martes, 19 de marzo de 2013

Tortilla de patatas y calçots

Tortilla de patatas y calçots.

Comentario previo:

¿Qué hacer con los pocos calçots que quedan tras una calçotada, como la que hice el pasado domingo? Pues esta receta puede ser una buena salida para esos resto. Y no es una salida cualquiera, es una salida triunfal. Tiene la misma base que una tortilla de patatas con cebolla, pero aquí cambiamos un bulbo por otro y le damos ese toquecillo ahumado de los calçots pasados por la lumbre.

Tiene esta preparación menos faena, ya que los calçots nos los encontramos cocinados y sólo tenemos que retirar la parte externa y chamuscada en el fuego, además de cortar la parte verde. La parte blanca y tierna, troceada convenientemente, será un acompañamiento genial para las patatas ecológicas que me manda Freshvana, que en tortilla están insuperables.

Lo demás es bien sencillo: cuajar una tortilla a fuego suave y dejarla con el grado de melosidad que guste en casa.

Si ha sobrado algo de salsa romesco, es el momento de darle uso. En mi caso no quedaba nada, así que tiré de la otra salsa que a esta tortilla le va que ni pintada: el alioli.

Ingredientes:

  • 350 g. de patatas ecológicas Freshvana.
  • 200 g. de calçots asados (sólo la parte blanca y tierna).
  • 4 huevos (tamaño L).
  • Sal marina.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra) para freír.

Pasos:

  1. Pelar y cortar las patatas en rodajas de un par de milímetros de grosor. Salar y freír en abundante aceite caliente, procurando que queden tiernas. Escurrir bien el aceite una vez fritas.
  2. Trocear los calçots en rodajas finas. (Antes retirar la parte chumascada y negra de haberlos pasado por la lumbre, así como la parte verde de las hojas).
  3. Batir los huevos en un cuenco, con un poco de sal, y añadir las patatas fritas, bien escurridas, y los calçots troceados, procurando que todo quede bien impregnado de huevo batido.
  4. En una sartén caliente, con una cucharada de AOVE, verter todo el contenido del cuenco. Distribuir por toda la sartén y dejar que vaya cuajando la tortilla a fuego flojo.
  5. Cuando se note que ya está bien suelta la tortilla, con la ayuda de un plato, voltearla para que se cuaje del otro lado. Se puede volver a voltear las veces que se quiera hasta que quede la tortilla al gusto.
  6. Servir acompañada de salsa romesco o alioli.

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.


6 comentarios :

  1. No habia oido esta manera de hacer la tortilla.

    La probare, a mis hijos le encanta la tortilla de patatas

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luisa.
      La verdad es que o es más que una tortilla de patatas, pero con el toque especial que le dan los calçots, con su toque ahumado de haber pasado por las brasas.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.com

      Eliminar
  2. Mi querido Carlos, que tortilla mas rica y mas sana, ese trozico de la foto me lo cenaria yo de mil amores, ese paso a paso esta de cine, y la tortilla entera parece una preciosa tarta. Mil besicos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María.
      Un plato muy sencillo y muy tradicional, sólo con el toque exótico de haberle puesto unos calçots asados, para aprovechar alguno de los que sobraron.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.com

      Eliminar
  3. Oye Carlos,que yo quiero esa tortilla,como te ha salido por dios,me dan ganas de coger un tenedor pero ya,jejeje,un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Encarna.
      Me alegra que te guste. Es una sencilla tortilla de patatas, pero con la inclusión de unos calçots para darle un toque distinto.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal
      http://vegetalytal.com

      Eliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .