miércoles, 28 de mayo de 2014

Musaka de gírgolas

Musaka de gírgolas.

Comentario previo:

La musaka (o musaca) es un plato de origen árabe pero conocido en occidente a partir de la versión realizada en Grecia y, por lo tanto, es conocido como un plato griego. Al ser una preparación de larga tradición, tiene muchas versiones, pero con la general coincidencia de la berenjena como ingrediente principal (aunque hay interpretaciones de este plato que la sustituyen por patata). Básicamente se trata de una elaboración presentada en capas superpuestas con rodajas de berenjenas (ya sean fritas, asadas o a la plancha), con un relleno de sofrito y una cobertura de bechamel. En la versión que he preparado para esta entrada cubierta final la he revestido con queso rallado y el sofrito está dominado por la presencia de la gírgola (pleorotus ostreatus), una seta de cultivo con gran presencia en nuestros mercados y supermercados que tiene un precio bastante asequible a nuestra castigada economía.

Gírgolas (foto Jordana)
Por supuesto, el relleno ganaría mucho si se utilizan unas setas más sabrosas. De igual forma que también en posible afrontar el plato con unos champiñones en sustitución de gírgolas. Está claro que el sabor de la seta utilizada, cuanto más sobroso y potente sea hará que el resultado final sea más destacado. En el sofrito pondremos empeño en usar buena verdura ecológica y trabajarla con mimo y tranquilidad. A la bechamel le podemos dar el toque de sabor que más nos guste, para realzar su presencia. En casa nos gusta con un destacado sabor a nuez moscada recién rallada, pero en cada caso se puede aplicar el sabor que más atraiga a los comensales.

Este es un plato laborioso, pero sin excesivas complicaciones. Siempre se puede recurrir a algún atajo, como utilizar una bechamel preparada de las que se venden envasadas o un sofrito en conserva. Son atajos que van en detrimento del resultado final, pero que es posible que acerquen a más de uno a la elaboración doméstica de este tipo de paltos.

Ingredientes:

  • 250 g. de berenjena ecológica de Freshvana.
  • 200 g. de gírgolas (setas de ostra o pleorotus).
  • 25 g. de cebolla ecológica de Freshvana.
  • 25 g. de zanahoria ecológica de Freshvana.
  • 25 g. de pimiento rojo ecológico de Freshvana.
  • 50 g. de calabacín ecológico de Freshvana.
  • 200 g. de tomate ecológico de Freshvana.
  • 2 c/s (cuchara sopera) de salsa de tomate (o tomate frito).
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra).
  • 100 g. de queso emmental rallado.
Para la bechamel.
  • 2 c/s de AOVE.
  • 1 c/s de harina común.
  • 1/2 taza de leche.
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
  • Nuez moscada recién rallada.

Pasos:

  1. Limpiar y picar la cebolla. Pelar y picar la zanahoria. Lavar y picar el pimiento y el calabacín. Escaldar, pelar y cortar en daditos el tomate. Lavar y cortar en dados las gírgolas. Lavar la berenjena, retirar el extremo del pedúnculo y cortar en lonchas longitudinales de un grosor de menos de medio centímetro, ponerles un poco de sal y dejarlas que suelten agua en un colador.
  2. Calentar 2 cucharadas de AOVE en una sartén para ir preparando el sofrito. Pochar primero, a fuego suave, la cebolla, la zanahoria, el pimiento y el calabacín. Cuando ablande, salpimentar y agregar el tomate, la salsa de tomate y las gírgolas. Dejar que vaya reduciendo el líquido y cuando esté jugoso pero no caldoso, corregir de sal y pimienta. Apartar del fuego hasta el momento de montar la musaka.
  3. Mientras se hace el sofrito, secar la berenjenas e ir pasando las rodajas por la plancha (o una sartén sin aceite) hasta que queden tostadas y blandas.
  4. Preparar la bechamel calentando el AOVE y friendo en él la harina. Ir añadiendo la leche poco a poco, sin dejar de remover para que no se formen grumos y vaya ligando la salsa. Una vez ligada, salpimentar y poner nuez moscada recién rallada al gusto.
  5. Montar la musaka en una fuente de horno poniendo un poquito del sofrito en el fondo y sobre éste una capa de lonchas de berenjena. Agregar ahora una buena capa de sofrito y, de nuevo, cubrir con lonchas de berenjena. Otra capa de sofrito y otra de berenjena, para terminar cubriendo todo con la bechamel y sobre ésta espolvorear el queso rallado.
  6. Llevar a horno caliente y gratinar durante unos minutos, hasta que el queso quede tostado al gusto.

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.


7 comentarios :

  1. ¡Hola Carlos!.Qué original la musaka con relleno de setas, nunca la hemos preparado así.Me la apunto y la haremos en versión vegana.Qué rica!!.Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien me apunto a este plato, menuda ricura, un beso!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la idea de usar girgolas en este plato, debe ser muy rico!

    ResponderEliminar
  4. Debe estar riquisima y con las verduras buenas que tenemos en la huerta no hay escusa para no prepararla!! :) gracias por la receta

    ResponderEliminar
  5. Una sugerencia que le da al toque un toque "más griego", intercalar en las capas de verdura unas lonchitas finas de queso feta (eso sí, como es bastante salado, habrá que controlar la sal del resto de ingredientes) y sustituir la bechamel por una mezcla de yogur y yema de huevo que da un resultado espectacular: se baten dos yemas hasta que blanqueen y se añade dos yogures naturales sin edulcora, se bate todo hasta que quede integrado como una crema y se salpimenta. Da mucho juego para los gratinados y tiene un toque más oriental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas sugerencias tengo que probarlas. Tomo buena nota de ellas y te las agradezco infinito.

      Eliminar
  6. Como siempre mira que aprendo cosas contigo muchas gracias, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .