viernes, 12 de septiembre de 2014

Bocados de calabaza y queso

Bocados de calabaza y queso
Pinéalo 

Comentario previo:

A mitad de camino entre las croquetas y los panecitos se encuentran estos bocados que mezclan el dulzor de calabaza con el sabor del queso y con un ligero toque de ajo. Cuando me puse a elaborarlos no tenía muy claro el final, pero el resultado ha sido genial y se incorporan, por méritos propios, a mi recetario.

La calabaza la he cocinado en el microondas, pero muy bien podría ser asada y tomaría unos matices más sabrosones. He usado una mezcla de cuatro quesos (mozzarella, chedar, samsoe y emmental) muy fundente, a la que he añadido roquefort, para dar fuerza y sabor. La pimienta, la nuez moscada y el ajo picado completan los ingredientes que dan sabor a este plato.

La cobertura de pan rallado (con ajo y perejil) es opcional, pero le da un acabo interesante. No me decidí a poner impulsor (levadura química o royal), pero en la próxima ocasión lo haré para ver si le da más esponjosidad a la preparación.

Es un plato relativamente sencillo, que sólo requiere un poco de habilidad a la hora de manejar la masa en su empanado, ya que queda muy fluida y se nos puede romper en las manos. Yo he usado dos cucharas y he hecho unas quenelles que he dejado caer sobre el pan rallado y así ha sido más fácil la manipulación de la masa.

Ingredientes (para 12 porciones):

  • 250 g. de calabaza (pelada y sin semillas).
  • 100 g. de queso rallado (mezcla de 4 quesos: mozzarella, chedar, samsoe y emmental).
  • 50 g. de queso roquefort.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 huevo.
  • 50 g. de harina.
  • 20 g. de pan rallado (con ajo y perejil).
  • Sal marina.
  • Pimienta negra molida.
  • Nuez moscada rallada.
  • Pan rallado (con ajo y perejil) para empanar.

Pasos:

  1. Pelar y quitar las semillas a la calabaza. Cortar en dados, de unos 3 cm., y poner en un cuenco con sal, pimienta y nuez moscada (se puede añadir un chorrito de aceite, opcionalmente). Tapar el cuenco con plástico y meter al microondas 6 minutos a potencia máxima. Debe quedar cocida de tal forma que se pueda aplastar, con facilidad, presionando con un tenedor. Si hiciera falta, cocer uno o dos minutos más, hasta que quede bien tierna. Dejar enfriar unos 10 minutos.
  2. Agregar el resto de ingredientes al cuenco donde tenemos la calabaza cocida. Con un tenedor, chafar y mezclar todo hasta formar una masa fluida, pero manejable.
  3. Formar como pequeñas croquetas (con las manos mojadas o ayudados por dos cucharas) y pasar por pan rallado. Colocarlas en una bandeja de horno, sobre papel o una superficie antiadherente.
  4. Hornear a 200º (calor arriba y abajo) durante 20 a 25 minutos, hasta que queden doradas por fuera. Posiblemente queden unos puntos más tostados por donde haya salido el queso fundido. Servir caliente como aperitivo o, simplemente, para acompañar la comida. 

Código QR:

Llévate esta receta a tu móvil.


3 comentarios :

  1. Muy buena receta, ahora que empieza la época de la calabaza.
    ¡Probaré!

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos, me acaban de regalar dos calabazas de dimensiones descomunales y ya mi imaginación no daba para más.
    Y voy y me encuentro con esta receta, que nada más pensarlo se me hace la boca agua.
    Así que, manos a la obra,... y me pongo a hacer estos pastelitos.
    Y no sé si te he dicho, que tienes el blog de cocina "que más me gusta del mundo mundial".
    Gracias por tus ricas recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Inma, por tu apreciación sobre mi blog.
      Espero que nos cuentes si te han gustado estos bocados.
      Bs.
      Carlos, de Vegetal... y tal.

      Eliminar

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .