lunes, 27 de enero de 2014

Sopa de tomate

Sopa de tomate.

Comentario previo:

Las sopas y cremas calientes han sido mis enemigas acérrimas en la mesa y siempre he sido en este aspecto un declarado "mafaldista" y activista "antisopero". Pero, no sé si por la edad o por el puro reto de tomar un alimento cálido y ligero, cada vez soy más propenso a incluir entre mis elaboraciones y a presentar en mi mesa platos que nunca hubiera imaginado divulgar, como esta sopa de tomate.


A parte de estas singularidades de mi conducta alimenticia, la sopa de tomate era algo que me repugnaba particularmente. Supongo que el hecho de haber probado solamente alguna de bote tiene que ver algo. Tengo el recuerdo particular del asco que me dio tener que cenar una de estas sopas, ya no muy caliente, en una estancia campista. Supongo que ello me había llevado a alejarme lo más posible de la sopa de tomate. Pero poco a poco me he ido convenciendo de que podía ser agradable una elaborada en casa y, no sin darle muchas vueltas, me decidí por elaborar ésta que os presento.

Por supuesto, con tomates naturales maduros y sabrosos seguro que está mejor. Pero a falta de estos buenos ejemplares me he decidido por unos de conserva artesanal de El Modesto, que han resultado satisfactorios.

Hay muchas sopas de tomate. Desde las más sencillas con cebolla, tomate y agua, hasta las más complejas con todo tipo de verduras en el sofrito. Hay versiones picantes y versiones casi dulces. Pero yo me he decidido por una de sencilla elaboración y sin demasiadas complicaciones en los ingredientes.

Eso sí, como sigo teniendo latente y duradera aversión hacia la sopa, siempre procuro disfrazar lo más posible con elementos de cierta solidez su líquida presentación. Me he inclinado por complementarla con una rodaja de pan tostado y una cucharada de ricotta, además de espolvorear la superficie con cebollino seco picado.

NOTA: Hay quien gusta de poner un poco de azúcar para reducir la acidez del tomate. A mí me gusta esa acidez y no he usado azúcar, pero queda al gusto de cada cual usarlo.

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 100 g. de cebolla ecológica de Freshvana.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 c/s (cuchara sopera) de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • 500 g. de tomate natural pelado.
  • 500 ml. de caldo vegetal.
  • Sal marina.
  • 1/2 c/c (cucharita de café) de albahaca seca.
  • Pimienta negra molida.
  • Opcional: 4 rebanadas de pan tostado, 4 cucharadas de ricotta y cebollino seco picado para espolvorear sobre los platos.

Pasos:

  1. Pelar la cebolla y cortarla en trozos no muy grandes. Pelar y cortar el ajo en rodajas. Calentar el AOVE en la olla y pochar la cebolla y el ajo sin que lleguen a tomar color.
  2. Pelar los tomates o usar unos de bote (que sean de calidad y sin aditivos), cortarlos y saltearlos un par de minutos con la cebolla y el ajo en la olla.
  3. Añadir el caldo vegetal, salpimentar y llevarlo a hervor suave durante 15 a 20 minutos.
  4. Triturar con la batidora de brazo y corregir de sal y pimenta (si procede). Agregar la albahaca y volver al fuego durante unos minutos más.
  5. Opcionalmente, se puede servir con una rodaja de pan tostado en el fondo del plato y una cucharada de ricotta sobre el pan. También se puede dar un toque de color y sabor con alguna hierba, como el cebollino seco picado.

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.


5 comentarios :

  1. jajaja... esa tira de Mafalda me ha acompañado toda la vida. Soy igual que tú en cuanto a las sopas (salvo algunas frías, como el gazpacho o el ajoblanco), siempre digo que yo "no como cosas mojadas" y lo hago extensivo a las cremas y purés. Nunca he entendido la necesidad de triturar algo que puedas comerte entero.
    Pero en fin, es cierto que en ocasiones he podido apreciar e incluso disfrutar de alguna crema o sopa y entre ellas estuvo una de tomate con crema agria que realmente me encantó.
    PD: También comparto contigo el gusto por el puntito ácido de los tomates, no me gusta camuflarlo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajja, me encanta Mafalda, que recuerdos! Yo no me parezco a ella, ni a ti, me encanta la sopa, cualquiera! Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar
  3. que buena es Mafalda! conozco a mucha gente que odia toda clase de sopas y purés, a mi sin embargo me chiflan! y la sopa de tomate es una de mis perdiciones, le echo panela para corregir la acidez y también pimiento verde.. ummmm, me están entrando ganas de preparar una para cenar!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. A mí las sopas sí me gustan pero la de tomate precisamente la tengo muy atravesada. Supongo que por alguna experiencia parecida a la tuya, como probar una de lata y tener la sensación de estar tomando a cucharadas salsa aguada de tomate frito. Uffffff, qué repelús!!!
    Pero viendo que se le puede dar una oportunidad igual me animo y pruebo, me ha picado el gusanillo con tu receta.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. A mi me encantan las sopas y los pures en invierno bien calentitos, porque no pruebas la sopa de tomate con salvia y leche de coco? Es sabrosa a más no poder. Por cierto, el plato de la foto me parece precioso, y la tira de mafalda es genial....

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .