martes, 18 de junio de 2013

Backlava

Backlava.
Pinéalo 

Comentario previo:

El backlava es una golosina oriental que ya es muy conocida en occidente. Tiene ese sabor tan fácilmente reconocible de la mezcla de miel y frutos secos que se aprecia tanto en oriente. Pese a que pueda parecer complicado de hacer es bastante sencillo y la única tarea pesada es la de impregnar de margarina (o mantequilla) y tahini (o tahina) las láminas de pasta filo.

A propósito del tema de la margarina, como vegetariano yo sí puedo usar la mantequilla en mi cocina. Pero en mi caso se suma una limitación doméstica, la intolerancia a las proteínas del vacuno de uno de los chicos, que la ha relegado. Por eso en mis recetas suelo casi siempre usar margarina como sustituto de la mantequilla, aunque suelo enunciar su posible uso como alternativa viable.

En la web se pueden encontrar muchas recetas de backlava, pero yo me he dejado guiar más por la versión que presenta Juan Mari Arzak en el programa de Karlos Arguiñano. Me gustó por la inclusión de la pasta de sésamo (tahini) que le aporta un toque muy especial a este dulce oriental. Las cantidades en los ingredientes las ajusté un poco, ya que algunas me parecieron desproporcionadas con el resto.

No tiene mucho secreto esta receta y, si os gusta el sabor oriental de la canela, la miel y los frutos secos, seguro que os gustará esta golosina.

Ingredientes:

  • 100 g. de pistachos pelados.
  • 100 g. de nueces peladas.
  • 25 g. de azúcar.
  • 10 g. de canela en polvo.
  • 6 láminas de pasta filo.
  • 1 c/s (cuchara sopera) de tahini.
  • 100 g. de margarina (o mantequilla) fundida.
  • 150 ml. de agua.
  • 150 ml. de miel (usé de romero).
  • Unos trozos de corteza de naranja.
  • Unos trozos de corteza de limón.

Pasos:

  1. Picar ligeramente los pistachos y las nueces, junto con el azúcar y la canela. (En la Thermomix: 3 segundos, velocidad 6).
     
  2. Deben quedar trozos grandes para que le noten los frutos secos en el bocado.
     
  3. Cortar las láminas de pasta filo en trozos un poco más grandes que la fuente de horno que se vaya a usar (deberá ser de unos 15 x 20 cm.). Impregnar el interior de la fuente con margarina y colocar dos de los trozos de pasta filo en el fondo. Untarlas con margarina y tahini.
     
  4. Poner sobre la pasta filo untada una capa fina de frutos secos triturados y repetir estos dos pasos (3 y 4) tantas veces como sea necesario para acabar con el relleno (hice 4 capas).
     
  5. Finalizar cubriendo todo con varias capas (puse 4) de pasta filo que se untarán por encima con margarina. Antes de poner en el horno, cortar en cuadrados o rombos para formar las raciones. Esto se hace ya que la pasta filo, una vez horneada, queda muy quebradiza y difícil de cortar.
     
  6. Con el horno caliente a 180º (calor abajo), introducir la bandeja y hornear durante unos 40 minutos, hasta que veamos que la pasta está doradita.
     
  7. Mientras se hornea, preparar un almíbar o jarabe infusionando las cortezas de naranja y limón en la mezcla de miel y agua. Basta con cocer durante 5 minutos.
     
  8. Cuando se saca el backlava del horno se rocía por todos lados con el almíbar preparado. Se deja enfriar y reposar durante 24 horas, para que se impregne todo y quede solidificado.
     

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.


6 comentarios :

  1. Tiene muy buena pinta! A primera vista parece un plato salado, como lasaña. Si queremos hacer una versión vegana, ¿podemos sustituir la miel por algun otro ingrediente? Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Es un dulce que me encanta! aquí tengo facilísimo comerlo y qué ricos están, nada que ver a los que se compran por allí. Lo siguiente es hacerlos yo

    ResponderEliminar
  3. Carlos adoro este dulce.
    Yo las unto con mantequilla de cacahuete.
    Te ha quedado estupendo :)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, Carlos, pero se te ha olvidado decir las 18.000 calorías que tiene... cada trozo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Ester, Carmen, Mijú y Belén, por vuestra visita y comentario.
    Llevo mucha demora en la contestación, así que os contesto a todas de una tacada.

    Ester: la miel la puedes sustituir por algún jarabe (de arce, de maíz...), incluso por azúcar del tipo que quieras.

    Carmen: anímate a hacerlo que es muy sencillo.

    Mijú: no sé si me atreveré a tomarlos con mantequilla y sus muchas calorías. Pero seguro que debe estar buenísimo.

    Belén: es lo malo que tienen esta golosinas. Hay que consumirlas moderadamente.

    Besos para todas.
    Carlos, de Vegetal... y tal
    http://vegetalytal.com

    ResponderEliminar
  6. Hola,muy fácil la receta,sobre todo para que no se rompa la pasta filo. Yo le pongo también aroma de agua de azahar.Un saludo

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .