maneras que se elabora y se presenta.

Yo traigo aquí una interpretación muy simple que luego se puede desarrollar de muchas maneras. Aunque en su elaboración hay diferencias ostensibles, este plato me recuerda siempre a la morcilla de verano, aunque no creo que haya una raíz común, más allá del uso de la berenjena como ingrediente principal.

Se trata de una receta muy simple, que nos requiere un tiempo suficiente para el asado de las berenjenas y su posterior enfriamiento, pero que proporciona un entrante que seguro nos dejará en buen lugar.

En esta preparación utilicé unas berenjenas que por Murcia se venden en esta época y que, al menos en el puesto del mercado donde yo las compro, las llaman berenjenas nuevas.

Cuatro berenjenas nuevas.

Como se aprecia en la foto anterior, son de un color verdoso que va tornándose en morado. Son mas esféricas y están lobuladas en dos. Tiene una carne más prieta, sin demasiadas semillas y son ideales para freír, ya que chupan mucho menos aceite. El problema es que sólo están disponibles en esta época (final del verano) y por poco tiempo. Para el baba ganush suelen recomendar usar berenjenas de las negras, que son las más populares y abundantes.

Ingredientes:

  • 750 g. de berenjenas (se quedarán en unos 400 g. de carne de berenjena asada).
  • 2 ó 3 dientes de ajo.
  • 2 c/s (cuchara sopera) de tahina.
  • 30 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • El zumo de medio limón pequeño.
  • 1/2 c/c (cucharita de café) de comino en polvo.
  • 1/2 c/c de sal marina.

Pasos:

  1. Lavar las berenjenas, retirar la parte del pedúnculo y cortar por la mitad. Espolvorear con sal y dejar sobre una rejilla, durante 30 minutos, para que vayan soltando agua y amargor.
  2. Salar y escurrir las berenjenas.
  3. Quitar el exceso de sal bajo el grifo, secar, hacer cortes en la pulpa y meter al horno caliente, a 200º,  con calor arriba y abajo durante unos 40 minutos. Cuando al pinchar sobre la pulpa con un cuchillo y ésta no oponga resistencia ya estarán cocidas las berenjenas.
  4. Asar las berenjenas.
  5. Dejar que se enfríen las berenjenas. Con una cuchara retiramos la carne, que se desprenderá facilmente de la piel.
  6. Sacar la pulpa de las berenjenas.
  7. Poner la carne de las berenjenas, junto con el resto de ingredientes en el vaso de la batidora o, como en mi caso, en el de la Thermomix (TMx). Batir todo hasta que quede una crema lo fina que se desee. Yo lo batí 10 segundos a velocidad 6, baje los restos de las paredes del vaso y volví a batir otros 10 segundos a velocidad 6.
  8. Triturar los ingredientes.
  9. Poner la crema obtenida en un recipiente que se pueda guardar en el frigorífico y dejar enfriar y reposar durante al menos 1/2 hora antes de servir. Podemos adornar el servicio con ramitas de hiervas frescas, un chorrito de AOVE, trocitos de tomate, granos de granada, perejil fresco picado o lo que se nos pueda ocurrir.
  10. Poner en un tapper para conservar.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Taller de cocina vegetariana de Cocinaterapia en Águilas

Cartel anunciador con todos los datos del taller.

Con la "vuelta al cole" se anima la actividad formativa. En esta ocasión me pasa Delia, de Cocinoterapia, la convocatoria de un nuevo taller, esta vez sobre cocina vegetariana y en el marco de una preciosa casa de la costa murciana, concretamente en el municipio de Águilas (ya cerquita de la provincia de Almería.

Tendrá lugar el sábado 22 de septiembre, a partir de las 11:30 h.  y en él se elaborarán: pinchos y tapas vegetariana, un arroz de verduras a la leña y un postre vegetariano, además de otras sorpresas que no quiere desvelar.

El precio por persona es de 24€ (44€ como predio especial para parejas), en el que se incluyen: las clases prácticas, un ayudante de cocina, los ingredientes y el material necesario, todas las recetas impresas, el uso de delantal y gorro, además, por supuesto, de la degustación de todos los platos elaborados.

Para más información:

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Taller de arroces y postres veganos en Restaurante Maná

Banner en la Web del Restaurante Maná

Con la "vuelta al cole" también regresa la actividad formativa que el Restaurante Maná lleva a cabo sobre la cocina vegetariana. Para el próximo día 9 de octubre (martes), Clemente Morales (chef y profesor) ha programado el primer taller tras el verano, con la atención puesta en los arroces y postres veganos.

Comenzará a las 19:30 horas y concluirá con una cena en la que profesor y alumnos compartirán los platos preparados durante el taller. El precio por persona es de 25€ y para las parejas hay un precio especial de 45€.

Para la inscripción se tiene que hacer un ingreso anticipado en el propio restaurante (teléfono 968 28 58 24)  o bien en la cuenta bancaria 0081 7363 67 0001077016, indicando el nombre o nombres de los alumnos inscritos. Después se manda un mensaje a vegetarianomana@gmail.com, incluyendo un número de teléfono de contacto.

Más información en el apartado de cursos de la Web del Restaurante Maná.

viernes, 7 de septiembre de 2012

La Dimensión Vegana, vídeo-recetas y más

Captura del banner del blog La Dimensión Vegana.
Desde hace ya bastante tiempo, vengo siguiendo el blog La Dimensión Vegana, pero ha sido durante estas vacaciones veraniegas en casa que me he terminado de aficionar a ver los dinámicos vídeos con los que nos cuentan las recetas que presentan. Dando la cara en los vídeos y haciendo tareas de cocinero nos encontramos a Javier Guarascio y, suponemos más que sabemos, detrás de la cámara suele estar Erik Lara. Pero no son ellos los únicos que hacen La Dimensión Vegana, ya que junto a ellos en los vídeos suelen aparecer otros amigos y colaboradores.

Las intervenciones de Javier son muy dinámicas y didácticas, con lo que su objetivo de enseñarnos a elaborar las recetas que van subiendo al blog no sólo se consigue, sino que se hace de forma amena y divertida. Y para muestra, un botón. A continuación os enlazo el vídeo de la última receta qn la que nos muestran como hacer un queso crema (tipo Philadelphia) pero vegano, con base de tofu.


Espero, dentro de poco, poderos mostrar mi versión de esta receta, que es de las que me ha hecho ojo.

Mantienen una alta frecuencia de edición de vídeo-recetas. Lo normal es tener cada 2 ó 3 días un vídeo con una nueva preparación, que podemos recibir en nuestro correo electrónico vía Feedburner. También tienen un programa de radio, en el que hablan de veganismo (no sólo de recetas de cocina vegana) y cuyos postcast que se pueden descargar en el siguiente enlace: http://www.spreaker.com/user/dimensionvegana

Los enlaces "Todas las recetas" y "Recetas raw" (recoge sólo las recetas con ingredientes crudos), en la barra de navegación superior, nos llevan a dos ordenadas secciones desde donde tenemos acceso a las recetas que contiene este blog.

NOTA.- Con esta entrada tengo la pretensión de abrir una serie dedicadas a otros blog que hablan de cocina vegetariana.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Arroz con leche (SO 945)

Arroz con leche.
Arroz con leche, según la receta de Simone Ortega

Comentario previo:

Antes que nada, aclarar que SO 945 significa que esta receta se ha hecho siguiendo la receta número 945 del libro de Simome Ortega "1080 recetas de cocina".

Como segunda aclaración, no tengo ninguna pretensión de competir con las maravillosas fotos que las colaboradoras del proyecto "1080 fotos de cocina" están haciendo. Ellas son unas auténticas artistas con sus cámaras fotográficas y yo un aficcionado a la cocina que hace instantáneas a sus platos para subirlas a este blog. A cada cual lo suyo.

Hechas las oportunas aclaraciones, entremos en materia de este clásico postre que he realizado a petición de mi hijo Rodrigo. El otro día me acompañó a hacer uso de un tique regalo de la FNAC que se me caducaba y salí con el libro de Simone Ortega bajo el brazo. Decir que, durante muchos años, éste fue mi libro de cocina de referencia, pero que no lo tenía desde hace unos 12 años. Más o menos ese es el tiempo que hace que no cocinaba un arroz con leche, que siempre había hecho siguiendo la receta de Ortega. Mi hijo aprovecho la ocasión para incitarme con la posibilidad de subir un postre más este blog.

He sido fiel a la receta original, aunque he traducido las cucharadas soperas de los ingredientes a peso, para una mejor interpretación por parte de todos. Para servir este arroz con leche he aprovechado el reciclaje de los envases de barro en los que venden cuajada y he rellenado 6, aunque Simone Ortega habla de 4 raciones. Digamos, pues, que con estos ingredientes se pueden hacer de 4 a 6 raciones.

Ingredientes (de 4 a 6 raciones):

  • 6 c/s (cuchara sopera) de arroz (135 g.)
  • La corteza de 1 limón (sólo la parte amarilla).
  • 750 ml. de leche (usé semidesnatada).
  • 8 c/s de azúcar (150 g.)
  • Canela en polvo (al gusto).
  • Agua abundante.

Pasos:

  1. Calentar abundante agua. Cuando rompa a hervir, verter el arroz y cocer durante 10 minutos.
  2. Mientras tanto, calentar la leche con la corteza del limón (procura que esté en una sola pieza o unas pocas, pero grandes para poder retirarlas al final). Mantener caliente, pero sin que suba la leche.
  3. Escurrir el arroz, cuando pasen los 10 minutos de cocción, y añadirlo a la leche. Cocer otros 12 minutos el arroz en la leche, removiendo de vez en cuando. Deberá de quedar blando, pero suelto.
  4. Apartar del fuego y añadir el azúcar. Remover bien y volver a acercar el cazo al fuego, durante un minuto más, sin parar de remover.
  5. Retirar los trozos de corteza de limón. Verter en una fuente o en recipientes individuales. Espolvorear con canela (al gusto) y dejar reposar, para que arroz termine de inflar y se enfríe la preparación. Se puede servir templado, del tiempo o frío del frigorífico (yo lo prefiero de esta última forma).

martes, 4 de septiembre de 2012

Ensalada de higos, feta y romero

Ensalada de higos, feta y romero.

Comentario previo:

Entre las 10 recetas ligeras para la vuelta al cole que Mikel L. Iturriaga "El Comidista" nos proponía ayer en su blog, he elegido la ensalada de higos, feta y romero para dar ejemplo. Bueno, para eso y porque ayer Lorenzo, un compañero de Alicia (mi mujer), tuvo el detallazo de regalarnos una cajita de deliciosos higos y de esta manera se lo agradezco públicamente.

Tenía esta receta entre las pendientes, ya que cuando vino a publicarla Mikel el año pasado era octubre entrado y ya no pude localizar higos por mi tierra. Con la "vuelta al cole" y las buenas intenciones de bajar esos 2 kilitos veraniegos que he cogido, recupero la receta de esta ensalada y la traigo aquí.

Aparte de la participación de los higos (y el contraste de sabor que hacen con el queso feta), lo más característico de esta preparación es el uso de un aceite aromatizado con romero y limón. Ya lo decía mi madre, si pones ingrediente buenos, sale una buena comida. Si usamos un buen aceite de oliva virgen extra, y lo mejoramos con el aroma del romero fresco y el punto de la corteza de limón, el resultado es un aceite para aliñar del que no será fácil olvidarse.

Lo demás es partir y colocar los ingredientes en el plato. Es, en resumen, una sinfonía de sabores lo que tiene esta ensalada: dulce del higo, salado del feta, amargo de la lechuga, ácido del tomate y, además, con los aromas del romero y el limón en el acre del aceite. 

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 200 g. de lechuga (canónigos, berros, rúcula o el "verde" que más guste).
  • 300 g. de higos (o de uvas sin pepitas fuera de temporada de higos).
  • 100 g. de queso feta.
  • 100 g. de tomate (cuanto más sabroso mejor).
  • 1 ramita de romero fresco.
  • La corteza de algo menos de medio limón (sólo lo amarillo, evitando lo blanco que amarga).
  • 30 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Pimienta negra molida.
  • Flor de sal (o sal marina).

Pasos:

  1. Calentar el AOVE, sin que llegue a humear. Apartar del fuego y poner el romero y la corteza de limón a que infusionen en el aceite. Tapar y dejar reposar 10 o 15 minutos para que enfríe. Según guste el aroma y sabor del romero dejar más o menos tiempo la ramita dentro del AOVE (por lo menos 3 ó 4 minutos. 
  2. Limpiar y cortar la lechuga (o "verde" elegido) y los tomates. Pelar y partir los higos (si son de piel fina, basta con lavarlos y partirlos), por la mitad, si son pequeños, o en cuartos, sin más grandes.
  3. Colocar en la fuente de servicio la lechuga y los tomates, salpimentar (teniendo en cuenta que le queso feta es salado).
  4. Esparcir el queso feta, triturado con las manos, por encima. Colocar los trozos de higo y regar todo con el AOVE aromatizado frío (del que habremos retirado la ramita de romero y la corteza de limón).

lunes, 3 de septiembre de 2012

Pan de molde de Iban Yarza

Pan de molde siguiendo la receta de Iban Yarza.

Comentario previo:

Iban Yarza es muy conocido en el mundillo del pan (sobre todo en el mundillo virtual de blogueros, tuiteros...). Su impulso a El foro del pan, o sus blogs ¿Te quedas a cenar? y La memoria del pan son referencias inevitables para todos aquellos que nos gusta en pan de verdad. También está implicado en ese proyecto de que con el nombre The Loaf in a box pretende difundir las bondades del pan artesano, desde su emplazamiento temporal en San Sebastián, que tiene al frente ni más ni menos que a Dan Lepard, un auténtico gurú del pan.

Hechas las presentaciones (que no sé si harían falta) me atrevo a tomar una de las recetas de pan que Iban a tenido a bien compartir con nosotros a través de una de sus intervenciones en el programa Robin Food, de David de Jorge. Se trata de un pan de molde pensado especialmente para hacer sandwich. Nada que ver con eso que nos venden embolsado en los supermercados. Se trata de un pan con una miga robusta (lista para aguantar cualquier relleno por jugoso que sea), pero agradable y con auténtico sabor a pan.

Su elaboración tiene como pega la de contar con un prefermento elaborado 24 horas antes. Esa previsión a largo plazo es la única dificultad que podemos encontrar, ya que lo demás es muy fácil y rápido (hablando en términos de elaboración de pan).

Se trata de un pan con una hidratación más bien baja (escasamente un 60%) y el resultado os puedo garantizar que merece la pena.

Ingredientes (para una pieza de unos 700 g.):

Prefermento:
  • 150 g. de harina panadera (o mitad de fuerza y mitad de repostería).
  • 90 g. de agua filtrada o mineral.
  • 1 g. de levadura fresca (ó 0,3 g. de levadura seca).
Masa:
  • Prefermento.
  • 263 g. de harina panadera (o mitad de fuerza y mitad de repostería).
  • 133 g. de agua filtrada o mineral.
  • 20 g. de levadura fresca (ó 6,7 g. de levadura seca).
  • 7 g. de sal marina.

Pasos:

  1. En un cuenco ponemos los ingredientes para el prefermento y los mezclamos bien hasta que quede formada una bola de masa homogénea. Amasamos ligeramente, boleamos, la cubrimos con un plástico (yo suelo usar un gorro de ducha) y dejamos reposar en el frigorífico durante 24 horas, para que se forme el prefermento.
  2. Sacar el prefermento del frigorífico, hacerlo trozos (si está muy frío y compacto), añadir el resto de ingredientes de la masa y mezclarlos hasta que forme con ellos una bola de masa compacta y homogénea (la masa será elástica y nada pegajosa).
  3. Amasar sobre la mesa de trabajo (no hay que poner harina en la superficie), con amasados suaves, durante unos 10 a 15 minutos. 
  4. Bolear y dejar que se relaje la masa durante unos 10 minutos.
  5. Dividir la masa en dos porciones de similar peso. Amasarlas suavemente para desgasar un poco, y formar sendas bolas, que se colocarán dentro de un molde aceitado.
  6. Dejar reposar y fermentar durante 1 hora (tapando el molde con un plástico o, mejor, el famoso gorro de ducha).
  7. Calentar el horno a 250º durante los 10 últimos minutos de la fermentación. Bajar la temperatura a 220º y meter el molde. Hornear durante 25 a 30 minutos (a mí me bastó con 25). Si se quiere una corteza más dorada por los laterales y la parte baja, desmoldar el pan, apoyarlo sobre uno de los laterales y dejarlo dorar durante los últimos 5 minutos del horneado.
Para muestra bien vale un botón. Con este pan me hice
un fabuloso sandwich vegetal con queso de oveja.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Bollos de leche al vapor

Bollos de leche al vapor.

Comentario previo:

Apicius, en su blog La cocina paso a paso, publicaba unas recetas de bollería para el desayuno en las que incluía una versión de bollos de leche pero que, en lugar de cocerlos en el horno, los cuece al vapor. Me intrigó ese procedimiento, que no he usado nunca para hacer este tipo de bollería. Así que tenía que hacerlo.

El resultado es fenomenal, aunque la masa es bastante pegajosa y con ciertas dificultades para su manipulación. Se trata de un tipo de preparado similar a otros de corte clásico, como las monas de Pascua o los bollos de queso. Pero su cocción al vapor los hace un tanto singulares, si bien al final resultan muy similares a las horneadas (quizá algo más jugosas). Para darles un aspecto más resultón, por aquello de lo acostumbrados que estamos al dorado de la superficie, los pasé (tal como hace Apicius) unos minutos por el grill de horno, para finalizar dándoles un toque con azúcar glass.

Ingredientes (para 4 piezas de unos 70 g.):

Prefermento:
  • 35 g. de harina de fuerza.
  • 25 g. de leche.
  • 2 g. de levadura seca.
  • 20 g. de azúcar.
Masa:
  • Prefermento.
  • 1 huevo (tamaño L, de unos 60 g.)
  • 115 g. de harina de fuerza.
  • 25 g. de margarina (o mantequilla).
  • 25 g. de leche.
  • 2 g. de sal marina.
  • 1 c/c (cucharita de café) de azúcar glass para cobertura final (opcional).

Pasos:

  1. Mezclar los ingredientes del prefermento en un cuenco y dejarlos reposar y fermentar durante 1 hora.
  2. Añadir el resto de ingredientes al prefermento. Mezclar bien y amasar hasta lograr una masa homogénea, que será muy pegajosa. Es mejor trabajarla hasta el final en el cuenco y sólo sacarla para formar los bollos, después de 1 hora de reposo y fermentación.
  3. Enharinar la superficie de la mesa de trabajo, colocar la masa y espolvorear sobre ella más harina. Cortar la masa en 4 trozos similares, con los que formar bolas que se colocan en la vaporera.
  4. Cocer al vapor durante 20 minutos.
  5. Tras la cocción a vapor, pasar por el grill durante 5 minutos, hasta que la superficie de los bollos quede con el color dorado que nos apezca.
  6. Dejar enfriar sobre una rejilla y, si se quiere, espolvorear con azúcar glass antes de consumirlos.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .