miércoles, 31 de octubre de 2012

CreatiVegan, cocina vegana creativa


Como se indica en el título de este blog, CreatiVegan.net se dedica a la "cocina vegana creativa". Nada de aburridos platos de verdura hervida, ni sosas ensaladas de lechuga y poco más. Un "recopilatorio de recetas de cocina creativa vegana, consejos, trucos, etc, para hacer más imaginativa, vistosa y deliciosa tu comida. Todas las recetas son veganas, es decir, 100% vegetarianas (no contienen ningún producto de origen animal ni derivados)."

Un sitio muy fácil de navegar, con una buena clasificación de los contenidos (algo que a otros nos falta). Con buenos consejos para principiantes y explicaciones sobre técnicas culinarias para ir haciendo más fácil la tarea de cocinar.

He sacado alguna receta de este sitio, como las salchichas veganas de tofu, pero he aprendido mucho más de sus detalladas explicaciones en cada una de las recetas que nos presenta.

Para los más golosos, dejo en enlace a la tarta Reina de Saba vegana.

Nada más que por la pinta, merece la pena hacer esta
tarta Reina de Saba vegana.

lunes, 29 de octubre de 2012

Carne o dulce de membrillo

Carne de membrillo.

Comentario previo:

Los tiempos de crisis económica, como el que venimos atravesando hace más tiempo del que desearíamos, son propicios para repescar las elaboraciones tradicionales que se han realizado en nuestra familia por generaciones. Suelen ser económicas y, muchas de ellas, de una sencillez pasmosa, como en el caso de esta "carne de membrillo" (también llamado "dulce de membrillo").

He tenido la ocasión de hablar con varias personas que elaboran carne de membrillo durante muchos años y la coincidencia no ha sido total. Parece que hay dos grupos enfrentados: los que ponen limón y los que no lo ponen. Aunque el resultado final se traduce en una ligera acidez superior y una mejor conservación, a favor del que sí lo lleva, los defensores de que no sea así hablan de que queda desvirtuado el producto final.

Yo me decanté por la receta con limón, pero dejo constancia de que se puede elaborar sin él y que no son pocos los que defienden que se haga así.

Actualmente es mucho más sencillo hacer una receta como esta. Una Thermomix (TMx) deja en casi nada el trabajo que tenemos que hacer para elaborar la carne de membrillo. Pero no es imprescindible disponer de ella para hacer esta preparación. Al final hago referencia a la forma de elaborar este postre de forma convencional, con la sola ayuda de una batidora de mano ("la minipimer").

Las proporciones de membrillo (siempre limpio y sin corazón, pero sin pelar) y azúcar varían poco de una versión a otra de las que he consultado o me han comentado. Suele ponerse el mismo peso de membrillo que de azúcar o un poco menos. Bien es cierto que los que elaboran desde hace muchos años este dulce saben que cantidad de azúcar le va mejor al tipo membrillo que utilizan, en función de su distinto grado de acidez. Yo he puesto una proporción 4/3 (por aquello de bajar un poco el valor calórico) y ha resultado muy agradable.

Lo que sí es esencial es mantener la piel, bien limpia, de la fruta, ya que es la que nos suministra la pectina necesaria para dar solidez y textura al producto final. No hace falta añadido de gelatinas, agar-agar, ni similares.

Por último está el tema del color. Además del propio color que toma la fruta al oxidarse (cuanto más tiempo esté partida, más marrón se pondrá), el tiempo de cocción y caramelización del azúcar es el elemento determinante para que la carne de membrillo tenga un color que oscila entre un naranja muy intenso (como me salió a mí) hasta un marrón oscuro (como en esta foto). Cuanto más tiempo mantengamos la cocción, más oscuro y caramelizado resultará el dulce.

Ingredientes (sale como 1 kg.):

Ingredientes Carne de membrillo.
  • 600 g. de membrillo (limpio, sin el corazón y con la piel).
  • 450 g. de azúcar.
  • 1 limón pequeño (pelado y sin semillas).

Pasos:

  1. Limpiar bien el exterior de los membrillos (mejor con un cepillo), quitarles la parte central y trocearlos.
  2. Pelar el limón y retirar las semillas.
  3. Poner en el vaso de la TMx todos los ingredientes.
  4. Triturar programando: 20 segundos, velocidad 5 a 7.
  5. Cocer la papilla resultante, programando: 30 minutos, 100º, velocidad 5 (tiene que ser esta velocidad, ya que a velocidad menor la papilla hará pompas y se puede derramar y quemarnos). Los últimos 15 minutos se pueden hacer con el bocal del vaso abierto.
  6. Disponer la papilla cocida en una bandeja o molde, donde se enfriará y se irá poniendo dura la preparación. Una vez enfriada se debe conservar en el frigorífico, donde se puede mantener durante varios meses sin problemas. También se puede cortar en porciones y congelarse, con la que tendremos carne de membrillo para todo el año.

Para hacer esta preparación con medios convencionales, procedemos a limpiar y trocear los membrillos, sin pelarlos. Los cocemos cubiertos con agua durante 20 minutos (hasta que veamos que se ablandan). Escurrimos el membrillo cocido y le añadimos el limón pelado y sin semillas. Trituramos con una batidora de mano (o machacamos con un tenedor o pasapurés). Ponemos la papilla resultante en una olla, junto con azúcar y comenzamos a cocer a fuego medio-fuerte, sin para de remover para que no se nos pegue al fondo. Tendremos que cocer durante 15 ó 20 minutos (o más, si se quiere más caramelizado). Al final, disponer en una bandeja o molde donde dejar reposar y que se enfríe.

================
Con esta receta participo en el III Concurso Internacional de Gastronomía, que organiza Apicius ("La cocina paso a paso") patrocinado por San IgnacioOh MenajeArtepanTaller de las Tradiciones, Marvi Rótulos-Placas conmemorativas y La Cocina de Plágaro.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Tarjeta d embarque: recetas y fotos (preciosas)

Sí, se escribe así: Tarjeta d embarque, con la "d" sola. Bueno, así lo escribe Heva Hernández que es la autora del blog, tanto de sus fotos como de sus recetas. Esas fotos son las que me tienen enamorado de este sitio, donde las imágenes son tanto o más importantes que el texto, que te traslada a la paz y la tranquilidad de un hogar feliz con una comida suculenta, sabrosa y cálida.

Si a alguien no le abre el apetito una foto como esta de las sopas de ajo con setas, debería ir a consultar con su médico, que seguro algo le pasa.

Sopas de ajo con setas de Tarjeta d embarque
Yo, cuando sea mayor, quiero hacer unas fotos así de bonitas para acompañar a mis recetas. Por eso y por el "buen rollo" que transmite este blog es por lo que soy un seguidor asiduo del mismo de sus recetas.

Heva tiene otro blog, llamado Una jaula de grillos, que dedica a la fotografía, centrada en la infancia y en los momentos y cosas preciosas que nos rodean.

viernes, 19 de octubre de 2012

Taller de iniciación a la cata de quesos de Cocinoterapia

Programa de la actividad taller de iniciación a la cata de quesos.
Delia Torrano, de Cocinoterapia, me remite la información sobre la próxima actividad que organizan y que no es otra que un taller de iniciación a la cata de quesos, con algunos pluses: tapeo de quesos preparado por el chef Nico Aguilar del Restaurante Rincón de Pepe y bautismo de Black Jack con crupier del Gran Casino de Murcia.

Os copio el texto de la información que nos remite Delia y que complementa a la que aparece más arriba en al imagen.
El día 24 de OCTUBRE, a las 19:00 h, os esperamos en el GRAN CASINO RINCÓN DE PEPE DE MURCIA: 
  •  TALLER DE INICIACIÓN A LA CATA DE QUESOS 
  •  TAPAS CON QUESO 
  •  BAUTISMO DE BLACK JACK 
En primer lugar, El Obrador de Delia, junto con La Boutique del Queso, os ofreceremos un Taller de Iniciación a la Cata de Quesos (Incluyendo documentación y Cata Comentada de 7 quesos). 
Esta cata, irá acompañada de un Tapeo-degustación elaborado por el magnífico Chef del Restaurante Rincón de Pepe, Nico Aguilar. 
Y como colofón a esta actividad, el Gran Casino nos ofrece un Bautismo de Black Jack, con croupier reales. Nos iniciarán en este juego con una explicación teórica, y participaremos en un exclusivo Mini Torneo. Jugaremos con fichas de torneo (sin valor monetario) y el ganador será obsequiado con una Cena para 2 personas en el Restaurante del Gran Casino Murcia. 
Y lo mejor de todo: ¡Todo esto por sólo 24 € por persona! (Precio especial parejas: 44 €). 
Importante: Debido al carácter excepcional de la actividad, las plazas son muy limitadas, y es imprescindible presentar vuestro DNI o pasaporte en vigor a la entrada. 
Finalización del plazo de inscripciones: 22 de octubre a las 13 h.
¡Animaros, que todavía estáis a tiempo!

jueves, 18 de octubre de 2012

Alcachofas en salsa (SO 336)

Alcachofas en salsa.

Comentario previo:

Como ya dije en la receta del arroz con leche, eso del SO 336 significa que se trata de la receta 336 del libro de Simone Ortega "1080 recetas de cocina". Poco a poco irán cayendo algunas más de este famoso libro.

Comienza la época de las alcachofas y aunque con tanto calor hay pocas y no demasiado bonitas, van apeteciendo. Elegí esta preparación del libro de Simone Ortega por ser una elaboración básica que luego puede dar pie a otras recetas más complejas. De alguna manera, tienen un cierto parecido con las alcachofas de la abuela, pero éstas me parecen mucho mas gustosas con ese paso por la freidora y su salsa con más ingredientes. Por las mismas, también son más calóricas, cosa que las que presento ahora no lo son casi en absoluto (el aceite que llevan es casi testimonial.

No hay que esperar profundos sabores, ni contrastes que adornen un plato sencillo y muy tradicional. Solamente el toque de ajo y el cierto sabor que le transmita el perejil, junto al poco de aceite y el limón, es lo que podemos encontrar en esta receta, que gana un poco si le añadimos colorido y sabor, por ejemplo, con unas judías verdes y unas zanahorias baby al vapor, acompañadas de un tomatito cherry.

Ingredientes (para 2 ó 3 raciones):

  • 750 g. de alcachofas.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de pan rallado.
  • 1 c/s de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 1/2 c/c (cucharita de café) de perejil.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 limón.
  • Sal marina.
  • Agua.

Pasos:

  1. Pelar las alcachofas, dejando parte del tallo junto con el corazón. Partir por la mitad (o en cuartos, si fueran muy grandes) y frotar con limón. Ir poniéndolas en un cazo con agua y el zumo de medio limón (reservar una rodaja de limón para el momento de la cocción).
  2. Picar fino el ajo y el perejil.
  3. Escurrir las alcachofas y ponerlas en una olla con el pan rallado, el ajo y perejil picados, el AOVE y la rodaja de limón. Salar y cubrir con agua.
  4. Ponerlas a cocer durante 30 minutos a fuego flojo (5 sobre 10), tapando la olla.

miércoles, 17 de octubre de 2012

La cocina delokos, recetas vegetarianas de un flexitariano

Captura de pantalla del blog La cocina delokos.

Eugenio García Gonzáles es un dentista lucense con afición y devoción por la cocina. A su iniciativa se deve uno de los mejores blog sobre cocina vegetariana que yo conozco "La cocina delokos". Muy sencillo y fácil de usar. Claro en sus explicaciones y sin caer en el recoveco de hablar de ingredientes que son complicados de encontrar.

Una de las peculiaridades de este bloguero es su condición de flexitariano. Como Eugenio nos cuenta en su otro blog, Flexitariano.org:
"La palabra flexitariano (del inglés flexitarian) procede de la unión de los términos flexible + vegetariano. Es una voz nueva, no aceptada aún por la R.A.E., que apareció por primera vez en el año 2003.
El término se refiere a aquellas personas que basan su alimentación en una dieta vegetariana, pero que de manera ocasional, por diversas razones, consumen algunos productos de origen animal: mariscos, pescados, aves y carnes."
Yo no conocía ni el término ni la tendencia, hasta que leí lo que Eugenio ponía en su blog. Viene a ser como quienes te dicen (o decían) eso de "yo soy casi-vegetariano", pero en este caso con denominación y conciencia de lo que hacen y por qué lo hacen. Los platos que hace y no son vegetarianos los recoge en otro blog, denominado "El anexo delokos".

Como dicen en mi tierra "de todo tiene que haber". Yo me quedo con esa cocina delokos (¡me encanta el nombre!) y sus sencillos pero sabrosos platos. He realizado unas cuantas recetas sacadas o inspiradas en este blog y siempre me han salido estupendas (por ejemplo: hace poco el arroz graneado y hace más tiempo la sopa de patata y zanahoría).

¡Espero que también os guste!

martes, 16 de octubre de 2012

Día Mundial del Pan 2012

World Bread Day 2012 - 7th edition! Bake loaf of bread on October 16 and blog about it!
El 16 de octubre es el día que se ha elegido por la Federación Internacional de Panaderos (UIB) para dedicarlo al pan, ese alimento básico pero a la vez tan apetecible, si es de buena calidad. Para celebrarlo, se ha puesto en marcha una campaña que tiene su propia página web:
http://kochtopf.twoday.net/stories/announcing-world-bread-day-2012-7th-edition/

Desde aquí nos unimos a la celebración de este día y ponemos a vuestra disposición una serie de enlaces a preparaciones de distintos panes que yo mismo he elaborado, empezando por el último que presenté ayer mismo. Si picas en la imagen un enlace te llevará a la receta. Espero que os gusten.

Panecillos baguette:

Crespillos:

Pan chino:


Pan exprés:


Pan de molde de Iban Yarza:

Pan lavash:

Bagels:

Pan de masa madre casera:

Pan de canela con chocolate:


lunes, 15 de octubre de 2012

Panecillos baguette (1ª versión)

Tres Panecillos baguette.
Mañana, 16 de octubre, es el Día Mundial del Pan.

Comentario previo:

Estoy intentando llegar a formular un pan casero que nos satisfaga, tomando como base el pan tradicional francés, regulado por una normativa oficial. Ya sé que me va a resultar casi imposible, ya que la base fundamental, que es la harina de trigo, no la voy a encontrar igual que la que usan en Francia las panaderías artesanales. Pero tengo que encontrar algo que se aproxime lo más posible y a ello voy a dedicarme, al menos durante un tiempo.

Este primer intento lo voy a hacer con una hidratación del 60% (porcentaje de agua sobre el total de la harina usada). Comienzo usando levadura seca a un 2% (porcentaje de levadura sobre el total de la harina usada). Como la norma francesa habla de una harina de trigo de una fuerza de W 220, pero en España no es común que venga este dato especificado en los paquetes de harina. He tenido que recurrir a una mezcla (al 50%) entre una harina de fuerza (de la que desconozco el W) y una de repostería (que tampoco detalla el dato de la fuerza). Por último, la sal también la he aplicado al 2%.

Con estos datos de partida y una forma de elaboración, que detallo en el paso a paso, voy a preparar panecillos de unos 160 g. (en este caso 3). Con el resultado obtenido y las opiniones de la familia, iré modificando cantidades en los ingredientes y forma de elaboración, según proceda, para ir consiguiendo el resultado que más nos satisfaga.

Al final de la entrada pongo estas observaciones y los apuntes para la próxima versión.

Ingredientes (para 3 piezas de 160 g.):

  • 150 g. de harina de fuerza (50%).
  • 150 g. de harina de repostería (50%).
  • 180 g. de agua filtrada (60%).
  • 6 g. de levadura seca (2%).
  • 6 g. de sal marina (2%).
NOTA: Entre paréntesis el porcentaje del panadero.

Pasos:

  1. Mezclar los ingredientes sólidos en un cuenco. Añadir el agua y mezclar hasta conseguir una masa que haya incorporado toda la harina.
  2. Pasar la masa a la mesa de trabajo y amasar durante 10 minutos. Formar una bola.
  3. Colocar en un cuenco (yo lo tapo con un gorro de baño) y dejar que la mase se relaje y fermente durante 1 hora.
  4. Volver a poner la masa sobre la mesa de trabajo dividirla en tres trozos de un peso similar (160 g). Tomar cada uno de los trozos, extenderlos y formar los panecillos (yo los he hecho con puntas pronunciadas, pero si nos gustan redondeadas no debe haber problemas).
  5. Tapar los panecillos formados con un trapo húmedo (no mojado) y dejar reposar otra hora para que haga la segunda fermentación.
  6. Calentar el horno a 250º (yo usé piedra) y colocar en la base del horno un recipiente con agua, para que hierva y produzca vapor. 
  7. Colocar los panecillos (debidamente greñados*), vaporizar agua sobre la masa  y bajar la temperatura a 220º, con calor arriba y abajo, durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, volver a bajar la temperatura a 200º y mantener durante 15 minutos más. Comprobaremos que está hecho nuestro pan golpeando la base y viendo que suena hueco. Según nos guste que quede de dorada la corteza, lo dejaremos poco más o menos tiempo.
  8. Sacar y colocar sobre una rejilla para que enfríe durante 10 ó 15 minutos.
* Greñar: En panadería, hacer cortes en la superficie de la masa para hacer pan justo antes de cocerlo.

Observaciones sobre el resultado:

El resultado ha sido satisfactorio, pero con ciertas observaciones:
  • La miga no resultó lo alveolada y gelatinosa que se deseaba. La medida que tomaré será aumentar un 5% la hidratación y bajar la proporción de harinas para pasar a un 60% de fuerza y un 40% de repostería.
  • La corteza de la base estaba blanda y, aunque sonaba hueco, parecía algo cruda. En la próxima ocasión o calentaré durante más tiempo la piedra de horno o utilizaré una bandeja bien caliente.
  • La corteza, en general, hubiera necesitado algo más de dorado. Daré más tiempo de cocción en la segunda fase.

domingo, 14 de octubre de 2012

Milhoja de berenjena, pimiento y brie

Milhoja de berenjena, pimiento y brie con vinagreta de piquillos.

Comentario previo:

La verdad es que el nombre de este plato debía haber sido: "milhoja de berenjena, pimiento, brie, tomate y aceitunas sobre hojaldre con vinagreta de piquillos". Uno de esos nombres descriptivos que te quitan el hambre antes de llegar al final. Lo he dejado abreviado y que la curiosidad haga el resto.

Esta elaboración no es complicada, pero tiene un tiempo de ejecución algo prolongado por el asado de los pimientos y la fritura de las berenjenas. Así que es una preparación para fin de semana o festivo, en el que dispongamos de un poco de tiempo para entretenernos en la cocina. Mi consejo es que cuando aséis pimientos o friáis berenjenas, hagáis de más y los congeláis para tenerlos preparados en cualquier momento. Eso aligerará la próxima ejecución de esta receta.

Es un plato muy completo y sabroso que, con el toque de la vinagreta de piquillos, se convierte en el centro de una comida especial.

Ingredientes (para 4 ó 6 raciones):

  • 500 g. de tomates maduritos.
  • 700 g. de berenjenas.
  • 500 g. de pimientos verdes molludos.
  • 100 g. de aceitunas negras deshuesadas.
  • 300 g. de queso brie.
  • 1 plancha de hojaldre.
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
Para la vinagreta de piquillos.
  • 100 g. de pimientos de piquillos en conserva.
  • 2 c/s (cuchara sopera) de zumo de limón (1/2 limón).
  • 6 c/s de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 2 c/s de vinagre de Jerez.
  • 1 c/s de salsa inglesa vegana.
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.

Pasos:

  1. Envolver los pimientos, lavados, en papel de aluminio y asarlos en el horno durante 40 minutos a 200º. Sacarlos y dejarlos enfriar envueltos en el papel de aluminio. Pelarlos y hacerlos tiras.
  2. Pelar y cortar en rodajas la berenjena. Ponerla en un cuenco con agua salada, sumergirla con un peso encima y dejar en remojo durante 15 minutos. Secar y freír.
    Picar, no demasiado fino, las aceitunas negras deshuesadas.
    Pelar y cortar en rodajas los tomates.
    Hacer lonchas de unos 3 mm. de grosor con el queso brie.
  3. Montar las capas de ingredientes en una fuente de horno profunda. Primero los tomates en rodajas.
  4. Después las rodajas de berenjenas fritas.
    A continuación las lonchas de queso (había empezado a poner las aceitunas picadas cuando me di cuenta que no había hecho foto a este paso).
    Lo siguiente: las aceitunas picadas.
    Finalizamos las capas del milhoja con los pimientos asados cortados en tiras.
  5. Cubrimos todo con el la plancha de hojaldre, remetiendo los bordes para que haga de soporte.
  6. Pichamos con un tenedor la capa de hojaldre y metemos la fuente en el horno, caliente a 200º, con calor arriba y abajo, durante unos 20 minutos (hasta que vemos que el hojaldre ya está dorado a nuestro gusto).
    Dejamos reposar unos minutos para que se enfríe. Podemos servir directamente desde la fuente (así quedará el hojaldre más crujiente) o podemos darle la vuelta sobre una fuente de servicio, como si fuera una tarta tatin (así lo dejé yo, es más bonito, pero la masa de hojaldre se humedece con todos los jugos y no queda crujiente).
  7. Hacer la vinagreta de piquillos poniendo todos los ingredientes en el vaso de la batidora. Batir hasta que quede una salsa homogénea (yo he preferido dejar que se noten un poco los trocitos de pimiento del piquillo). Servir en una salsera para que cada comensal riegue su trozo de milhoja con la cantidad de salsa que desee.

sábado, 13 de octubre de 2012

Crespillos

Comentario previo:

Los crespillos son un pan plano muy típico de algunas zonas de la Región de Murcia (sobre todo por Cartagena y Lorca). No confundir estos crespillos con otros de la zona aragonesa: los crespillos de borraja (una especie de témpura de borraja) o los crespillos de carnaval (unos buñuelos de viento). Los crespillos, en la Región de Murcia, se han ido popularizando y ampliando su implantación geográfica a otros municipios (cómo La Unión, Mazarrón o Águilas), llegando hasta la capital de la Región y tomando, incluso, las estanterías de algunos supermercados.

Aunque actualmente su fabricación sea semi-industrial, los crespillos nacen como un subproducto de aprovechamiento. Según los datos que he encontrado en mi indagación, parece ser que se comienzan a hacer crespillos con la masa sobrante de hacer empanadas, cuando se acababa el relleno y quedaba una buena cantidad de masa. Se trata, simplemente, de presentarlo como un snack salado que puede servir como acompañamiento de la comida o simplemente como golosina.

En Lorca (ciudad famosa por sus Desfiles Bíblico-Pasionales de Semana Santa) se solían comer estos crespillos como parate de la merienda durante los desfiles. En Cartagena también se ha comido este pan plano con cierta vinculación con las procesiones de Semana Santa. Es de suponer que en épocas de alza de consumo, con una producción elevada de otras preparaciones, los sobrantes de masa serían abundantes y, por lo tanto, la aparición de crespillos en los mostradores de las panaderías sería más habitual en estas épocas (es una mera deducción personal). Lo cierto es que ahora crespillos y Semana Santa, en la tradición festera, van unidos de la mano.

Como ya he dicho, se trata de un pan plano, crujiente y de una sola fermentación. Su toque peculiar se lo da el pimentón (aunque existen variantes sin esta especia). Es un pan enriquecido con una fuerte aportación grasa, que proporciona el aceite (aunque también se preparan con manteca de cerdo). El añadido del vino blanco es más típico de la zona cartagenera, pero no parece imprescindible. Se puede sustituir la parte de dicho vino por agua, sin mayor menoscabo del producto final. Pero, al igual que para otras masas de empanadas, ese vino le da un toque que no hay porque despreciar.

De las que he consultado, me he decantado por seguir la receta de la cartagenera Mariam en su blog "A mi manera". También yo he amasado con la Thermomix (TMx), pero no hay ningún problema para hacerla mediante el procedimiento tradicional de amasado a mano.

Ingredientes:

  • 350 g. de harina de fuerza.
  • 100 g. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 50 g. de agua filtrada.
  • 50 g. de vino blanco seco (usé verdejo de Rueda).
  • 7 g. de levadura seca.
  • 5 g. de sal marina.
  • 5 g. de pimentón dulce de Murcia.
  • Sal marina gruesa (para espolvorear).

Pasos:

  1. Poner todos los ingredientes (menos la sal gruesa) en el vaso de la TMx. Mezclar los ingredientes: 15 segundos, velocidad 6. Después amasar: 3 minutos, vaso cerrado y velocidad espiga.
    • Amasando a mano: poner todos los ingredientes en un cuenco y mezclarlos hasta que formen una bola de masa homogénea, grasa y algo granulosa de un color naranja intenso (que se suavizará en el horneado). Pasar a la mesa de trabajo y amasar durante 5 minutos. Bolear.
  2. Dejar que la masa repose en el propio vaso de la TMx o en un cuenco tapado (yo lo cubro con un gorro de baño) para que fermente durante una hora. La masa subirá muy poco.
  3. Pasada la hora de reposo, estirar la masa, ayudándose de un rodillo, hasta obtener un grosor de unos 2 ó 3 milímetros. No hace falta que sea escrupulosamente homogéneo el grosor. Todo lo contrario, si es tosco e irregular le dará un toque más artesanal.
  4. Cortar la masa, ya sea en círculos ayudándose de un aro corta-pasta o en cuadrados con la ayuda de un corta-pizzas. Pinchar por toda la masa con un tenedor, para que no se infle mucho durante la cocción.
  5. Disponer sobre una bandeja de horno y espolvorear con un poco de sal gruesa. Cocinar durante unos 12 a 15 minutos, con el horno caliente a 200º y calor arriba y abajo. Las sacaremos cuando empezamos a ver que se están tostando y virando de un color suavemente naranja a un tostado marrón.
  6. Dejar reposar sobre una rejilla durante unos minutos. Los crespillos están buenos a cualquier temperatura, pero con el calorcillo de haber salido del horno os aseguro que son irresistibles.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Veganasia, cocina oriental vegana

Sigo con la serie en la que quiero ir presentando los blogs de cocina vegetariana y vegana que habitualmente visito y que me sirven de inspiración para muchos platos que realizo y que luego presento yo en mi blog.

Hoy le toca a Veganasia, un blog de cocina vegana pero centrada en preparaciones orientales. Lo capitanea Ficus y le acompaña, en la labor de imagen, su compañera Mari Carmen. Como peculiaridad, todas las entradas donde nos presenta sus elaboraciones van acompañadas de música, con comentario previo incluido. Así se mezclan las dos aficiones de este bloguero: cocina y música.

Como nadie mejor que uno mismo para explicar lo que pretende, os dejo a continuación la presentación que inserta en el blog, a modo de declaración de intenciones:
"Aunque este es un sitio orientado principalmente hacia la cocina asiática vegana y la buena música, también tiene espacio para la gastronomía mundial y lo que vaya surgiendo... 
 La labor de imagen es cortesía de mi compañera de viaje Mari Carmen. Las canciones son, en su mayor parte, ripeadas de mis vinilos y las demás son aportaciones que hicieron en su día ( y siguen haciendo ) las buenas gentes que conforman 1pocodmusica. 
 Poneros cómodos y tomad lo que queráis. Sois todos bienvenidos."
Entre su contenido, también podemos encontrar vídeos en los que nos muestra la preparación del plato que ocupa la entrada ese día. NOTA IMPORTANTE: La encargada de grabar los vídeos es Cristina, la hija de 11 de años de autor del blog, una joven artista que ya apunta maneras.

Como muestra, comparto la inserción del vídeo de la preparación de "Carne vegetal (para macerar)":

domingo, 7 de octubre de 2012

Alboronía

Alboronía.

Comentario previo:

Si hay una falsa alboronía, tiene que haber una alboronía. Aunque con la alboronía pasa lo que con muchos platos tradicionales de largo recorrido. Al final existen casi tantas variaciones sobre la misma receta, como intérpretes de la misma. Lo único que he sacado en claro, después de leer bastante sobre el tema, es que se trata de un "guisado de berenjenas", como dice José Luís Flores en un artículo sobre este plato. Parece que sobre el resto de ingredientes hay poco acuerdo en cuáles son los que se deben usar y en qué proporción.

Dejándome guiar por una persona que la cocina durante ya muchos años, he realizado mi versión, en la que participa la calabaza y no el calabacín, aunque bien puede ejecutarse al contrario o sin ninguno de los dos. Como ya he dicho, en cada casa la alboronía se interpreta según el gusto de los comensales.

Ésta, que yo elaboro, puedo asegurar que sale sabrosa y con un contraste entre el dulzor de la calabaza ye el toque amargo de la berenjena que puede resultar chocante, pero a mí me parece delicioso. Y una de las ventajas que tiene es que se puede congelar en raciones y así tenerlo disponible en cualquier momento.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 kg. de berenjenas.
  • 500 g. de calabaza.
  • 500 g. de tomate pera maduro.
  • 250 g. de pimiento rojo.
  • 100 g. de cebolla tierna.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de pimentón dulce de Murcia.
  • Pimienta negra molida.
  • 1 c/s de vinagre de Jerez.
  • Sal marina.
  • 2 c/s de AOVE (aceite de oliva virgen extra). 

Pasos:

  1. Pelar y cortar en dados de más de 1 cm. la berenjena y la calabaza. Cocerlas en agua salada durante 7 u 8 minutos (hasta que la calabaza empieza a flotar), escurrirlas y reservar.
  2. Picar la cebolla y ponerla a pochar en una olla donde habremos calentado el AOVE.
  3. Cuando empiece a ponerse transparente (en 3 ó 4 minutos), añadir el ajo picado y el pimiento cortado en dados de como 1 cm. Pochar durante unos 10 minutos más (hasta que empecemos a notar el pimiento blando). 
  4. Mientras se va pochando, pelar los tomates, quitarles las semillas y cortar la pulpa en dados de como 2 cm. Apartar del fuego la olla y añadir sal, el pimentón, la pimienta molida y el vinagre. Remover bien, cuidando que no se queme el pimentón y añadir el tomate. Voler a poner la olla al fuego y dejar un par de minutos más, removiendo para que se integre el tomate.
  5. Agregar la berenjena y la calabaza cocidas, que teníamos en reserva. Remover todo bien para que se mezclen todos los ingredientes y dejar cocer, a fuego flojo (5 sobre 10), durante unos 5 minutos más. Durante ese tiempo remover un par de veces, con cuidado de no desmoronar las verduras, procurando que no se pegue el guisado al fondo de la olla.
  6. Dejar reposar unos 15 a 20 minutos antes de servir. Se puede comer así sólo, como guarnición de otro plato o acompañado de algunos tropezones (los más típicos son los garbanzos cocidos y luego fritos).

sábado, 6 de octubre de 2012

Ensalada de col y manzana con veganesa de mostaza y wasabi

Ensalada de col y manzana con veganesa de mostaza y wasabi.

Comentario previo:

Empieza la temporada buena de las coles y antes de que lleguen los fríos prefiero comerla cruda en ensalada. El sabor de la col cruda conjuga muy bien con el dulzor de la manzana, que será la otra principal protagonista de esta ensalada. Para el papel de acompañantes lo mejor son unos buenos encurtidos. He escogido unas aceitunas rellenas de pimiento, unas alcaparras y ajos encurtidos. Podrían haber sido otros, pero eran los que tenía disponibles.

Como elemento amalgamante una salsa de la familia de las mayonesas, pero hecha con leche de soja. Se hace como la lactonesa (mayonesa sin huevo, pero con leche). Pero quería que tuviera un toque especial de sabor para lo que he recurrido a la mostaza en polvo y al wasabi (muy poquito). Al final a resultado un salsa con un toque muy peculiar y sabroso, aunque me ha salido menos ligada de lo que yo quería.

Ingredientes:

  • 200 g. col lisa.
  • 200 g. de manzana golden (1 grande o 2 pequeñas).
  • 6 c/s (cuchara sopera) de veganesa de mostaza y wasabi.
  • 12 aceitunas rellenas de pimiento.
  • 6 ajos encurtidos.
  • 1 c/s de alcaparras (tapenas las llamamos en Murcia).
Para la veganesa de mostaza y wasabi:
  • 50 ml. de leche de soja.
  • 100 ml. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 1 c/c (cucharita de café) de mostaza en polvo.
  • 1/2 c/c de pasta de wasabi.
  • Sal marina.

Pasos:

  1. Preparar la veganesa, como si fuera una mayonesa. Cuando haga poca cantidad utilizo el batidor de leche de Ikea en lugar de la batidora de mano.
  2. Cortar la col en juliana y rallar la manzana, pelada.
  3. Colocar en un cuenco y mezclar la col cortada y la manaza rallada con 6 cucharadas de la veganesa que hemos preparado (queda a nuestro gusto ponerle más o menos). En este punto, si se quiere, se puede salar un poco (pero hay que tener en cuenta que los encurtidos no aportan su parte de salado).
  4. Meter al frigorífico un rato y mientras cortar los ajos encurtidos en rodajas y partir por la mitad las aceitunas rellenas.
  5. Para servir, remover de nuevo la mezcla de col, manzana y veganesa, colocar en un cuenco o fuente de servicio y repartis por encima los encurtidos troceados.

martes, 2 de octubre de 2012

Falsa alboronía

Falsa alboronía.

Comentario previo:

Podía haber llamado a este plato con un nombre de esos largos y descriptivos del tipo: garbanzos refritos con pimentón y verduras pochadas con tomate frito. Seguro que hubiera sido más exacto. Pero al ver la receta de alboronía de José Manuel en Asopaípas pensé que lo que yo hacía era algo similar, aunque digamos que algo falsario (las influencias de Falsarius Chef se tenían que notar).

De otro lado, me habían pedido que mostrara alguna receta con las verduras pochadas que preparé en otro día. Así que, lo que vengo a denominar falsa alboronía es un plato socorrido, rápido de hacer (si tienes la previsión de disponer de algunas cosas ya preparadas y congeladas) y que en época de pérdida de peso puede vernir muy bien.

Yo suelo tener en casa congelados garbanzos cocidos (con un poco de alga kombu y cominos, para el tema de gases). Y si no dispongo de ellos, recurro a conservas de calidad, que en el apartado de las legumbres suelen dar un buen resultado. Junto con las citadas verduras pochadas, pimentón picante y un poco de tomate frito, se hace un plato rápido, sabroso y nutritivo.

Ingredientes (para 1 ración):

  • 200 g. de garbanzos cocidos.
  • 100 g. de verduras pochadas.
  • 1/2 c/c (cucharita de café) de pimentón picante de Murcia.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de tomate frito.
  • 1 c/s de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal marina.

Pasos:

  1. En una sartén calentar el AOVE. Antes de que comience a humear, apartar y agregar el pimentón, removiendo un poco para que se integre con el AOVE.
  2. Inmediatamente, agregar los garbanzos, volver a poner a fuego medio y saltearlos durante un par de minutos.
  3. Añadir las verduras pochadas y el tomate frito. Salar y remover todo el preparado hasta que quede caliente a nuestro gusto. Y ¡a servir!

lunes, 1 de octubre de 2012

Arroz con espinacas y huevo escalfado

Arroz con espinacas y huevo escalfado.

Comentario previo:

Me parece que ya he comentado que ando reduciendo el valor calórico de mis comidas para conseguir perder algo del peso cogido este verano. Así que veréis reflejado ese esfuerzo en recetas como ésta, donde trato de reducir el uso del aceite a mínimos y procuro utilizar ingredientes sabrosos, pero lo mas ligeros posible.

Este plato funcionará como plato único o, a lo sumo, precedido por una ensalada muy ligera. De postres ni hablamos, ya que estoy consumiendo un poco de fruta, pero siempre fuera de las comidas.

Como tenía preparado arroz graneado de una comida anterior, no me hizo falta prepararlo para esta receta, pero para su preparación basta con recurrir a la receta vinculada y hacer la mitad de la cantidad que allí se cita.

Se puede aromatizar este preparado con hierbas o especias de nuestro gusto (por ejemplo, con curry en polvo, lo que le da un toque de cocina india) o con alguna salsa (por ejemplo, con salsa soja, que nos recordaría las preparaciones chinas). Eso ya queda al gusto de cada cual.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 tazas de arroz graneado.
  • 400 g. de espinacas frescas.
  • 2 cebollas tiernas (unos 100 g.)
  • 2 tomates (unos 150 g.)
  • 2 huevos (tamaño L).
  • 2 c/s (cuchara sopera) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Pimienta negra molida.
  • Sal marina.
  • Pimentón dulce de Murcia (opcional).

Pasos:

  1. Preparar 150 g. de arroz graneado, siguiendo la receta vinculada.
  2. Pelar y picar la cebolla tierna. Ponerla a pochar con 2 cucharadas de AOVE.
  3. Cuando comience a tomar color la cebolla, añadir los dientes de ajo, también finamente picados.
  4. Pelar los tomates, quitarles las pepitas y cortarlos en datos de más de 1 cm. (se trata de que se note al morder). Añadirlos a la sartén y saltear durante unos 2 ó 3 minutos.
  5. Limpiar las espinacas y, si hiciera falta, quitarles los tallos que pudieran estar duros. Cortarlas en tiras, no muy finas, y agregarlas al sofrito. Remover hasta que queden lacias y reduzcan notablemente su volumen. Salpimentar al gusto.
  6. Añadir el arroz graneado y saltearlo un par de minutos con el resto de ingredientes que tenemos en la sartén.
  7. Escalfar los huevos.
  8. Montar el salteado de arroz y espinacas con un aro en el plato de servicio y colocar encima el huevo escalfado. Poner al huevo un poco de sal gruesa (o en escamas) y, si se desea, un poco de pimentón dulce.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .