miércoles, 30 de julio de 2014

Hamburguesas de tofu y avena

Hamburguesas de tofu y avena
Pinéalo 

Comentario previo:

Esta preparación está especialmente pensada para comer ligero y nutritivo. Cada una de estas hamburguesas sólo tiene 178 calorias (7,36 g. de grasa; 19,19 g. de carbohidratos; 9,29 g. de proteinas). Tiene verduras, cereales y legumbres (procedentes del tofu). Una buena forma de mantener a ralla el peso y hacerlo de forma saludable.

El sabor es muy agradable con dominio de la aportación que hacen las verduras pochadas. Le va muy bien la mostaza y el ketchup, pero como más me han gustado es con una salsa de yogur.

Un plato sencillo, barato y muy nutritivo. ¿Qué más podemos pedir?

martes, 29 de julio de 2014

Tarta de paraguayas y albaricoques en almíbar

Tarta de paraguayas y albaricoque en almibar

Comentario previo:

Hace unos días estuve en Lorquí haciendo una de mis habituales visitas a Conservas Artesanales El Modesto, que ahora andan atareados terminando la temporada de fruta hueso y preparándolas tanto en almíbar como en mermelada. Me atrajo mucho ver unas hermosas paraguayas en botes de 5 kilos (también hay botes de kilo).

Foto de Conservas Artesanales El Modesto.
Desde el momento que las vi sabía que iba a hacer una tarta con ellas y aquí la traigo. Se trata de una preparación rápida y muy sencillita. Todavía ando muy flojo de mi rodilla derecha y por la cocina entro muy poco, así que lo mejor es hacer cosas que no me provoquen mucho dolor.

Esta deliciosa tarta se puede hacer durante todo el año, ya que la fruta en almíbar y la mermelada la podemos tener en cualquier momento. Se puede usar cualquier otra fruta (melocotón, piña...) y la mermelada que más nos convenga o nos guste. Se puede acompañar con nata, chocolate o cualquier sirope y queda muy bonita en su presentación, sin precisar una elaboración demasiado esmerada.

martes, 15 de julio de 2014

Ensalada tibia de altramuces

Ensalada tibia de altramuces.
Pinéalo 

Comentario previo:

Poco a poco espero ir recuperando el ritmo de vida normal y, con ello, mi aportación al mundo culinario desde este blog vegetariano. Mi rodilla va mejorando y ya me encuentro en plena fase de rehabilitación. He perdido mucha fuerza y no puedo cargar mucho trabajo sobre ella sin que me vuelvan los dolores. Así que, con preparaciones sencillas y que no me hagan recaer, volveré a cocinar y a traer hasta aquí mis preparaciones.

Hoy traigo un ingrediente poco usual en la cocina: el altramuz (más información en Wikipedia, en Consumer o en Botanical-online). Se trata de una legumbre, familiar del garbanzo, la lenteja, la alubia o la soja, con alto contenido protéico y bajo en grasa. Su uso más habitual es para la alimentación del ganado, pero en alguna regiones de España se suele usar como aperitivo presentado en un encurtido salado. Aunque se puede comprar como legumbre seca (ver La Tienda de las Especias) lo más habitual es comprarlo ya cocido y preparado en un encurtido de salmuera (ver Chuches online). Por la zona de Murcia es fácil encontrarlos en esta última presentación en las zonas dedicadas a aperitivos de las grandes superficies, además de en las tiendas especializadas en venta de encurtidos. Su sabor es bastante salado y se suele comer despreciando el pellejo que la recubre (éste suele ser el que provoca más gases en su digestión).

Tenía yo curiosidad por encontrar algún plato en el que incluir esta legumbre y se me cruzó una entrada de Macro Seny sobre platos de verano en la que se incluía una receta de altramuces salteados. Tomándola como referencia elaboré una ensalada, que finalmente serví tibia pero que en frío tendría igual buen juego. También serviría para enriquecer el sabor de los altramuces y presentarlos como aperitivo. Sea de una u otra manera, queda un plato fuerte y alimenticio que será una buena alternativa entre las ensaladas veraniegas.

Como ya ha quedado dicho antes, el pellejo que envuelve estas legumbre es de una consistencia recia, que no a todos gusta. Por ello, se suelen comer los altramuces como si fueran pipas, retirando el pellejo, además de que es el produce mayor cantidad de gases durante su digestión. No es sencillo retirar el pellejo antes de la elaboración, por lo que tendremos que retirarlo durante el consumo, pero el sabor que da el salteado se quedará en nuestra boca, de igual manera.

Una curiosidad: ¿Os acordáis de aquellos limones que preparé en encurtido? Pues en esta receta los he empleado como ingrediente clave. Aportan un potente sabor cítrico, por lo que es recomendable un uso mesurado de los mismos. Además, aportan mucha sal a una preparación que lleva mucha en otros componentes. Si no se dispone de limones encurtidos (algo lógico), se pueden sustituir por el zumo de medio limón y la ralladura de su piel.

jueves, 3 de julio de 2014

Sopa fría picante de melón

Sopa fría picante de melón con guarnición de pimiento

Comentario previo:

Antes de nada, quiero agradecer a todos y todas las que se han interesado por la evolución de mi operación de rodilla y mostraos mi gratitud por los ánimos que me habéis infundido en mi proceso de recuperación. Me siento hoy ante el ordenador, por primera vez tras más de dos semanas de inactividad en la red, lo cual no quiere decir que el proceso de rehabilitación haya concluido. Todo lo contrario. Ahora comienzo a poder "funcionar" y espero, poco a poco, ir volviendo a la normalidad culinaria y a mi actividad en este blog.

Por fin he podido entrar en la cocina y, con mucha ayuda, he realizado una nueva preparación, muy propia de estas fechas. Está basada en la receta que Ángel Luis Martínez Minaya compartió en el grupo de Facebook Cocina vegetariana - Vegetal... y tal. La diferencia básica es que yo he suprimido el aceite como ingrediente de esta composición, con el objeto de aligerar la carga calórica y dar más frescura al plato. He optado por no colar el triturado, ya que me gustó que tuviera cierto cuerpo el resultado, pero muy bien se podía haber pasado por un chino quedando más líquido y con posibilidad de manejarlo como una bebida. También he incluido ralladura de piel de limón, para dotar de un poco de fresco aroma cítrico a esta preparación.

El sabor es fresco, con un fondo dulce y frutal, pero con el "punch" del picante, que llena la boca y produce un efecto más saciante. Sin el picante quedaría una preparación más refrescante y también apropiada para abrir boca en la comida. Así que, queda a criterio de cada cual poner o no picante y la cantidad de éste que se va a incorporar al plato.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España .