jueves, 20 de diciembre de 2012

Cristóbalas

Cristóbalas.

Comentario previo:

Las cristóbalas son un dulce navideño típico de Jumilla (Murcia) y se encuadran dentro del grupo de los almendrados y están emparentadas con los cordiales o los panellets. Hace unos días, hablando con mi amigo y padrino de boda Juan, me comentaba lo mucho que le gustaban y que se trataba de los dulces navideños que más le gustaban y mejor toleraba (parece que con la edad se va alejando de gustos tan dulzones). Me propuse llevarlos a mi mesa estas próximas fiestas y me puse manos a la obra.

Me costó un poco dar con los ingredientes y el proceso de elaboración. Como suele ocurrir con cualquier preparación tradicional, existen discrepancias sobre "la receta original": hay quien defiende que se hace a partir de almendras crudas y otros defienden que hay que tostarlas antes de molerlas. Yo me decanté por manejarlas crudas que, además, me permitía utilizar la almendra molida que venden empaquetada en los supermercados Mercadona.

También tuve algunas dificulatades con las cantidades de ingredientes. Se suele usar como medida la "tasa": cantidad suficiente para llenar una llanda o bandeja metálica para horno panadero. Por lo cual las cantidades que se manejan son grandes y para la elaboración casera parecen abusivas  El ingrediente que marca las cantidades es el huevo, pero un huevo puede pesar desde 45 ó 50 g. hasta 75 u 80 g., casi el doble. Me fui a un tamaño medio, el grande o L que supone unos 65 g. por pieza.

Por último, los tiempos y temperatura de  horneado es algo que se suele dejar en manos del panadero, en cuyo horno se hacen estos dulces. Tomando como referencia los tiempos y temperaturas de elaboración para otros dulces navideños similares y las distintas informaciones que recabé, terminé usando el horno a 180º durante 22 minutos (que podrían haber llegado a 25, si se quiere un acabado más tostado).

Por lo demás, la preparación es sencilla, ya que basta mezclar los ingredientes hasta hacer una masa homogénea, hacer bolas con ella y luego hornearlas, para acabar espolvoreándolas con azúcar glas. Total, poco más de media hora, algo muy asumible para cualquiera.

Ingredientes (22 unidades):

  • 2 huevos (tamaño L).
  • 250 g. de azúcar.
  • 330 g. de almendra marcona molida.
  • La ralladura de la piel de medio limón.
  • 1 c/c (cucharita de café) de canela en polvo.
  • 2 c/s (cuchara sopera) de azúcar glas.

Pasos:

  1. Moler (triturar) bien la almendra, si no se a comprado molida. En la Thermomix (TMx): 30 segundos, velocidad 6 (si es necesario, bajar lo que quede por los bordes y triturar durante otros 14 segundos, velocidad 6).
  2. Batir los huevos con el azúcar, hasta que quede bien diluida. En TMx: 15 segundos, velocidad 4.
  3. Añadir la almendra molida, la ralladura de limón y la canela en polvo. Amasar hasta formar una masa pegajosa y homogénea. En TMx: 3 minutos, vaso cerrado y velocidad espiga.
  4. Ir tomando cucharadas de masa (unos 30 g. de masa) y formar bolas, que se depositarán, aplastando la base para darles forma troncocónica, en una bandeja de horno protegida con papel vegetal.
  5. Con el horno caliente a 180º (calor arriba y abajo), hornear durante 20 a 25 minutos, según se quieran de tostadas.
  6. Cuando se saquen del horno, espolvorear con el azúcar glas y dejar enfriar.

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.

martes, 18 de diciembre de 2012

lunes, 17 de diciembre de 2012

Espagueti con níscalos

Espagueti con níscalos.

Comentario previo:

Un plato para no complicarse la existencia. Como su sencillez se explica sola, en este comentario quisiera contaros la experiencia de conservación de los níscalos en la nevera durante varias semanas. Ya empieza a repuntar el precio de estas setas (hace muchos días que pasaron las lluvias) y yo quise anticiparme. Me planteé la forma de disponer de níscalos frescos comprados a buen precio. Hace tres semanas compré de más y dispuse distintas forma de conservación, en el frigorífico. La que mejor resultado a dado es la de lavar los níscalos, dejarlos escurrir hasta que estén prácticamente secos y meterlos en un tuper de plástico. Tras tres semanas están perfectos y creo que habrían aguantado un poco más, ya que ningún ejemplar tenía el más mínimo deterioro, ni presencia de moho. Bueno, no es mucho tiempo, pero para un producto que puede variar en una semana de costar 3€ el kilo a llegar a los 12, puede ser un dato importante para hacer acopio en los momentos más favorables.

Ingredientes (22 unidades):

  • 150 g. de espagueti.
  • 200 g. de níscalos frescos.
  • 1 diente de ajo.
  • 40 g. de queso parmesano recién rallado.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
  • Orégano en polvo.
  • Tomillo en polvo.
  • Nuez moscada recién rallada.

Pasos:

  1. Cocer los espagueti en abundante agua salada y con las orégano, tomillo y nuez moscada, durante el tiempo que marque el paquete.
  2. Limpiar los níscalos (si no lo están ya, como en mi caso) y cortarlos en dados de poco más de 1 cm. de lado. Saltearlos en una sartén con la cucharada de AOVE y un poco de sal y pimienta negra molida, ademas del ajo picado.
  3. Escurrir los espagueti, reservando medio vasito de caldo.
  4. Añadir los espagueti y el caldo reservado a la sartén donde hemos salteado los níscalos. Saltear durante un minuto más y servir con el queso parmesano recién rallado por encima.

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Galletas de gofio con canela

Galletas de gofio con canela.

Comentario previo:

Tomando como referencia la receta de galletas de gofio en Mi toque en la cocina, he preparado éstas. Ya sé que las que preparó Déborah resultan mucho más apetecibles, para ya sabéis que mi especialidad no es el acabado. Lo que sí puedo asegurar es que están muy buenas y con esa mezcla entre el tostado del gofio y el sabor de la canela consiguen ser muy apetecibles.

Ya sé que estamos en una época propicia para otro tipo de dulces (por aquello de la cercana navidad) pero tenía esta receta pendiente y más de medio kilo de gofio que me espera en la alacena.

Hoy día ya no es tan complicado comprar gofio fuera de Canarias gracias a tiendas online como Made in Canary Islands y el precio es asumible (3€ el Kg.) De todas maneras, también se pueden hacer estas galletas con harina floja (o de repostería). Pero el toquecillo tostado del gofio os lo perderéis. También podéis probar a tostar la harina floja antes de hacer la masa de las galletas.

Ya sabéis que en casa solemos usar margarina, por las intolerancias alimentarias de uno de mis chicos. Pero se puede usar mantequilla, que habremos dejado fuera del frigorífico un buen rato antes para que quede con una textura de pomada.

Ingredientes (para 42 galletas):

  • 1 huevo (tamaño L).
  • 130 g. de azúcar glass.
  • 220 g. de gofio de trigo.
  • 130 de margarina.
  • 10 g. de impulsor (levadura química).
  • 20 g. de canela en polvo.

Pasos:

  1. Batir el huevo con el azúcar glass, hasta que quede de un color blanquecino.
  2. Añadir el gofio (mejor pasándolo por un tamiz, para que quede bien suelto), así como la la margarina el impulsor y la canela en polvo.
  3. Amasar hasta conseguir un masa homogénea con una textura quebradiza.
  4. Calentar el horno a 170º.
  5. Colocar la masa sobre la mesa y extenderla con un rodillo, hasta que quede de un grosor de medio centímetro.
  6. Cortar la masa con un molde (o con distintos para variar las formas) en ir colocando sobre una bandeja de horno protegida con papel vegetal.
  7. Hornear a 170º durante 10 minutos. 

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Ensalada tibia de quinoa

Ensalada tibia de quinoa.

Comentario previo:

La idea de este plato la se basa en la ensalada de quinoa de Gourmet Vegetariano. Es un blog poco activo, pero con algunas recetas muy interesantes.

La quinoa es un pseudocereal (no es una gramínea) rico en proteinas (tiene los 8 aminoácidos esenciales para el ser humano) que nos llega desde Sudamérica. Ya se puede encontrar con facilidad no sólo en herboristerías y tiendas de dietética, sino también en super e hipermercados (normalmente en la zona destinada a alimentos gourmet o productos dietéticos) y su precio es relativamente asequible: unos 8 euros el kilo (pero cunde bastante).

No tengo mucha práctica en su uso, ya que no forma parte de mi rutina culinaria, ni tiene un sabor o textura que sea especialmente tentadora. Pero debo reconocer que si son ciertas todas las virtudes que se citan sobre su características nutritivas y medicinales, no habrá mas remedio que dejarle un hueco entre mis elaboraciones.

Esta ensalada se puede comer tibia o fría, pero yo creo que gana bastante en la versión tibia, con el contraste de los tomates cherry y la inclusión ácida de las alcaparras. La quinoa ya se suele vender lavada, para que pierda la saponina (sustancia jabonosa y amarga que la recubre), pero siempre es conveniente cerciorarse, poniéndola bajo el chorro de agua y apreciando que salga completamente transparente el agua después de atravesarla. Tampoco es necesario tostarla antes de su cocción, pero le da un toquecillo que merece la pena. La forma de ver si está bien cocida es sacar unos granos y apreciar si el germen está visible.

Por lo demás una ensalada que podremos aliñar según nuestro gusto. He usado poco aceite y sólo para el salteado. Si se usa salsa de soja, tener cuidado de no pasarse con la sal, ya que aquélla tiene ya su toque salado.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 50 g. de quinoa.
  • 50 g. de pimiento verde.
  • 50 g. de pimiento rojo.
  • 50 g. de cebolla tierna.
  • 20 g. de almendras crudas con piel.
  • 3 tomates cherry.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de alcaparras (tápenas las llamamos en Murcia).
  • Sal marina.
  • 1 c/s de salsa de soja.
  • 1 c/s de AOVE (aceite de oliva virgen extra).

Proceso en imágenes:

Lavar la quinoa, cerciorándose de que el agua sale
transparente tras atravesarla.

Tostar durante unos 7 mimuntos la quinoa en una sartén o
wok, sin aceite. 

Una vez tostada la quinoa, cubrir con más del doble de su
volumen de agua y dejar cocer a fuego suave.

Tras unos 10 minutos, se aprecia que el germen de la quinoa
es visible. Retirar del fuego y poner a escurrir.

En una sartén con una cucharada de AOVE, saltear la cebolla
y los pimientos, que habremos lavado y cortado en juliana,
junto con las almendras troceadas, no muy pequeñas.

Tras 3 minutos y antes de que pierdan textura las verduras,
apagar y añadir la quinoa escurrida. Mezclar con el resto de
ingredientes. Añadir sal y salsa de soja. Poner en la fuente de
servicio y decorar con los tomates cherry partidos por la
mitad y las alcaparras.

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Buñuelos indios de brócoli con salsa de yogur

Buñuelos indios de brócoli con salsa de yogur.

Comentario previo:

Esta receta está inspirada en una de las que  nos presenta Alice Hart en su libro "Mi primera comida vegetariana" y me llamó especialmente la atención el potencial que tenía una masa de rebozado con una mezcla de especias que recordara la cocina india.  Alice prefiere usar el brócoli en crudo, pero mi experiencia me ha llevado a la conclusión de que es mejor someterlo antes a una ligera cocción al vapor, con lo que evitamos que absorba más demasiado aceite y alejamos el peligro de que, si el brócoli no es suficientemente tierno, quede un poco duro de más.

Por supuesto, la masa serviría para rebozar cualquier otra verdura (algo que espero hacer después del éxito de sabor conseguido).

Es una receta sencilla y cuya unica complicación es disponer de las distintas especias que se citan, pero que se pueden sustituir por una mezcla de curry o garam masala que podemos encontrar en muchos supermercados. En cuanto a la harina, se puede usar cualquier otra que sea buena para rebozado (Alice Hart propone usar harina de garbanzos, pero yo no tenía en casa). La mezcla de maizena y harina de rebozar ha dado muy buen resultado, pero seguro que con una simple harina de trigo de las que solemos tener en casa también sería bueno el resultado final.

Los buñuelos pueden resultar muy pesados, por eso les va muy bien alguna salsa que los aligere, como una simple salsa de yogur con limón y aceite. Se le puede añadir pimentón, ajo en polvo u otras especias o ingredientes (como pepino, para darle un toque griego), pero con lo que lleva la masa de rebozado ya es suficiente y he preferido una salsa muy sencilla.

Ingredientes:

  • 500 g. de brócoli.
  • 100 g. de harina fina de maíz (Maizena).
  • 100 g. de harina para rebozar (sin huevo).
  • 1 c/c (cucharita de café) de comino molido.
  • 1 c/c de semilla de cilantro molidas.
  • 1 c/c de jengibre seco en polvo.
  • 1 c/c de cúrcuma.
  • 1 c/c de pimentón dulce de Murcia.
  • 1 c/c de sal marina.
  • 10 g. de impulsor (levadura química).
  • 200 ml. de agua filtrada muy fría.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra) para freír.
Para la salsa de yogur:
  • 1 yogur griego (sin azúcar).
  • 1 c/s (cuchara sopera) de zumo de limón.
  • 1 c/s de AOVE.
  • Sal marina.

Proceso en imágenes:

Lavar y cortar el brócoli en "floretes". Salar y cocer al vapor 5
minutos y reservar.

En un cuenco poner las harinas, la mezcla de especias, el
impulsor, la sal e ir añadiendo poco a poco el agua fría.

Remover los ingredientes hasta formar una masa fluida, pero
densa y homogénea.

Mojar los "floretes" de brócoli cocido en la masa de rebozar
y ponerlos a freír en una sartén con abundante AOVE
hirviendo.

Cuando estén los buñuelos bien fritos por todos lados, sacarlos
y ponerlos sobre papel de cocina, para eliminar el exceso de
aceite.

Poner todos los ingredientes para la salsa de yogur en un
cuenco y mezclarlos bien, hasta que quede homogénea.

Llévalo a tu móvil

Para poder consultar las recetas en la cocina, las suelo abrir en el móvil. Una forma rápida de localizarlas es utilizando código QR. A partir de ahora iré añadiendo este código a las nuevas recetas (y espero ir revisando las anteriores).

lunes, 10 de diciembre de 2012

Patatas al horno y rellenas

Patatas al horno y rellenas.

Comentario previo:

Esta receta está basada en la publicada por Apicius en su blog La cocina paso a paso con el nombre de Solanum Toberosum al horno y rellena. Por supuesto, el relleno lo he modificado para adaptarlo a mi dieta vegetariana y, aprovechando la temporada, lo he hecho con níscalos. Se puede usar otro tipo de setas, pero no iba a desaprovechar la ocasión de disponer de una de mis favoritas.

El resto no tiene mayores secretos, sólo que yo he preferido acabar poniendo un poco de queso parmesano sobre las patatas rellenas, para que acabaran con una cobertura y gustosa.

Ingredientes (para media docena de trozos):

  • 3 patatas medianas (de unos 70 a 80 g.)
  • 150 g. de níscalos.
  • 10 ml. de leche.
  • 25 g. de margarina (o mantequilla).
  • 40 g. de queso emmental rallado.
  • Sal marina.
  • 6 gotas de salsa tabasco.
  • 25 g. de queso parmesano rallado.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).

Proceso en imágenes:

Lavar bien la piel de las patatas y partirlas por la mitad.
Ablandarlas poniéndolas 6 minutos en el microondas a
plena potencia (en mi caso 900W).

Colocar las patatas ablandadas en una bandeja de horno y
asarlas a 240º durante 10 minutos.

Las patatas asadas quedarán con una capa o costra que
retiraremos (con un poco de sal y AOVE están buenísimas).

Retirar la pulpa de las patatas asadas con una cuchara o un
sacabolas. Dejamos sólo una capa fina junto con la piel.

Poner en el vaso de la batidora (en mi caso la Thermomix)
la pulpa de la patata junto con los níscalos limpios y
salteados en AOVE hasta que pierdan su jugo. Añadir la
margarina, el queso emmental, la leche, el tabasco y la sal.

Triturar hasta dejar todo hecho una papilla (en la TMx
programar 10 segundos a velocidad 6).

Mientra hacemos el relleno, poner las patatas vaciadas en
el horno a 200º durante 15 minutos, para que queden bien
tostadas (casi crujientes).

Rellenar las patatas con la papilla hecha con la pulpa y los
níscalos salteados y cubrir con el queso parmesano rallado.

Asar las patatas rellenas (con calor arriba y abajo) a 220º
durante unos 20 minutos o hasta que veamos que está el
queso fundido y dorado a nuestro gusto.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Crema de guisantes con mousse de níscalos

Crema de guisantes con mousse de níscalos.

Comentario previo:

Han llegado los primeros guisantes frescos a los puestos del mercado. Ya tenía gana de verlos aparecer, sobre todo para comerlos en crudo, que es como más me gustan. Pero también para hacer algunas preparaciones que tenía pendientes, como esta crema de guisantes.

Se trata de una preparación sencilla, pero que yo he complicado un poco con el acompañamiento de una mousse de níscalos. La crema se podría tomar sola o con el acompañamiento de algunos tropezones sencillos (picatostes de pan, huevo cocido y troceado, etc.) Pero yo tenía en la cabeza el hacer esta mousse con nata montada y níscalos, que sabía no me defraudaría.

Por lo demás, poco misterio. Se puede tomar la crema tanto caliente, como templada o fría. Eso sí, la mousse siempre se toma en frío.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 200 g. de guisantes frescos desgranados (también se podrían usar congelados).
  • 75 g. de patata.
  • 50 g. de cebolla tierna (o puerro o chalota).
  • 400 ml. de caldo vegetal (yo usé mi concentrado para caldo vegetal).
  • 1 c/s (cuchara sopera) de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • Sal marina.
Para la mousse:
  • 100 ml. de nata líquida para montar.
  • 100 g. de níscalos.
  • AOVE.
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
  • Ajo en polvo.

Pasos:

  1. Limpiar los níscalos y trocearlos en daditos pequeños (de como medio centímetro de lado). A fuego suave, en una sartén caliente con un poco de AOVE, se fríen hasta que queden crujientes. Reservar.
  2. En un cazo, calentar el aceite y añadir la cebolla limpia y picada. Saltearla hasta que comienza a transparentar (no queremos que se dore).
  3. Añadir la patata pelada y cortada en dados pequeños (de 1 cm. de lado). Saltear sin que se tuesten.
  4. Agregar los guisantes desgrasados y también saltearlos ligeramente.
  5. Verter en el cazo el caldo vegetal y salar al gusto. Dejar cocer unos 10 minutos (la patata deberá estar blanda).
  6. Mientras se cuece, preparamos la mousse montando la nata líquida (que tendremos bien fría). La salpimentamos y le ponemos el ajo en polvo y añadimos tres cuartas partes de los níscalos reservados. Dejamos reposar en el frigorífico a la espera de montar el plato.
  7. Una vez cocida la patata y los guisantes, triturarlos con una batidora de brazo y pasarlos por un colador chino (se puede tomar si colar, pero colado queda mucho más suave).
  8. Poner en los platos la crema de guisantes y, sobre ella, colocar una cucharada de mousse de níscalos. Terminar espolvoreando sobre el plato el resto de los trocitos de níscalos fritos.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Tostas de revuelto de níscalos y ajetes

Tostas de revuelto de níscalos.

Comentario previo:

Una cena rápida y sabrosa. Ya tenía los ajos tiernos fritos, porque siempre hago un buen montón de ellos y los congelo para ir sacándolos cuando los necesite. También tenía preparados unos níscalos salteados, que sobraron de una preparación anterior. Así que nada más fácil que tomar una baguette de tradición francesa de las que hacen el obrador Lucie (un día os hablaré de esta pastelería y panadería que han abierto cerca de casa), tostarla y poner sobre ella esos níscalos y ajetes cuajados con un par de huevos.

Ingredientes:

  • 200 g. de níscalos.
  • 50 g. de ajos tiernos (ajetes).
  • 2 huevos.
  • 1/2 baguette (si es de tradición francesa y de Lucie, mejor).
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).

Pasos:

  1. Limpiar y cortar en lonchas los níscalos. Saltearlos en una sartén con unas gotas de AOVE, salpimentados al gusto. Sacarlos cuando se queden casi sin jugo del que habrán soltado.
  2. Limpiar los ajetes y cortarlos en trozos de 4 ó 5 cm. Freírlos y, una vez fritos, escurrirlos bien sobre un papel de cocina.
  3. Cortar la media baguette en dos y tostarla al gusto.
  4. En una sartén caliente con unas gotas de AOVE, poner los níscalos salteados y los ajetes fritos. sobre ellos verter los dos huevos, romperlos y, a fuego lento, cuajarlos hasta el punto que nos gusten (como van a ir sobre tostas, es mejor que no queden excesivamente jugosos). Corregir de sal y pimienta al gusto.
  5. Colocar el pan tostado sobre un plato y sobre cada tosta poner la mitad del revuelto.

martes, 4 de diciembre de 2012

Bizcocho de agua con chocolate en trozos

Bizcocho de agua con chocolate en trozos.

Comentario previo:

No soy bueno con esto de la repostería, pero a veces no me puedo negar a hacer un buen y sencillo bizcocho como este de agua. Se llama así porque no lleva leche, sino agua. Algo que viene muy bien si tienes, como yo, alguien con intolerancias en casa. La receta de este bizcocho de agua (o bolo de água, que se diría en el original portugués) la tomo del blog Asopaípas, donde la vi y quedé prendado.

Yo he hecho alguna sustitución (pongo aroma de vainilla en lugar de corteza de limón) y algún añadido (el chocolate en trozos), pero respeto las proporciones de los ingredientes que forman la masa y el proceso de elaboración, aunque para montar las claras me he servido de la Thermomix (TMx).

Como digo, un bizcocho sencillo y relativamente rápido de ejecutar (aunque tenga un horneado con bajo calor durante 50 minutos).

Ingredientes (para un bizcocho de medio kilo, aproximadamente):

  • 2 huevos (tamaño L).
  • 132 g. de azúcar.
  • 128 g. de harina floja o de repostería.
  • 100 g. de agua filtrada.
  • 9,5 g. de impulsor (levadura química).
  • 1 c/c (cucharita de café) de aroma de vainilla.
  • 60 g. de chocolate (70% de cacao).
  • Para montar las claras: unas gotas de vinagre y una pizca de sal.

Preparación en imágenes:

Separar las claras y las yemas. Batir las claras hasta que
comienzan a ponerse blancas y añadir el azúcar. Batir hasta
que quedan homogeneizar.

Montar las claras a punto de nieve, con una gotas de vinagre
y una pizca de sal, para que tome cuerpo. En la TMx: poner
la mariposa, programar 2 minutos velocidad 3 y medio.

En el cuenco donde están las yemas batidas con el azúcar,
incorporar en tres golpes el agua y la harina, batiendo para
que se vaya formando la masa.

Con la última parte de harina y agua, también agregar la
cucharadita de aroma de vainilla y el impulsor. Seguir
batiendo hasta tener la masa homogénea.

Añadir las clara mondadas.

Mezclarlas con con el resto de la masa, con movimientos
envolventes, pero sin batir para que no se bajen las claras.

Verter la masa en un molde. Usé uno de silicona, tipo
plumcake, que no hace falta engrasarlo y enharinarlo.

Trocear el chocolate, dejando trozos grandes, y verterlo
sobre la masa.

En horno caliente a 170º, con calor arriba y abajo, hornear
durante 50 minutos.

Dejar enfriar.

Desmoldar y servir.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Acelgas con pimentón y canela (Thermomix)

Acelgas con pimentón y canela.

Comentario previo:

El frío ya se nota hasta en Murcia. Esta semana hemos tenido una considerable bajada de temperatura (en torno a unos 8 grados de media) con respecto a la anterior. Esto invita a que se consuman ciertos platos ya más propios del inviernos, que del otoño que ya comienza a dejarnos.

Este sencillo plato de acelgas puede ser un buen entrante o servir para hacer de guarnición a una comida o cena de plato único. Con 1 ó 2 huevos escalfados o a la plancha queda genial.

No soy muy de cocinar con la Thermomix (TMx), que suelo usar más como accesorio de picado, amasado y demás. Pero este plato está currado, de principio a fin, con el robot alemán. Por supuesto, se puede elaborar de forma convencional, pero así me ha resultado muy cómodo.

Otra particularidad es la de preparar las acelgas al vapor, algo que no suelo hacer habitualmente.

Pero quizá lo más llamativo es el uso de la canela en esta elaboración. Un toque que me llamó mucho la atención, pero que le queda la mar de bien a las acelgas.

La receta la he tomado de las Recetas Thermomix de Clubcocinafacil.com. En su versión las pencas quedan fuera de la preparación y yo las he incluido. Por lo demás queda prácticamente igual.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 500 g. de acelgas frescas.
  • 1 cebolla tierna (de unos 50 g.)
  • 2 dientes de ajo.
  • 30 g. de AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 1 c/c (cucharita de café) de pimentón dulce de Murcia.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de vinagre de Jerez.
  • 1/ c/c de canela en polvo.
  • Sal marina.
  • 1/2 litro de agua (para el vapor).

Pasos:

  1. Lavar las acelgas y separar la hoja de la penca (la parte blanca). Cortar las hojas en tiras de como 1 cm. de ancho y las pengas en trozos de como 1/2 cm. de ancho.
  2. Poner a acalentar el agua en el vaso de la TMx: 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara.
  3. Cuando concluya el tiempo, colocar los trozos de pencas en la bandeja superior de recipiente Varoma. Poner sobre la TMx y programos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara.
  4. Transcurrido el tiempo, añadir la hojas cortadas en la bandeja inferior del recipiente Varoma. Dejar también la bandeja superior y volver a programar 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara. 
  5. Cuando concluya la cocción de las acelgas, dejarlas reposar y escurrir dentro del propio recipiente varoma.
  6. Pelar la cebolla y los dientes de ajo. Quitar el agua del vaso de la TMx, secarlos con un paño y poner la cebolla y los ajos. Triturar durante 5 segundos a velocidad 4. Añadir el AOVE y programar 5 minutos, 100º, velocidad 1.
  7. Hecho el sofrito, agregar el pimentón y remover bien durante 30 segundos a velocidad 1 (sin temperatura).
  8. Añadir la pencas y hojas de acelga que hemos reservado, salar y poner la canela en polvo y el vinagre. Programar 5 minutos, 100º, giro a la izquierda y velocidad 1.
  9. Emplatar con un aro y espolvorear el plato con pimentón.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .