viernes, 29 de noviembre de 2013

Estofado de níscalos

Comentario previo:

Hay platos que tienen poca explicación. Estamos en tiempo de setas. Los níscalos están llegando a unos precios bastante asequibles (estos los compré a 9€/kg.). Las temperaturas han bajado considerablemente en pocos días (en dos semanas hemos pasado de casi 30º a 15º de máxima en Murcia) y por ello apetecen platos rotundos que nos calienten el cuerpo. En este marco un estofado de níscalos parece la salida más sensata.

Este plato, además de las verduras ecológicas, podría haber ido acompañado de patatas. Es una medida positiva si queremos abaratarlo. Otros toques son igualmente posibles (utilizar puerro, añadir ajo, etc.), pero algo que sí es principal es el tipo de vino que se usa. De los que tenía a disposición, me decidí por un Cariñena de 2006, con 18 meses de barrica. Un vino con cuerpo. Mucha gente pone vinos malos (incluso alguno imbebible de tetrabrick) para cocinar. Esto es un error y se paga en el resultado final. Usar unos buenos níscalos, una verduras de cultivo ecológico, dar el tiempo y la dedicación precisos para elaborar un buen plato, para al final poner un vino que termine poniendo al guiso un toque avinagrado y muy ácido me parece un completo error. Tampoco se trata de que uses tu mejor botella para guisar, que pongas sólo en vino 15 o 20€ en el guiso. Este buen Cariñena me costó en torno a lo 7€ la botella y no creo que sea una animalada poner menos de 3€ de buen vino al guiso.

Tras la reflexión, el resultado: un guiso muy sabroso, con la potencia de esta seta de otoño envuelta en los aromas y sabores de un estofado de los de toda la vida.

NOTA: Me acabo de dar cuenta de que, con ésta, ya son 700 las entradas que he subido a mi blog. No pensé que llegarían a ser tantas. Gracias a los que hacéis posible que yo siga escribiendo aquí porque me seguís. Sin vosotros igual no habría llegado a tanto.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Tarta de mousse de mango

Tarta de mousse de mango.

Comentario previo:

Cuando veo como quedan mis tartas y como quedan las de otros blogueros me queda bien claro que la repostería "creativa" no es lo mío. No se me daban bien los trabajos manuales y no llegaré nunca a poder hacer la preciosas creaciones de otros blogueros. Pero os puedo asegurar, eso sí, que la tarta estaba deliciosa y que no paran de pedirme que suba ya la receta. Así que: ¡allá va!

Lo primero de todo es dar fe que la idea de la tarta de mousse de mango la he sacado del blog Gastronomía en verso de Juan Carlos Alonso. Por supuesto, su acabado es mucho mejor mejor que el mío y yo he hecho una versión reducida (no hago la cobertura) y adaptada para usar agar-agar en lugar de gelatina.

El mango es una fruta que está haciéndose hueco en nuestras mesas. Por contra a lo que muchos piensan, su origen no es la America latina, sino la India, desde donde los portugueses la llevaron a países como México los de centroamérica. Ahora es fácil de encontrar en España gracias a las zonas cultivadas sobre todo en la provincia de Granada, de donde proceden los ejemplares de mango ecológico con los que se elaborado esta tarta.

Se trata de un postre llamativo, con un color muy llamativo y una textura muy delicada. Lleva muy poco azúcar y es una buena forma de comer un fruto rico en sustancias anioxidantes (sobre todo vitamina A). Esta vez no puedo decir que sea sencillo, aunque tiene una dificultad moderada (si yo lo puedo hacer, no ha de ser complicado). Eso sí, el resultado positivo está garantizado.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Contenidos del Taller de Cocina Especial Navidad


Como ya os contaba en una entrada anterior, se avecina un nuevo taller de cocina vegetariana en el restaurante vegetariano Maná, esta vez con la Navidad como tema central.

Clemente Morales (chef y propietario del restaurante) y yo haremos con los alumnos y alumnas del taller un total de 8 platos:

  • 2 aperitivos: Paté de queso de almendras y Triángulos de nori y brick rellenos de verduritas y tofu.
  • 2 entrantes: Sopa de col y tomate y Ensalada de invierno multicolor.
  • 2 platos principales: Estofado de setas y Verduras en papillote.
  • 2 postres: Tarta de chocolate y turrón con flor helada y Galette des Rois (Tarta de los Reyes).
Al final del taller podremos degustar los platos elaborados, compartiendo una rica cena.

El precio es de 25€ por alumno/a.

La reserva de plaza se hará pagando por anticipado en el propio restaurante Maná o bien llamando por  al teléfono 968 285 824 y pagando por transferencia (la reserva no será firme hasta la realización del pago).

¡VEN A COCINAR CON NOSOTROS!

martes, 26 de noviembre de 2013

Risotto de brócoli y piquillos

Risotto de brócoli y piquillos.

Comentario previo:

La verdad es que pensé en hacer un risotto solamente con un precioso ejemplar de brócoli ecológico que tenía y cuando ya estaba en plena faena de cuajar el plato se me ocurrió que podría ser interesante añadir a la preparación el sabor ahumado de los pimientos del piquillo de las conservas artesanales El Modesto. Dicho y hecho. No me arrepiento en absoluto. Ya había probado la mezcla de brócoli y piquillos en otras preparaciones (unos deliciosos macarrones que ya subiré), pero con el arroz cremoso de un risotto quedan, si cabe, mejor.

Como suele ser habitual, una preparación sencillita y rápida de hacer, sobre todo si tienes ya previamente cocido el brócoli, que esta vez lo queríamos práctimente deshecho (sólo queda al final algún trozo de tronco sin llegar a deshacerse). Se puede preparar este plato sin cocer el brócoli, salteándolo con la chalota, así quedaría un plato con más sabor a "verde", sobre todo si dejamos un poco crujiente el brócoli.

He usado un manchego curado en lugar de los clásicos parmesano o grana padano, habituales del risotto. Aporta un toque diferente y siempre está bien eso de salirse de ciertas monotonías. Pero está claro que se puede usar cualquiera de los quesos más habituales, que cada uno tiene sus gustos. La chalota también podría haber sido sustituida por cebolla o puerro, pero tenía unos buenos ejemplares y era el momento de usarlos. Si se quiere con menos carga calórica, nos podemos ahorrar el poner mantequilla, pero ya se sabe que perderemos cierto punto de cremosidad en el resultado final.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Fritos de puré de manzana (SO 1003)

Fritos de puré de manzana.

Comentario previo:

Esta es otra de las recetas que tenía preparadas para el frustrado evento en homenaje a Simone Ortega en el que iba a participar allá por principios de este mes. Se trata de uno de los postres más sencillos y deliciosos que uno puede abordar. Unas pequeñas croquetas de puré de manzana que tienen como única pega el que estén fritas, con lo que ello implica de carga de carga calórica. Por lo demás, se trata de una receta sencillísima y rápida de hacer.

En la receta original se habla de manzanas reineta, pero yo hice mi versión con unas deliciosas manzanas golden ecológicas que no desmerecieron para nada la elaboración. Las proporciones de los ingredientes pueden variar ligeramente según lo jugosas y dulces que sean las manzanas. Cuanto más jugosas más harina hará falta y cuanto más dulces menos azúcar deberemos poner. Pero la proporción aproximada de una cucharada de harina y otra de azúcar para cada manzana nos puede ser útil. Por cada manzana (que tiene que ser grandecita, digamos de unos 200 a 225 g.) nos saldrán de 12 a 14 fritos, hechos con cucharita de postre. Yo prefiero que sean pequeños, para comerlos de un sólo bocado, ya que el interior queda tierno y no queremos que se nos desparrame. Se pueden hacer con una cuchara sopera y saldrán la mitad, pero quizá sepan un poco a harina cruda en su interior.

Pero lo mejor es ponerse a hacerlos, que son muy fáciles y cada cual que vaya afinando su técnica acorde con su propio gusto.

NOTA.- En el título de la entrada aparece SO 1003. Hace referencia a que se trata de una receta extraída del libro "1080 recetas de cocina" de Simone Ortega y el número es con el que aparece numerada en la edición de este texto de 2011.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Carpaccio de amanita cesarea

Pinéalo 

Comentario previo:

Si dejamos las trufas a un lado, la amanita cesarea sería la seta cuyo sabor es más estimado. Su precio (yo las compré a 32€ el kilo) también marca una diferencia con respecto a otras setas. Cuando uno dispone de un ingrediente tan delicado y sabroso, merece la pena trabajarlo con sencillez para mantener inalteradas las mejores cualidades del mismo. Por eso me decidí por hacer con uno de los ejemplares que adquirí un sencillo carpaccio.


Realmente esta preparación no sé si llega a poder ser considerada una receta de cocina. Lo que sí puedo asegurar es que si se dispone de un ingrediente tan apreciado casi es mejor alterarlo lo menos posible. Para acompañarlo hay que esmerarse en usar un buen aderezo. En este caso utilicé un aceto balsámico que me trajeron de regalo unos amigos que estuvieron en Módena, un aceite de oliva virgen extra de arbequina que mi cuñada Paqui tiene en su casa de Alhama y flor de sal de Las Salinas de Cabo de Gata. Lo bueno, aderezado con productos buenos mejora.

El proceso es bien sencillo y, un consejo, el tiempo de macerado debe ser breve para que quede la carne de la amanita con textura. Si pasa mas tiempo se puede ir quedando blandurrio y hasta baboso.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Alcachofas en vinagreta

Alcachofas en vinagreta.

Comentario previo:

Ya estamos en temporada de alcachofas (al menos por Murcia). Es el momento de coger unas buenas verduras ecológicas y hacer un plato sano como el que os traigo aquí. Yo pensaba que esta receta ya la tenía subida a este blog, porque es una preparación que repito bastante en temporada de alcachofas. Pero resulta que no estaba (me di cuenta cuando una seguidora me preguntó por la receta). Corrijo la omisión y la incorporo para que todos la podáis consultar.

La verdad es que se trata de una preparación muy sencilla. donde la calidad de los ingredientes es muy importante. Funciona muy bien como entrante y sustituye a la ensalada con sobrada calidad. En cuanto a la complicación de su elaboración es la que le viene dada por la preparación de las alcachofas (ya sabemos que son un poco pesadas para pelarlas) y por el picado fino que requieren las verduras de la vinagreta. Pero todo esfuerzo tiene su recompensa y ésta la recibiremos con el sabor de este plato.

Yo mantengo las alcachofas en su agua de cocción hasta el último momento, para que no se resequen y se mantengas jugosas. Me gusta que no estén frías de frigorífico. Incluso no me importa que estén tibias en el momento de servirlas y así contrastan con el frescor de la vinagreta. Como una opción, se puede añadir una guindilla fresca, muy picadita, para darle un poco de chispa al plato. Como en toda vinagreta, es esencial que el aceite y el vinagre sean de la mayor calidad posible.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Taller de cocina vegetariana: Especial Navidad


Nuevo taller de cocina vegetariana en el restaurante vegetariano Maná. Esta vez se trata de un Especial Navidad con recetas apropiadas para los días festivos que se avecinan. Habrán aperitivos, entrantes, platos fuertes y un postre navideño muy especial.

Será el próximo 11 de diciembre (miércoles), a partir de las 19:00 y hasta las 23:00, cuando hayamos terminado de cenar todo lo que elaboremos. Nos vamos a encargar de impartirlo Clemente Morales (chef y propietario del restaurante Maná) y yo.

Ya puedes reservar tu plaza llamando al 646 141 562 o en el propio restaurante Maná.

En unos días os daremos más detalles: platos a elaborar, precio definitivo...

¡OS ESPERAMOS!

PRECIO: 25€

domingo, 17 de noviembre de 2013

Calzone de rebozuelos y acelgas

Calzone de rebozuelos y acelgas.

Comentario previo:

Aprovechando la época buena de setas otoñales y un precioso manojo de acelgas ecológicas me he marcado este calzone o pizza calzone con el toque definitivo del queso provolone. Calzone (literalmente calzón) deriva del término italiano que utilizan para denominar a los pañales. El calzone es como un pañal (calzón) que recoge en su interior los ingredientes. Viene a ser una empanada, pero utiliza masa de pan (la misma que para la pizza), aunque en Nápoles, de donde es originario este plato, se prepara con el cierre en la parte superior y no lateral, como en nuestras empanadas. También en Italia suelen poner un relleno mucho más abundante que el que solemos poner en las empanadas.


Pero al margen de estas sutiles diferencias, básicamente un calzone es una pizza cerrada o una empana con masa de pan que podemos rellenar de múltiples ingredientes, según nuestro gusto o lo que tengamos por el frigorífico.

Para la masa hemos usado un poco de semolina (sémola fina) de trigo, para darle un toque crujiente. No es fácil de encontrar, así que se podría optar por poner los 200 g. de harina de fuerza.  En lugar de acelgas, se pueden emplear espinacas. Las acelgas son mas recias y con más "sabor a verde". También tardan más en cocinarse, por lo que se añaden al principio, junto a los rebozuelos. Si se opta por las espinacas habría que añadirlas más adelante, por lo menos 5 minutos después.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Tarta crumble de manzana

Tarta crumble de manzana.

Comentario previo:

Crumble es un término inglés que se utiliza en cocina para denominar la acción de desmigar. Este nombre se ha aplicado a un postre en el que se desmiga la masa sobre la fruta y luego se hornea. Su origen, según se cuenta, reside en las épocas más duras de la guerra y postguerra mundial en Gran Bretaña, que ante la escasez de ciertos productos hizo que desapareciera la base donde asentar la fruta y usar la poca masa que se podía hacer, con más harina y menos mantequilla, para desmigarla por encima antes de llevarla al horno. El crumble, por lo tanto, no lleva base de masa y si, como en este caso, le ponemos una base de masa tendríamos que hablar de una tarta crumble o tarta de crumble.

El más clásico de los crumble es el de manzana y yo he aprovechado mis manzanas ecológicas para para hacerlo pero en la versión tarta. Es decir, poniendo una base de masa quebrada, con un toque de almendra. Hay muchas maneras de hacer el crumble y yo he optado por esta, pero seguro que se os ocurren mil variantes para ajustarla a vuestro gusto. ¡Adelante!

martes, 12 de noviembre de 2013

Huevos poché con rebozuelos

Huevos poché con rebozuelos.
Pinéalo 

Comentario previo:

Estamos en época de setas y unos buenos rebozuelos (cantharellus cibarius) pueden ser una buena opción para un sencillo y suculento plato de cena. Por supuesto, cualquier otra seta de las que podemos encontrar en los mercados por estas fechas o unos modestos champiñones podrían cubrir el puesto. La cuestión es buscar unas setas, que sean de nuestro gusto, para incorporarlas a la cocción del huevo y darle a éste un toque delicioso.

Los rebozuelos quedan dentro de la clara y por eso son poco visibles en la foto de más arriba. Pero sin los podemos intuir en esas sobras que dejan sobre el blanco de clara. Otro elemento importante ha sido incorporar albahaca fresca, lo que proporciona un aroma muy campestre al plato. El resto es bien sencillo y sólo me he permitido poner, para acompañar al huevo, un poco de lombarda con mandarinas y especias, además de darle una base colorida con un pimiento del piquillo, de las conservas artesana El Modesto, pasado por la plancha.

Un plato muy sencillo y resultón, lleno de aroma y color que quedará bien en cualquier momento y situación.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Cena de gastrobloggericos en Mil Hojas restobar


Los gastrobloggericos no somos críticos gastronómicos, pero somos gente que gusta de cocinar y comer. Gusta del placer de compartir alegría a través de la comida. Valoramos, como cualquier hijo de vecino, el trato del personal y la decoración de un local gastronómico. Pero tenemos un punto de sensibilidad mayor en lo que se refiere a los productos e ingredientes que se manejan a la hora de elaborar cualquier tipo de plato. Me gusta ver que se está despertando una sensibilidad entre los profesionales de los fogones y de los negocios de restauración en Murcia que les lleva a apreciar la opinión de la gente común, que es la que venimos a representar los blogueros culinarios.

Hace poco me hacía eco en otra entra de este blog de la "osadía" del chef y propietario de un restaurante murciano de presentar su trabajo ante un bloguero vegetariano. Pues no es caso único, ya que han recogido el reto también el Mil Hojas restobar y me invitaron a probar una muestra de lo que en este singular espacio se cocina y a vivir la experiencia junto a unos cuantos compañeros gastrobloggericos.

De izq. a dch.: Montse Carballo (gerente), David López (asesor gastronómico)
y Consuelo Serrano (chef). (foto tomada del sitio Mil Hojas restobar).
Al frente de este negocio se encuentra una gallega, Montse Carballo, que lo hace con el delantal (y unas simpáticas gafas "nerd" sin cristales). No es una gerente de despacho, sino de atención a su clientela. Algo que se agradece y se transmite al trato personal que uno percibe desde el mismo momento que atraviesa las puertas. A David López, el manchego/murciano que ejerce de asesor gastronómico y autor de la carta, ya lo conocía en sus diversas facetas: cocinero, profesor, conferenciante... pero, sobre todo, como apasionado de la cocina y metódico investigador de nuevos sabores. No conocía la buena mano de Consuelo Serrano, la molinera que lleva el timón de la cocina diariamente como chef, pero salgo gratamente impactado por su buen hacer, tanto en lo gustativo como en el estético de los platos que le toca ejecutar.

El local, ubicado en un pasaje peatonal, junto a un amplio espacio ajardinado, en la zona del barrio de La Flota de Murcia, no es un "restaurante fino". Es un sitio donde uno parece encontrarse como en su casa (aunque no es tu casa y no tendrás que fregar platos). Una fachada completamente acristalada comunica el exterior con la privilegiada zona externa. La decoración es lo más parecido a una decoración doméstica, con estanterías llenas de libros (que se usan), un sofá donde terminar la comida con un café y algo de lectura o una zona infantil estratégicamente ubicada para que los pequeños no supongan un estorbo a los mayores. Todo muy austero y muy actual, pero con graciosos detalles, como la bicicleta aparcada junto al sofá o los menús en una tabla con pinza. Vamos, que no te vistas de punta en blanco para acudir al Mil Hojas restobar, ponte algo cómodo y dedícate a disfrutar de una comida vanguardista y un trato amable, casi familiar.


Pero si todo esto no fuera suficiente, lo mejor está por llegar. Su carta, que David tiene en plena renovación, es digna del más sofisticado restaurante de la ciudad. Tuvimos la suerte de probar algunos de sus platos (con un presencia destacada de preparaciones vegetarianas), como:
  • Bocabits de alga nori con salsa emulsionada de soja: una golosina con sabor a mar y un recuerdo de cocina japonesa que nos prepara para afrontar los siguientes platos.
  • Croqueta de leche de cabra y verduras asadas: con un rebozado muy crujiente de panko que encierra la melosidad de una bechamel cremosa, con el toque singular de la leche de cabra, que envuelve las verduras asadas y que participa de su jugo. 
  • Corte de parmesano crujiente y helado sobre dulce de tomate tradicional: un sorprendente halado entre dos hojas de galleta elaborada con queso parmesano (cuidado que pueden ser adictivas) y con el dulzor ácido del tomate que elaboran en las conservera artesanal El Modesto, de Lorquí.
  • Pastel de verduras al dente y remolacha cruda con cremoso de ñoras: un nuevo plato que todavía no está incorporado a la carta, en el que destaca la textura de los ingredientes y el aromático sabor de las ñoras del cremoso.
  • Estofado de setas variadas en su jugo con mantequilla: un plato que David López preparó especialmente para mí, como alternativa a la hamburguesa de bacalao con tomates semi-secos y hierbas que comieron en resto de comensales. Un guiso del que no pude dejar ni gota de su jugo.
  • Chocolate blanco, sablé de tomillo y lima: con este atrevido postre nos adentramos en la parte dulce de la comida. Galleta de tomillo desmenuzada cubriendo un gel ácido de lima sobre una crema de chocolate blanco muy sabroso. La mezcla seguro que no te deja indiferente.
  • Chocolate especiado con pimienta, clavo y aceite con gel de maracuyá: si valiente era la mezcla, este nuevo postre, que aún no figura en la carta, eleva la apuesta con un chocolate muy potente que mezcla muy bien con la acidez de la fruta de la pasión.
  • Crema de calabaza asada con canela, anís y helado de vainilla: fuera de programa probamos este último postre. No estaba previsto incluirlo en la cena ya que estaba recién elaborado y aún no había alcanzado el grado de frío suficiente. Pero nuestra insistencia pudo con la voluntad de Montse que nos permitió catar otra osadía con mezcla de potentes sabores y una delicada textura. Personalmente, fue este último el postre que más me gustó, sin desmerecer los dos anteriores, pero que supuso un afortunado colofón a una deliciosa cena.
En la parte líquida, además de la cerveza de entrada, acompañamos la cena con un Viña Real tinto de Rioja elaborado con uva tempranillo. Una buena elección que se debe a la mano de Antonio Chacón, el sumiller y profesor del Centro de Cualificación Turística, que se ha encargado de elaborar una sencilla pero afortunada carta de vinos, en la que tienen presencia destacada algunos de los nuevos vinos de nuestra Región.


Como resumen, la cena de gastrobloggericos en MilHojas restobar fue una maravillosa experiencia que abre la puerta a nuevas visitas. Felicitar al equipo y agradecer el trato recibo.

Ubicación y contacto

Paseo Marinero Luis de Torres, 3
30007 Murcia.
Telf. 968 969 699

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Pizza con judias pochas y chile (SO 88)

Pizza picante de pochas.

Comentario previo:

Hace poco me hicieron el encargo de preparar una intervención en un taller de cocina que pretendía homenajear a Simone Ortega y su libro "1080 recetas de cocina", que al final no se ha llevado a cabo. Me pedían la elaboración de un menú con platos vegetarianos de ese libro y escogí como plato principal la receta 88: "Pizza con judías pochas y chile".

La receta me pareció curiosa por el toque mexicano que en los tiempos en que se escribió no estaba asumido por nuestros fogones. Esta pizza podría integrarse en la carta de un restaurante tex-mex sin desentonar en absoluto. Yo he cambiado el chile en polvo por cayena molida, ya que no es fácil encontrarlo por aquí y el resultado viene a ser muy similar.

Para no complicar mucho la receta, la base está hecha con una precocinada y congelada (de las que dicen estar hechas en horno de piedra). Pero no es complicado hacer una masa casera para pizza. Eso sí, lo mejor es usar verduras ecológicas que aseguran la calidad final del producto.

Una pizza distinta, fácil de hacer y con el marchamo de la gran divulgadora gastronómica Simone Ortega.

martes, 5 de noviembre de 2013

Salsa de boletus

Salsa de boletus.
Pinéalo 

Comentario previo:

No se me olvida lo de publicar de vez en cuando alguna salsa. En este caso traigo una salsa especial para tomar con pasta. También con otras cosas, pero a mí como más me gusta es con un buen plato de espagueti, como el de la siguiente foto, y acompañada de un buen queso parmesano rallado.

Espagueti con salsa de boletus y parmesano rallado.

Se trata de una salsa que es muy sencilla de hacer y que saldrá mejor cuanto mejor sea el ingrediente principal: los boletus. Yo disponía de un par de buenos ejemplares de boletus edulis (los que se ven en la foto de más adelante) que no son fáciles de encontrar en Murcia y poco económicos (el kilo está a 26€). Pero un día es un día y después de verlos era difícil dejarlos pasar.

Boletus.

Ya sé que con esa pinta están pidiendo una plancha, un poquito de ajo y unas gotas de aceite, pero tenía previsto para ellos un final más sofisticado. No es que la salsa sea complicada de hacer, pero sí que se trata de uno de los sabores más tentadores que pueda uno probar. Después de probar esta salsa es difícil volver a otras.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Sopa de col y tomate

Sopa de col y tomate.

Comentario previo:

Esta sopa de vegetales ecológicos me la ha enseñado mi amiga Ofelia. Ella es rumana y allí se toma con mucha frecuencia, sobre todo a partir del momento en que entra el frío. En Rumanía se llama supa de varza (literalmente: sopa de col) y se emplea en su elaboración un ingrediente muy singular. Se trata de Vegeta, un concentrado de verduras y especias que se utiliza como condimento en multitud de platos. Lleva una cantidad considerable de sal (más de la mitad de su peso es cloruro sódico), además de glutamato monosódico (15%) e inosinato disódico, por lo que debe utilizarse con prudencia en caso de problemas de tensión. Da un sabor muy apreciable, por lo que es preferible comenzar usando pequeñas cantidades, hasta conseguir ajustar la deseada para nuestro paladar. En esta preparación yo he usado una cucharada sopera para un litro de agua, pero recomendaría comenzar usando menos, si no lo hemos probado todavía. En España no es fácil de encontrar. Yo lo encontré en Murcia en una tienda donde venden productos de alimentación de países del este de Europa. Si no podemos acceder a este peculiar condimento podemos recurrir a un cubito de caldo vegetal concentrado o, directamente, a usar caldo de verduras en lugar de agua con un concentrado.

Como ya os conté en una entrada anterior, estuvimos visitando la fábrica de conservas artesanas El Modesto de Martín Abenza. Allí compré, entre otros, unos botes de tomate pera de primerísima calidad que he empleado para esta receta. Por supuesto, se pueden usar tomates naturales, que escaldaremos y pelaremos para emplearlos en esta sopa. Pero resulta mucho más cómodo emplear tomates en conserva, sobre todo si son de una calidad contrastada como los que elaboran en El Modesto.

Yo, que no soy nada sopero, he quedado prendado de esta sopa. Creo que será la estrella de mi mesa durante las frías noches que comienzan a llegar lentamente. Una preparación muy simple, que seguro que gustará.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .